Comparativa entre Just Eat, Deliveroo y Take Eat Easy: probamos las alternativas
  1. Tecnología
ñam ñam

Comparativa entre Just Eat, Deliveroo y Take Eat Easy: probamos las alternativas

Tras la adquisición de La Nevera Roja por parte de su competidor parece que el monopolio se cierne sobre las 'startups' de reparto de comida. Nos hemos saltado la dieta para compararlas

placeholder Foto: Deliveroo, la última incorporación al sector de la comida a domicilio
Deliveroo, la última incorporación al sector de la comida a domicilio

¿Chino o Kebab? Los adictos a la comida rápida y los que odian cocinar se despertaron el viernes con el anuncio de que Just Eat compraba a su principal competidor en nuestro mercado, la startup de origen español La Nevera Roja. Parecía un paso más en el camino hacia el monopolio en el sector de las empresas de reparto de comida. Pero hay más vida fuera de estas dos compañías. En Teknautas nos hemos saltado todas las dietas y promesas de no cenar para probar las alternativas que operan, al menos, en Madrid. ¡Buen provecho!

No es fácil analizar este tipo de servicios. Por un lado solemos ser irritables en lo que a comida se refiere: tardar más de cinco minutos en hacer un pedido a través de internet o sufrir retrasos en el reparto suele desatar una furia digna de titanes. Además, es necesario separar aquellos factores que la empresa controla por completo (calidad de la aplicación, servicio al cliente) de las que sólo puede manejar hasta cierto punto (calidad de la comida, reparto).

Los siguientes comentarios han sido tomados de varias experiencias del equipo de Teknautas, todas ellas en Madrid, con cada uno de los servicios. La subjetividad se da por descontado, así como la falta de validez científica de un puñado de pruebas.

Take Eat Easy

Lo que más nos ha sorprendido de esta opción es su velocidad. Menos de media hora pasó desde que llevamos a cabo el pedido hasta que llegó a casa. La clave está en sus repartidores, conductores de una bicicleta con GPS que garantiza la rapidez y permite ver en todo momento por dónde va y cuánto le falta a ese sushi que tan buena pinta tenía.

La aplicación tiene un diseño cuidado, aunque con algunas carencias molestas. Por ejemplo, sólo es posible acceder al carrito con el pedido desde el restaurante exacto en el que lo hayamos hecho, por lo que resulta confuso encontrarlo la primera vez para cambiar un plato.

Take Eat Easy destaca por la rapidez de la entrega, pero necesita implementar opciones de búsqueda y aceptar el pago mediante PayPal

Tampoco permite buscar lugares concretos, ni por nombre, ni por tipo de cocina: sólo aparece una lista ordenada de menor a mayor tiempo de reparto. Sí permite guardar platos favoritos para facilitar futuros pedidos. En cualquier caso, la falta de búsqueda impide valorar la variedad y número de los restaurantes asociados.

Como extra interesante, Take Eat Easy permite votar cada plato en lugar de cada restaurante y hasta dejar comentarios. Esto permite encontrar fácilmente las opciones de mayor calidad dentro del restaurante, pero no permite hacernos una idea global del lugar.

A la hora de pagar nos llevamos la sorpresa de comprobar que no acepta PayPal: sólo contrarrembolso o con tarjeta de crédito. Esto ha retrasado nuestra primera compra, aunque es posible memorizar los datos para futuros pedidos.

Take Eat Easy destaca por la rapidez de la entrega, pero necesita implementar opciones de búsqueda y aceptar el pago mediante PayPal. Opera de momento en Madrid y Barcelona.

Deliveroo

La compañía del canguro no lleva mucho en nuestro país, y comparte sus señas de identidad con Take Eat Easy: entregas de menos de media hora y ciclistas repartidores. Su punto fuerte, además, es la propia aplicación. Sin duda estamos ante la mejor app, muy por encima de las demás por su precioso diseño. En cuanto a opciones, y aunque supera a las alternativas, sigue estando por detrás de Just Eat.

Aunque la aplicación permite la geolocalización del cliente para ahorrar tiempo, no es compatible con el registro a través de Facebook, lo que hace perder unos minutos extra la primera vez.

Deliveroo cuenta con la aplicación mejor diseñada y no tiene pedido mínimo. Que no permita pago en efectivo puede ser un inconveniente para algunos

Como sucedió con Take Eat Easy, pudimos comprobar en todo momento la localización de nuestro pedido, que llegó en algo más de 20 minutos y con 15 minutos de adelanto respecto a la hora prometida.

Los gastos de envío son de 2,5 euros, pero no hay pedido mínimo —aunque hay que pagar un extra de 2 euros si no se llega a 15—. El pago es sólo a través de tarjeta de crédito y no aceptan PayPal ni efectivo, esto último por motivos de seguridad para los repartidores. Por desgracia no permite críticas de locales, por lo que tuvimos que pedir a ciegas en ese sentido.

La idea detrás de Deliveroo es muy parecida a la de Take Eat Easy. En comparación, ambas son buenas opciones, aunque el diseño y opciones de búsqueda del canguro declinan la balanza en su favor. Aunque aquellas personas que no puedan o quieran pagar con tarjeta no tendrán posibilidad de comparar. Deliveroo reparte en Madrid y Barcelona.

Aloha24

Con Aloha24 hemos conocido la desesperación. Lo primero que llama la atención al instalar la aplicación... es su fealdad y mal funcionamiento. Un ejemplo: cada vez que sales del restaurante en el que estás todo se reinicia y es necesario volver a introducir el código postal. El registro no es a través de Facebook, por lo que hay que poner todos los datos personales desde cero.

La información sobre los platos es incompleta o inexistente: mientras que algunos restaurantes ni siquiera los explican, en otros los ingredientes son tantos que no se ven todos. Un problema para los que no sabemos qué es un Chicken Tandoori. Si el objetivo de una aplicación es hacer la vida más fácil, parece que la única meta de la app de Aloha24 es convertir tu miserable existencia en un infierno.

Tras 20 minutos de lucha, con alguna caída de la aplicación de por medio y el consecuente reinicio de todo, terminamos por hacer el pedido con otra de las opciones. Por si fuera poco, la aplicación sólo permite pagar en efectivo o con PayPal.

La comodidad y rapidez del pedido es primordial para un cliente hambriento, y Aloha24 no ha cumplido en los tres intentos efectuados

Decididos a darle una segunda oportunidad, lo volvimos a intentar otro día a través de iOS. Tras pedir en un restaurante que aparecía como cerrado —al conocer el local, pensamos que tal vez fuera un error— recibimos con celeridad la llamada de una amabilísima teleoperadora que nos explicó que el restaurante estaba cerrado, que nos devolverían automáticamente el ingreso al mismo tiempo que nos recomendaba otro sitio del mismo estilo.

Obsesionados ya con pedir en Aloha24, repetimos el pedido. Al dar a OK sucedieron dos cosas simultáneas: la tarjeta de crédito registró el pago... y el pedido se canceló por "usuario inexistente". Por suerte, la misma joven volvió a llamar con idéntica simpatía para explicar que había habido un error y que ella podía hacer el pedido desde allí. Así lo hicimos y, por fin, recibimos el pedido en aproximadamente una hora, tal y como se nos había prometido, sin poder comprobar en ningún momento la localización de nuestra comida.

La comodidad y rapidez del pedido es primordial para un cliente hambriento, y Aloha24 no ha cumplido en los tres intentos registrados debido a una aplicación muy mejorable. Felicitamos, eso sí, la excelente y veloz atención al cliente. Aunque lo idóneo sería no tener que hablar nunca con ellos. Esta plataforma incluye además la interesantísima opción de pedir de varios restaurantes en un mismo pedido, pero a nosotros no nos quedaron ganas de probarla.

Just Eat

Esta opción es la más conocida, por lo que seremos breves. De las experiencias del equipo de Teknautas podemos calificar la experiencia como positiva. Hemos sufrido un par de retrasos importantes con el mismo restaurante, aunque esto sólo atañe a Just Eat respecto a su responsabilidad de controlar que los lugares ofrezcan un buen servicio.

Para aquellos clientes que necesiten su pedido en menos de media hora, Take Eat Easy y Deliveroo son las mejores opciones

En favor de Just Eat juega su extensión por España, el gran número de restaurantes que incluye y la cantidad de opciones de su aplicación, que permite valorar restaurantes, buscar entre las opciones y pagar con cualquier medio. En diseño gana Deliveroo, pero en rapidez y comodidad Just Eat todavía va en cabeza.

En conclusión, y aunque el poder de Just Eat es grande, existen al menos otras dos opciones válidas en el mundo de la comida a domicilio. Deliveroo y Take Eat Easy tienen algo que el gigante británico no puede o quiere ofrecer: pedidos por debajo de la media hora. Si se tiene en cuenta que Just Eat siempre sobrepasa esta hora hasta alcanzar los 60 minutos con demasiada frecuencia, la diferencia es importante. Nosotros, eso sí, estaremos un par de días a base de ensaladas.

Comida a domicilio Deliveroo Comida Just Eat
El redactor recomienda