SÉBASTIEN CHARTIER, CEO DEL SALÓN MIEMPRESA

"Los políticos querían a los emprendedores cuando había paro, ahora pasan de nosotros"

Un día estaba de cañas con unos emprendedores y dijeron: "Al final, el dueño de este bar gana más que todos nosotros juntos". Con esa anécdota, está claro que todo lo que cuente será interesante.

Foto: Para Sébastien Chartier, una de las cosas buenas de la burbuja emprendedora es que ahora, al menos, el emprendimiento se ve como una opción.
Para Sébastien Chartier, una de las cosas buenas de la burbuja emprendedora es que ahora, al menos, el emprendimiento se ve como una opción.
Autor
Tiempo de lectura8 min

Lleva muchos años en el mundo empresarial. Y pese a eso (o quizá precisamente por eso) es una persona crítica con todo el escenario social que rodea al emprendimiento.

Sébastien Chartier es el CEO de Creaventure y el Salón MiEmpresa, que el 16 y 17 de febrero celebra en Madrid su séptima edición. Quedamos con él para charlar sobre emprendimiento, economía y, cómo no, política.

Pregunta: Si comparamos la situación actual con la de hace 2-3 años, cada vez hay menos gente que quiere emprender, los políticos hablan menos de emprendimiento, el discurso social ha bajado… Parece que el atisbo de recuperación económica hace que baje el discurso del emprendimiento, ¿no?

Respuesta: Está claro. Con la crisis se perdió mucho empleo y mucha gente se puso a emprender más por necesidad que por vocación. También hay empresarios que han obligado a sus empleados a ser falsos autónomos, gente que se hace autónoma pero que no emprende como tal, sino que es autoempleo… Eso ha distorsionado mucho las cifras y las estadísticas.

Y sí, ahora que el empleo mejora, la gente ya no quiere emprender. Pero hay una cosa buena de todo esto: al menos ahora la gente ya sabe que emprender puede ser una opción. Antes mucha gente ni siquiera se lo planteaba.

P: No parece que la necesidad sea un buen ingrediente para emprender...

R: Es el peor, sin duda, y una de las razones por las que las cosas salen mal. Los políticos animan a todo el mundo a emprender, pero no cuentan que para ello hay que tener un colchón económico.

Porque, por muy bueno que seas, las cosas pueden salir mal o pueden tardar en llegar. Si te pones a emprender o a autoemplearte porque estás desesperado, es muy probable que te salga mal.

P: ¿Se ha vendido demasiado ese discurso de que ‘todo el mundo puede emprender’?

R: Fíjate, yo tuve que vender mi moto a los 20 años para pagar los 3.000 euros que cuesta montar una empresa, durante diez meses no ganaba un duro, vivía mucho peor… Que cuando tienes 20 años no pasa nada, pero si tienes 40-50 años, cargos familiares, hipotecas… eso no te lo cuentan los políticos.

Como ellos no han montado nada en su vida, te lanzan a que emprendas sin contarte la parte mala de la historia.

Cuando el empleo mejora, la gente ya no quiere emprender. Pero ahora al menos ya se ve como una opción más

Hace falta un discurso realista explicando cuáles son las reglas del juego. Montar una empresa es muy jodido y conlleva muchísimos sacrificios. Un ponente hace unos años nos contaba que cuando montó su primera empresa no sólo le fue mal, sino que además le quitaron la casa de sus padres, que estaba como aval, y la familia entera tuvo que irse a vivir a una casa que tenían sus abuelos y montar una segunda empresa para recuperarse.

Y sabían que no podía salirles mal, porque no tenían más oportunidades. Al final, por suerte, les salió bien.

Este tipo de testimonios asustan a la gente, pero son muy necesarios. Porque los políticos te dicen que emprendas y te animan a ello, pero si te sale mal te vas a quedar tú solo.

P: Hablando de políticos, ¿cuántos se han pasado por el Salón MiEmpresa en estos años para hacerse la foto?

R: Cada vez menos, la verdad. En su momento vino hasta un ministro, pero desde que llegó el pasado Gobierno la única que venía era la alcaldesa [Ana Botella, hasta la última edición], que venía a hacer una visita, le hacían fotos (que a nosotros nos venía muy bien) y se iba.

Pero es que el resto, ni eso, no les interesa el contacto con la gente de la calle. Y eso es porque se dan cuenta de que todas las medidas que han lanzado por el emprendimiento son una chorrada y no valen para nada.

La exalcaldesa de Madrid, Ana Botella, en el Salón MiEmpresa 2015.
La exalcaldesa de Madrid, Ana Botella, en el Salón MiEmpresa 2015.

Y en nuestro evento hay muchos tipos de gente: el autónomo, el emprendedor pequeño, el más grande, el señor que se prejubiló y luego montó una empresa porque no llega a final de mes… Al final es gente que tiene mucho rencor por las medidas que toman las políticos, porque la mayoría no sirven de nada. Y como se los encuentren, les pueden decir de todo (risas).

P: Visado de emprendedores, IVA de caja, paro de los emprendedores… ¿hemos tenido demasiadas medidas que parecían positivas pero en realidad afectaban a muy poca gente?

R: La mayoría de las medidas que dicen que han tomado para ayudar a los emprendedores son un engaño total. Con el IVA de caja, por ejemplo, estaba claro que ninguna compañía grande lo iba a aceptar, así que casi ninguna pyme se acogió a ese IVA.

Y el paro de los autónomos, fíjate que incluso querían hacerlo obligatorio… ¡menos mal que no lo hicieron, porque era un timo!

Están obsesionados con que la gente emprenda, pero no hacen nada por los que llevamos años haciéndolo

Pero es que es con todo: las cuotas reducidas sólo para jóvenes, las ventajas de contratación en las que a los tres meses te cambian las condiciones, el exit tax… Sólo saben poner parches.

Encima están obsesionados con que la gente emprenda y se dé de alta, pero a los que llevan toda la vida emprendiendo les dan igual. Seguro que muchas de las empresas que han cerrado en España habrían podido sobrevivir a la crisis si las medidas de apoyo también hubiesen llegado a los emprendedores que llevan años.

P: ¿Qué ha pasado con la famosa “alfombra roja para los emprendedores”? ¿Ha acabado en felpudo?

R: ¡Ni eso, no ha llegado ni a cepillo! Si es que no tienen ni idea. Les está pasando lo mismo con la economía colaborativa: en vez de adaptarse a los tiempos, sólo saben poner trabas a la gente.

P: En cualquier caso, hasta hace muy poco el emprendedor era es oscuro objeto de deseo de un político para hacerse una foto. Los políticos en los mítines ya no besaban bebés, sino emprendedores...

R: Sí, sí, hace 3-4 años era totalmente así. Y muchos emprendedores se prestaron a ese juego, porque realmente pensábamos que les podía interesar y preocupar de verdad el emprendimiento. Pero es que al final pasa el tiempo, vemos lo poco que se nos escucha, vemos que no se hace nada…

De todos modos, ya no están tan interesados en la foto, ¿eh? Ahora que la economía y el empleo empiezan a ir mejor, ya no nos necesitan. Nos querían cuando había un paro muy alto. Ahora sigue habiendo mucho paro, pero como está mejorando, ya les damos igual.

P: Quizá hemos pasado de un discurso exagerado a otro aún más exagerado, ¿no? Del “empresario explotador” al “héroe emprendedor”.

R: Sí, está claro. Antes éramos unos villanos y unos explotadores. Luego el discurso se modernizó y, como los políticos nos necesitaban, nos dijeron que éramos héroes. Y no somos ni una cosa ni la otra.

Nos pusieron como héroes cuando había paro, pero ahora ya pasan de nosotros. Al final hemos vuelto a ser los tontos de siempre.

Hemos pasado del 'empresario villano' a los 'héroes emprendedores'. Y no somos ni una cosa ni la otra

Siempre hemos ido de un extremo a otro. Los que llevamos años trabajando siempre hemos dicho que no éramos héroes, pero tampoco somos explotadores ni villanos. ¿Hay explotadores y villanos? Claro que sí, y habrá que perseguirlos, pero no representan a los demás. 

Si te fijas en los cargos que hay en la CEOE, por ejemplo, algunos están en la cárcel y otros son la imagen de ese empresario rancio y casposo que ya no existe. Pero es que esa gente no representa a los emprendedores españoles, que son personas que trabajan muchísimo para sacar adelante su empresa.

P: Quizá ese haya sido el problema, ¿no? Que los emprendedores han ‘dejado’ que les represente ese perfil de empresarios, que en realidad perjudica al empresario medio...

R: El problema es el de siempre: no hay ningún colectivo que realmente nos represente. En cuanto estos colectivos van ascendiendo, acaban haciendo el juego de los propios políticos. Ni la CEOE, ni las asociaciones de autónomos… ningún colectivo de estos representa realmente a los empresarios.

P: En los últimos años siempre se ha defendido a los emprendedores de internet como creadores de empleo. Teniendo en cuenta que el objetivo de una empresa de internet es ser escalable, ¿no estaremos sobrevalorando el valor de las startups a la hora de crear empleo?

R: Totalmente. ¿Cuántas startups españolas tienen más de 100 empleados? Muy pocas, poquísimas.

Mira, te cuento una anécdota. Un día estábamos en un evento de emprendedores y después fuimos a tomar algo. Y hubo un momento en el que dijimos: “Al final, el dueño de este bar factura más y tiene más empleados que todos nosotros juntos”.

Y esa es la gente que de verdad crea empleo en España: el que monta un bar, una empresa turística, una compañía de servicios… Yo tengo un amigo que ha abierto ocho gimnasios en los últimos diez meses y ya emplea a más de 150 personas. Esos son los que crean el empleo de verdad, no las startups.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios