viajarán a texas con su proyecto

La idea de unos jóvenes españoles para hacer realidad el tren supersónico de Elon Musk

Estudiantes de la Universidad Politécnica de Valencia y de la Universidad de Alcalá participan en una competición internacional para diseñar cómo será la vaina del futuro Hyperloop

Foto: Equipo Makers UPV
Equipo Makers UPV

Más de 1.000 estudiantes de unas 100 universidades repartidas por 20 países son el arma secreta de Elon Musk para convertir en realidad su Hyperloop, a través de una competición lanzada por SpaceX que encontrará el mejor diseño para el tren supersónico. Ángel, David, Daniel, Germán y Juan son cinco jóvenes españoles, estudiantes de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), que viajarán a Texas a finales de enero para luchar por que su idea se convierta en realidad.

Proponemos un sistema en el que todo está integrado dentro de la vaina, por lo que no hace falta raíl ni sistema de levitación

El objetivo del concurso, en el que también ha quedado clasificado un grupo de la Universidad de Alcalá, es diseñar el vagón del Hyperloop donde viajarán los pasajeros. "Tenemos que idear una vaina que levite y se desplace a 1.000 kilómetros por hora, además de un sistema de frenado y medidas de seguridad adecuadas", explica a Teknautas Daniel Orient, uno de los seleccionados, quien asegura que el equipo está "muy motivado".

Una de las mayores dificultades a las que se enfrenta Hyperloop son las altísimas velocidades que debe alcanzar, al mismo tiempo que garantiza que los pasajeros bajan del vehículo en el mismo estado en el que subieron (sólido, a ser posible). "A 1.000 km/h es prácticamente un avión que levita", aclara Orient.

Uno de los muchos diseños conceptuales de Hyperloop
Uno de los muchos diseños conceptuales de Hyperloop

El estudiante de Aeronáutica asegura que su diseño se basa en tres partes principales: la propulsión, la levitación de la cabina y, por supuesto, la seguridad. Para ello, hay que tener en cuenta factores como "el lugar de colocación de los imanes, su fuerza y la geometría adecuada que permita que funcione aerodinámicamente".

Orient comenta que su diseño "se aleja" del original propuesto inicialmente por Musk: "Proponemos un sistema en el que todo está dentro de la vaina". Esto quiere decir que no haría falta raíl ni sistema pasivo de levitación, pues todo dependería del propio vagón. "Así sólo es necesario un tubo de acero sin nada y es mucho más barato que instalar 600 kilómetros de raíl".

Clasificados sin prototipo

Mientras que algunas universidades estadounidenses han participado con prototipos, el equipo de Orient se ha limitado a los cálculos numéricos por la falta de recursos, aunque se han podido clasificar igual.

Tenemos que idear una vaina que levite y se desplace a 1.000 kilómetros por hora, además de un sistema de frenado y medidas de seguridad adecuadas

Los dos proyectos españoles, junto con otros nueve europeos y los del resto de países, serán expuestos ante SpaceX y otras empresas y universidades. Serán ellos quienes decidan el ganador para convertir sus ideas en un diseño final. Esto no quiere decir que la vaina definitiva salga en exclusiva de un único grupo de estudiantes, sino que quizá la mejor opción sea fruto de la combinación de varios planes.

La meta final es construir un prototipo viable del Hyperloop. En teoría, este medio de transporte podría recorrer los 560 kilómetros que separan Los Ángeles de San Francisco en menos de 35 minutos. El concepto, lanzado por Elon Musk en 2012, es de diseño abierto con la intención de que el mundo colabore para sacarlo adelante.

Los más optimistas consideran que la construcción de Hyperloop comenzará en 2016, pero otros, más realistas, argumentan que no habrá tren supersónico hasta como mínimo 2020. Uno de los mayores retos a los que deberá enfrentarse el vehículo de Musk es la energía: si no se logra que el sistema sea rentable energéticamente, el proyecto se irá por el desagüe. Más si se tiene en cuenta que sus ideólogos pretenden que sea 100% renovable.

Hyperloop es un vehículo de altísima velocidad calificado como ciencia ficción por sus cuantiosos detractores, mientras un número semejante de ingenieros y científicos defiende que es posible. Daniel, Ángel, David, Germán y Juan lucharán por demostrar que el bando de los optimistas tiene motivos para creer en este vehículo futurista.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios