servirá para desarrollar nuevas herramientas

Las palomas distinguen tumores malignos a simple vista

Un equipo de investigadores ha logrado entrenar a estas aves para que 'diagnostiquen' imágenes médicas con una efectividad sorprendente. Descartan, eso sí, su uso en hospitales

Foto: Palomas en pleno entrenamiento. (Levenson)
Palomas en pleno entrenamiento. (Levenson)

Interpretar imágenes médicas como radiografías y muestras de tejidos es una ardua tarea que requiere una buena dosis de entrenamiento. Ahora, los médicos se enfrentan a un inesperado competidor, porque un nuevo estudio prueba que las palomas pueden distinguir entre tumores de mama benignos y malignos en imágenes clínicas. Y tan bien como un ser humano.

“Hemos demostrado que las palomas son capaces de llevar a cabo tareas de diagnóstico médico que son difíciles de dominar incluso para una persona”, asegura a Teknautas el investigador de la Universida de Iowa y coautor del estudio publicado hoy en la revista 'PLOS ONE', Edward Wasserman.

Esto es posible, según Wasserman, gracias a la “excelente visión” de estos animales y a la facilidad con la que pueden entrenarse, como demuestran las palomas mensajeras. “Son capaces de extraer información relevante de una imagen y luego responder adecuadamente para recibir su premio”, comenta.

El investigador ya ha demostrado en anteriores estudios la “extraordinaria” capacidad a la hora de analizar imágenes de las palomas, animales con los que trabaja desde hace 40 años. Según asegura, pueden distinguir emociones en caras humanas, letras del alfabeto y hasta diferenciar pinturas de Monet de las de Picasso. “Su memoria visual es impresionante, pueden almacenar más de 1.800 imágenes”.

Cada vez que una paloma seleccionaba la imagen correcta se le recompensaba con alimento. En 15 días su precisión pasó del 50 al 85%

Wasserman aclara cómo es posible que un ave diferencie imágenes con una precisión humana: “Para sobrevivir en la naturaleza, es necesario prestar atención a las pistas más sutiles que puedan implicar un premio o un castigo”. La ventaja evolutiva que supone explica que dos animales tan alejados como las palomas y el ser humano sean capaces de semejante tarea.

Por ese motivo, no es difícil que la evolución produzca animales “con una visión excelente y una inteligencia afilada”. De hecho, ciertas rutas neuronales de las palomas, como los ganglios basales y las sinapsis cortical-estriatales, funcionan de manera muy similar a las del cerebro humano.

El entrenamiento de las palomas se basó en el refuerzo positivo: cada vez que una de ellas seleccionaba una imagen cancerígena, se la recompensaba con alimento. Para descartar la posibilidad de que los animales simplemente memorizaran las respuestas correctas, los experimentos se repitieron con muestras completamente nuevas.

Los resultados fueron similares, con tasas de acierto del 72% parecidas a las de un radiólogo humano. Esto demostró que las palomas, de alguna forma, comprendían las características de la imagen que debían buscar. Gracias a ello también consiguieron identificar pequeñas microcalcificaciones relacionadas con el cáncer de mama, más difíciles de detectar, con una eficacia del 84%.

Su memoria visual es impresionante, pueden distinguir emociones en caras humanas, letras y diferenciar entre pinturas de Monet y Picasso

Según el estudio, las palomas también aprenden rápido: en 15 días, su precisión aumentó del 50% al 85%. El investigador de la Universidad de California en Davis y coautor del trabajo, Richard Levenson, añade que las aves eran especialmente buenas distinguiendo cánceres malignos de los benignos. “Es algo que asombraría a un observador sin experiencia, ya que lograrlo requiere un entrenamiento considerable”.

Curiosamente, las palomas mostraron las mismas carencias que un ser humano, al tener más dificultades a la hora de analizar imágenes en blanco y negro y según su grado de compresión. Donde los animales no atinaron fue a la hora de evaluar el potencial maligno de una mamografía: necesitaron semanas para conseguirlo y, en este caso sí, parecían haber aprendido las muestras de memoria. Levenson considera que, puesto que esta tarea también es todo un reto para los profesionales, estas aves "comparten las carencias y puntos fuertes" del ser humano.

¿Palomas médicas?

El estudio, además de colocar las habilidades visuales de las palomas a la altura de las humanas, parece abrir un futuro en el que los hospitales instalen un palomar en la azotea y pongan a estos pájaros en nómina. “Altamente improbable”, zanja Wasserman.

Hemos demostrado que las palomas pueden llevar a cabo tareas de diagnóstico que son difíciles de dominar incluso para los seres humanos

Las implicaciones del trabajo publicado en 'PLOS ONE' nada tiene que ver con palomas efectuando diagnósticos. Pero esto no significa que no sea útil, porque el investigador aclara que su trabajo “ayudará a desarrollar mejores técnicas de análisis de imagen y métodos de entrenamiento para los futuros profesionales”.

Un médico requiere años de entrenamiento para poder diagnosticar un cáncer a través de radiologías, y aun así puede tener dificultades. Comprender mejor cómo nuestro cerebro interpreta y analiza los patrones visuales de una imagen podría servir para desarrollar programas de inteligencia artificial que lo hagan mejor y más rápido.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios