aprovechan la potencia de cálculo de miles de equipos

Aplicaciones para contribuir a la investigación médica desde tu móvil

El 'smartphone' no es solo un aparato que te conecta a internet, también puede servir para ayudar a investigaciones médicas que pueden cambiar el curso de enfermedades

Foto: (Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)

Como muchas personas, seguramente antes de dormir estás con tu móvil navegando por internet, leyendo alguna noticia o revisando redes sociales. El uso que le damos a este aparato es diferente en cada caso, pero cuando lo conectamos a la toma eléctrica y lo dejamos en la mesilla antes de dormir no hace nada durante horas, cuando podría estar ayudando a curar la malaria.

El móvil puede ser mucho más que un aparato que te conecta a internet y que te ayuda en tu día a día. Gracias a la potencia de sus procesadores y a la cantidad de sensores de todo tipo que incluyen, estos dispositivos se pueden convertir en herramientas para la investigación científica y médica.

Investigaciones con los sensores de los móviles

Apple presentó ResearchKit como un conjunto de herramientas para desarrolladores, específicas para crear aplicaciones con intenciones de investigación médica. Gracias a los sensores del iPhone y de ciertas características de estas apps, un paciente con una enfermedad puede enviar datos relevantes para la investigación y el seguimiento de su dolencia. 

Algunas instituciones de EEUU han iniciado pruebas que de otra forma llevarían mucho más tiempo, teniendo en cuenta que ya se dispone de las herramientas para hacer la investigación desde el bolsillo.

Existen aplicaciones que están investigando el autismo, la epilepsia, el asma, la enfermedad de Párkinson o la diabetes entre otras. Por ejemplo MyHeart Counts, que estudia enfermedades cardiovasculares, hace uso de los sensores del móvil para crear un registro de los movimientos del usuario, enviando la información automáticamente a la facultad de Medicina de Stanford y a la Universidad de Oxford.

El smartphone es una forma muy eficiente de recopilar datos, es portátil y las personas lo ven como una extensión de sus vidas

La investigación sobre la diabetes del Hospital General de Massachusetts con la aplicación GlucoSuccess ha generado algunas opiniones muy positivas, con más de 5.600 participantes. Gracias a la integración de la información que recopila del movimiento del paciente y guardando cada comida que hace, monitoriza los hábitos y posibles problemas cardiacos que pueda tener.

Para los investigadores, lanzar una aplicación y que miles de personas participen en este tipo de estudios es un gran paso adelante. En declaraciones a Financial Times, el investigador Stanley Shaw lo califica de esta forma: “El smartphone es una forma muy eficiente de recopilar datos, es portátil y las personas lo ven como una extensión de sus vidas. Es una visión única de la salud de las personas”.

Desde España está disponible Back on Track, que hace un estudio sobre la rotura del ligamento cruzado, intentando captar la máxima información posible.

El móvil investiga mientras tú duermes

Captura de la aplicación DreamLab para la investigación contra el cáncer.
Captura de la aplicación DreamLab para la investigación contra el cáncer.

Uno de esos proyectos que parece llevar toda la vida en internet es el famoso SETI@home, que usando los ordenadores de miles de personas, intenta encontrar vida inteligente extraterrestre. El proyecto lleva en funcionamiento desde 1999 y durante todos estos años se han usado millones de equipos y su poder de computación.

Algo similar usan otras aplicaciones médicas, que al no disponer de acceso a grandes superordenadores lo que hace es redistribuir pequeñas carga de trabajo en miles, incluso millones de ordenadores o teléfonos móviles.

Esta semana la fundación de Vodafone Australia publicaba una nueva aplicación llamada DreamLab. Con la colaboración del Gervan Institute lo que se intenta es usar los móviles de millones de personas para procesar datos complejos de estudios relacionados con el cáncer de mama, de ovario, pancreático o de próstata.

La aplicación usa esas horas en las que el dueño del teléfono está dormido para trabajar y procesar unos datos que ayudan a estas investigaciones. Para asegurarse de que no acabará con la batería de tu teléfono, sólo funciona en determinadas horas y siempre que esté enchufado a la red eléctrica.

Rosetta@home es parte del proyecto BOINC (Berkeley Open Infrastructure for Network Computing, Infraestructura Abierta de Berkeley para la Computación en Red) que usa SETI. Este proyecto usa la potencia de ordenadores y móviles alrededor del mundo para determinar formas tridimensionales de proteínas y así ayudar a algunas investigaciones experimentales.

Las aplicaciones funcionan sólo cuando el móvil está conectado a la corriente y mediante wifi

World Community Grid de IBM, es un proyecto similar que usa el poder de computación de todos estos dispositivos para la investigación contra el cáncer. De la misma forma que las otras aplicaciones, funciona sólo cuando está conectado a la toma de corriente, el software no puede acceder a tu información personal y no resta rendimiento al equipo.

Existen otros proyectos, para la astrofísica, astronomía, criptografía, sobre la investigación contra la malaria o incluso para investigar en torno a la biología molecular. La mayoría con versiones para dispositivos Android, Windows, OS X y Linux.

Un smartphone es algo más que una máquina para WhatsApp y redes sociales. Su poder de computación puede ayudar a mucha gente y estas son algunos ejemplos de lo que pueden hacer. Con cada evolución de procesadores y características técnicas, estos equipos se acercan cada vez más al verdadero potencial de un ordenador. Sólo se necesita que organizaciones médicas y un grupo de pacientes quieran apostar por la investigación distribuida y desinteresada.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios