Adiós a Dropbox y Google: cómo llevar tu propio almacenamiento online de bolsillo
  1. Tecnología
Las alternativas al almacenamiento online

Adiós a Dropbox y Google: cómo llevar tu propio almacenamiento online de bolsillo

Los servicios online de almacenamiento son un gran invento, pero tienen sus fallos. Problemas de seguridad, disponibilidad, espacio... La alternativa son los dispositivos de almacenamiento conectados

placeholder Foto: (Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)

El cierre inesperado de servicios de almacenamiento en la nube, los problemas de privacidad que muchos de ellos plantean o la escasez de memoria de algunos móviles y tabletas son algunas de los motivos que están provocando que aparezcan productos para crear nuestra nube personal.

El problema es que con frecuencia los discos duros preparados para servir como servidores caseros no tienen un precio atractivo y su funcionamiento puede ser farragoso. Sobre todo si queremos acceder desde el teléfono a los datos desde cualquier sitio. Pero tímidamente comienzan a aparecer productos interesantes para quienes prefieren que sus documentos no dependan de las políticas de privacidad y los fallos de seguridad de Dropbox, Google, Amazon, Apple o cualquier otro servicio similar.

Un dispositivo que nos ha llamado la atención la atención por su sencillez, prestaciones, tamaño y precio es el SanDisk Connect Wireless Stick. Se trata de un 'pendrive' que cuenta con la particularidad de que crea una red wifi a su alrededor que permite leer y escribir datos usando un dispositivo móvil de Apple o uno con Android.

Disponible con capacidades que van desde los 16 a los 128 gigas de memoria, su punto fuerte es que lo puedes llevar en el bolsillo mientras se transfieren automáticamente las imágenes desde el móvil. Si lo deseas, estas fotos pueden ir siendo eliminadas para dejar espacio libre de almacenamiento en la tableta o el teléfono.

Lo que no es posible es transferir un gran número de documentos que no sean imágenes desde el teléfono a esta memoria. Mucho más sencillo es leer los archivos almacenados. Esto es interesante si queremos, por ejemplo, ver vídeos sin guardarlos en el móvil. Algo que agradecerán los que andan justos de memoria en sus teléfonos.

Un día entero de uso

Otro punto a favor de este aparato es su autonomía. En la prueba que hemos realizado vemos que a pesar de su pequeño tamaño podemos estar trabajando con él durante prácticamente un día haciendo un uso frecuente de él. Por su parte, el alcance de la red wifi que el aparato genera es lo suficientemente intensa como para poder trabajar con él desde varios metros de distancia.

No nos ha convencido un asunto importante: a la hora de realizar una copia de seguridad automática desde un iPhone al lápiz de memoria en ocasiones esta se detiene inexplicablemente. También hemos detectado algún problema de cierres inesperados de la aplicación de SanDisk. Un problema que esperamos que se solucione a través de las actualizaciones de software.

En lo que respecta a la seguridad el lápiz permite establecer una contraseña desde la 'app' para que sólo puedan acceder a sus datos los que cuenten con ella, pudiéndose conectar a la vez un máximo de tres dispositivos. La variedad de archivos a los que es posible acceder desde la 'app' es bastante amplio, pero echamos en falta que permita trabajar con archivos RAW. Dado que el dispositivo parece ideal para fotógrafos que quieran editar desde su móvil o tableta de forma profesional, esta función es realmente básica.

Al conectarlo al ordenador también se echa en falta que la conexión sea USB 3.0, pues mediante USB 2.0 a los que utilicen las versiones de 128 o 64 gigas la velocidad de transferencia puede resultarles exasperantemente lenta si copian archivos de gran tamaño. Como un gran número de fotos o vídeos.

Discos duros inalámbricos y NAS

Evidentemente, este lapicero es ideal para que una vez que tengamos un buen número de archivos de nuestros dispositivos almacenados en él hagamos copias de seguridad de los mismos en un disco duro. Para los que quieren saltarse ese paso y contar directamente con un disco duro inalámbrico el modelo más fiable del que tenemos noticia es el Lacie Fuel.

Otra opción a los 'pendrive' wifi y los discos duros inalámbricos es utilizar un NAS personal: un disco duro conectado mediante cable ethernet

Aunque su precio es algo elevado (el modelo de un terabyte cuesta 200 euros), a su favor cuenta con que dispone de una carcasa bastante resistente y una conexión USB 3.0. Si optamos por otro disco duro de estas características debemos tener en cuenta que muchos permiten leer desde un dispositivo móvil algunos de los archivos que almacenan, pero no permiten grabar los que tenemos en el teléfono o tableta.

La tercera opción para crear nuestra nube personal es utilizar un NAS personal, que no es otra cosa que un disco duro conectado mediante cable ethernet que cuenta con un software específico. Aunque existen opciones relativamente baratas en el mercado, una buena apuesta son los NAS personales de Synology, que cuentan con la ventaja de ser bastante fiables y disponer de un software bien realizado que evita problemas de conectividad.

El modelo DiskStation DS215j, que puede equipar dos discos duros con una capacidad de hasta 16 terabytes de memoria. Su CPU de doble núcleo, sus 512 megas de memoria DDR para gestionar el software interno, su conexión USB 3.0 y la compatibilidad de su software con prácticamente todos los sistemas operativos móviles y de ordenador que existen actualmente hacen de él una apuesta segura.

Pese a que su precio ronda los 180 euros en algunas tiendas y hay que comprar aparte los discos duros que equipa para muchos, este NAS puede ser la mejor opción para cortar el hilo con los servicios de almacenamiento privados en la nube sin ser ningún experto configurando servidores.

Almacenamiento Tablet Internet Informática Wifi
El redactor recomienda