contrabando, mafias y precios desorbitados

Vender un riñón, pagar 3.000 euros... Así hacen negocio los chinos con el iPhone

Contrabando de iPhones desde Hong Kong o mafias que lo venden a cambio de un riñón (literalmente). Cada lanzamiento de un iPhone es un lucrativo negocio en China, y no solo para Apple

Foto: Colas para comprar un iPhone 6 el año pasado en la ciudad de Wuhan, China. (Reuters)
Colas para comprar un iPhone 6 el año pasado en la ciudad de Wuhan, China. (Reuters)

El iPhone 6s ya se puede comprar en China. O, al menos, eso es lo que se deduce al hacer una búsqueda del nuevo teléfono de Apple en Taobao, el principal portal de comercio electrónico del gigante asiático. Obviamente, el asunto tiene truco. Teniendo en cuenta que el terminal no estará disponible hasta el próximo día 25, y que la mayoría no lo podrá conseguir hasta días o semanas después, lo que realmente hacen estos avispados comerciantes es vender una prerreserva extraoficial: quien más puje antes recibirá su codiciado smartphone.

Así, sólo pagando el equivalente a 3.000 euros se puede uno asegurar de que recibirá el suyo el mismo día 25. “El que más nos demandan es el nuevo oro rosa en la versión Plus”, comenta el responsable de una de estas tiendas del mercado negro que, obviamente, no accede a dar su nombre. “Como los nuevos móviles son muy similares en diseño a los anteriores, la única forma de que quede claro que uno tiene el 6s es con el nuevo color”, explica.

Dos jóvenes chinos acudieron a una mafia de tráfico de órganos para vender sus riñones a cambio del nuevo iPhone 6s

“Al fin y al cabo, quienes lo compran de esta forma lo que buscan es fardar”, reconoce. Y muy probablemente estos primeros terminales procederán de Hong Kong, donde cientos de mulas harán cola para pasar luego la frontera de forma ilegal con la mercancía. Es ya una tradición en cada lanzamiento de Apple, y alguno ha sido descubierto incluso con 94 teléfonos pegados al cuerpo.

El iPhone 6s cuesta un riñón (literalmente)

Claro que más de uno considerará que, con esta fórmula, el iPhone cuesta un riñón. Y, en China, ese dicho no es figurado. Lo saben bien Wu y Huang, dos jóvenes que, conscientes de sus limitaciones económicas, decidieron rascarse algo más que el bolsillo para hacerse con el preciado aparato: acudieron a una mafia de tráfico de órganos para vender sus riñones.

El pasado día 12 quedaron con un agente para realizar unas pruebas médicas en un hospital de Nanjing y, como no apareció, Wu le dio vueltas a la cabeza y terminó cambiando de opinión. No así Huang, que decidió seguir adelante con el plan. No se le ha vuelto a ver desde entonces, y Wu ha denunciado el caso a la Policía, que sabe bien de qué va la historia. No en vano, ya en 2011 un adolescente recurrió a este método para hacerse con un iPhone y un iPad.

Afortunadamente, quienes en China quieran mantener intacto su cuerpo pero no cuenten con un elevado poder adquisitivo tampoco tienen por qué renunciar al nuevo móvil. De hecho, pueden hacerse con uno por sólo 399 yuanes (55 euros). Eso sí, echarán de menos el logotipo de la manzana mordida en la tapa trasera, que es el único elemento que le falta al Ouki G7Plus para ser idéntico al smartphone de Apple.

La policía china descubrió recientemente un pabellón entero con 41.000 iPhones falsos con un valor de mercado un valor de 16,5 millones de euros

Por fuera, claro, porque por dentro el móvil no tiene nada que ver. Se trata de un Android con un cerebro Mediatek que sólo tiene conexión 3G y 8 GB de memoria RAM; además, la pantalla de 5,5 pulgadas tiene una pírrica resolución de 960x540 píxeles. entre los elementos en los que supera al original están la batería intercambiable y la dual sim que tan popular se ha hecho en China. Ah, y añade el color blanco. Quizá así alguno de los clientes incluso afirme estar ya en posesión del iPhone 7.

“Nosotros no mentimos a nadie. No decimos que se trata de un iPhone (aunque aparece en la búsqueda de sus dispositivos), aunque es evidente que el diseño se ha inspirado en el americano”, comenta por el chat de Taobao uno de los vendedores de este Ouki. Se refiere a él como un teléfono shanzhai, término que se emplea en China para hacer alusión a copias casi idénticas.

En el universo 2G eran muy habituales las marcas del estilo de Mokia, Sumsang, o Ericxon, pero la irrupción de nuevas empresas como Xiaomi o Meizu, que fabrican terminales de alta calidad a precios muy ajustados, ha reducido considerablemente el mercado de los móviles falsos. “Ahora mismo sólo sale rentable copiar a Apple”, reconoce el vendedor.

Policía china extrae iPhones de contrabando escondidos en el interior de una bicicleta. (Reuters)
Policía china extrae iPhones de contrabando escondidos en el interior de una bicicleta. (Reuters)

Pero lo que muchos se preguntan es ¿dónde se fabrican? La respuesta hay que buscarla en la provincia sureña de Guangdong, meca de la fabricación de electrónica. Aquí se concentran miles de empresas de componentes, muchas de las cuales proveen a la propia Apple o a gigantes como Samsung y Xiaomi.

Algunas incluso han decidido dar un salto y comenzar a comercializar sus propios terminales a nivel internacional. Así es como se entiende que marcas desconocidas en China -del estilo de Elephone, Doogee, o Jiayu- tengan una presencia cada vez mayor en países como España, donde la crisis ha abierto un mercado interesante para modelos de gama baja.

Muy pocos en China se rebajarían tanto como para comprar un Elephone, pero quienes quieren hacerse con un iPhone y no pueden sí que crean un mercado interesante. Por eso, la oferta es numerosa. E incluye móviles que se venden como auténticos iPhone en el extranjero pero que son, en realidad, aparatos Frankenstein fabricados con piezas canibalizadas de otros de segunda mano.

Es lo que descubrió la policía china el pasado 14 de mayo, cuando llevó a cabo una redada en un gigantesco pabellón en el que se habían producido unos 41.000 iPhones falsos que habrían alcanzado en el mercado un valor de 16,5 millones de euros. “Una cosa es vender un Android con aspecto de iPhone, y que el cliente sepa lo que compra, y otra cosa muy distinta es hacer pasar ese Android por un iPhone original”, señala uno de los vendedores de Taobao.

(Reuters)
(Reuters)

También existe un lucrativo mercado inverso en China, adonde llegan miles de iPhone auténticos que han sido robados en el extranjero. Es algo que el estadounidense Matt Stopera descubrió hace unos meses cuando, después de haber perdido su iPhone 5, en su iCloud comenzaron a aparecer fotografías de un extraño hombre chino.

Pronto descubrió que su aparato robado había acabado en China, y que la persona que lo había adquirido mantenía conectada la sincronización original de la cuenta. Consciente de que ahí había una buena historia para Buzzfeed, la revista electrónica para la que trabaja, Matt tiró del hilo y terminó viajando a Guangdong para conocer al ‘hermano naranjo’, del que se ha hecho amigo. Sin duda, el iPhone da muchas vueltas en China.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios