presentado en la IFA de berlín

Probamos el nuevo Xperia Z5: Sony regresa con una bestia de tres caras

La empresa japonesa ha presentado sus tres nuevos modelos, en lo que supone un renacimiento para la marca. Gustarán a muchos, pero no a todos

Foto: Uno de los Sony Xperia Z5 presentados en Berlín. (Javier Lacort)
Uno de los Sony Xperia Z5 presentados en Berlín. (Javier Lacort)
Autor
Tags
Tiempo de lectura6 min

Un año más, un inicio de septiembre más, una IFA más. En Berlín ya se está celebrando la mayor feria de electrónica de consumo de Europa, y la segunda mayor del mundo sólo por detrás del CES de Las Vegas. Decenas de fabricantes de todo tipo de productos, desde relojes inteligentes hasta lavadoras, se agolpan en la capital alemana para presentar sus novedades y buscar acuerdos con sus homólogos y titulares entre la prensa. Entre ellos, hoy ha destacado Sony, cuya división móvil, con su economía maltrecha en los últimos trimestres, nos ha dejado llevarnos a la boca el primer plato fuerte de la feria. Por partida triple: entrante, primero, y copa de la casa. A saber: Sony Xperia Z5 Compact, Z5 y Z5 Premium.

Esta estrategia es nueva precisamente por el último, por el Z5 Premium. Lo de anunciar dos modelos prácticamente idénticos por dentro pero en dos tamaños es algo que vemos desde hace casi dos años. Lo de acompañarlos de un verdadero tope de gama, con especificaciones que asustan, eso sí es nuevo. Vamos por partes.

El Z5 sigue la estela de sus predecesores con las inevitables mejoras: gustará a muchos, pero desde luego no a todos

Los tres modelos tienen el mismo procesador, un Snapdragon 810 en su versión 2.1 (la primera, la que incorpora el HTC One M9, dio problemas de sobrecalentamiento desde el primer minuto e incluso Samsung la terminó descartando para sus Galaxy S6). También comparten almacenamiento, 32 GB y microSD, y cámaras, 23 megapíxeles para la trasera y 5 para la frontal, así como la habitual resistencia al agua y al polvo en los teléfonos de esta gama de Sony, que ahora llega sin las tediosas tapas protectoras en el microUSB.

Y una novedad llamativa: el sensor de huellas dactilar, que acostumbrados a verlo en otros terminales en las zonas frontal o trasera, los Z5 lo incorporan en el marco lateral, en el botón de bloqueo y desbloqueo. Es interesante su localización y aparentemente funciona correctamente, pero habrá que ver el desempeño y porcentaje de aciertos a largo plazo. El reto sigue siendo el mismo: estar a la altura del Touch ID de Apple, el más preciso hasta la fecha.

Sony Xperia Z5 Premium. (Sony)
Sony Xperia Z5 Premium. (Sony)

Y ahora vamos con las diferencias: el Z5 Compact tiene una pantalla HD de 4.6 pulgadas, el Z5 una Full HD de 5.2 pulgadas, y el Z5 Premium un espectacular panel 4K de 5.5 pulgadas. Aquí hay que destacar el espectacular brillo de la pantalla del Z5. Para los puristas, por encima de los 700 nits. Para los mundanos, un valor que garantiza una muy buena visibilidad incluso bajo una fuente de luz directa, como la luz solar. La pantalla 4K del Premium es un regalo para la vista y nadie debería tener dudas sobre su tremenda calidad: ángulos de visión, contraste, saturación… Y nitidez. ¿Necesaria? Eso ya lo dejamos a su elección.

El primer modelo, el Compact, queda limitado a 2 GB de RAM, mientras que los dos superiores llegan a los 3 GB, lo cual siempre es una buena noticia de cara a poder hacer más cosas a la vez, a que la multitarea móvil sea una experiencia gratificante y no frustrante.

Las baterías tienen una capacidad de 2.700, 2.900 y 3.600 mAh respectivamente, que en la práctica, según Sony, se traducirá en “dos días de uso”. Con los Z3 vimos una duración muy en esa línea, muy buena, y es de esperar que esta vez se repita, especialmente en el modelo Compact, que ya demostró en sus anteriores versiones ser el más duradero en términos de autonomía.

Fin de las diferencias por dentro. Por fuera, el Premium se lleva los galones de diseño: su marco está realizado en acero inoxidable cromado y su panel trasero es de cristal. Todo esto redunda en un diseño muy llamativo, pero que funciona como un imán de huellas dactilares, lo cual no es bueno. El Compact es el más grueso de los tres con 8.9 milímetros de grosor, y el que presenta colores algo más chillones en marco de policarbonato en lugar de metal, quizá orientados al público más joven. El Z5 queda como el más familiar para todos.

Sony Xperia Z5 Compact (Javier Lacort)
Sony Xperia Z5 Compact (Javier Lacort)

La cámara, una incógnita

Los nuevos Z5 son continuistas en diseño, más allá de los matices del Premium, lo cual tiene aspectos positivos y otros no tanto. En el lado bueno de la balanza, terminales bonitos y resultones que han mejorado su diseño con cada nuevo modelo: mejores acabados, bordes laterales más minimalistas y marcos más pequeños, lo cual significa que la pantalla va ocupando un mayor porcentaje del frontal.

En el lado negativo, la inevitable sensación de que son terminales más grandes de lo que deberían viendo la diagonal de su pantalla (LG o Motorola han sentado cátedra en este aspecto), y de que los ángulos tan pronunciados de su diseño lo hacen poco agradable en su manejo, de lo cual también Motorola por citar un ejemplo ha sabido evitar con curvas y bordes redondeados, suaves.

El Z5 Premium cuenta con una espectacular pantalla 4K de 5.5 pulgadas y un brillo de 700 nits, que la convierten en un regalo para la vista

Las cámaras siguen siendo una incógnita, ya que la constante de Sony en los últimos años ha sido montar sensores de muy buena calidad y una muy generosa resolución, pero imposibilitar que las fotos sean excelentes por el agresivo procesado posterior que realiza su software. En las pruebas realizadas a modo de primeras impresiones, parece cumplir, pero un auditorio sobreiluminado no es el mejor banco de pruebas.

El Xperia Z5. (Javier Lacort)
El Xperia Z5. (Javier Lacort)

Y hablando de software, un año más queda retratada la capa de personalización de Sony, que siendo aceptable estéticamente, simplemente no aporta demasiado más allá de la conectividad con el ecosistema de Sony: Smart TV, PlayStation, sonido, etc. Y en Android, el sumar sin aportar termina penalizando.

¿Conclusiones? El Z5 sigue la estela de sus predecesores con las inevitables mejoras: gustará a muchos, desde luego no a todos, y es una alternativa en la triple corona Android entre Samsung, LG y Sony. A ellos les acompañarán los próximos Nexus y, en los bandos -aún más- rivales, los nuevos iPhone y los Lumia que llegarán en octubre. Como mínimo, Sony no se ha borrado de la carrera como hizo HTC con un móvil que no convenció prácticamente a nadie. Y presenta alternativa triple. Sobre precio, por si te lo preguntabas, ya se conocen: 549 € el Z5 Compact, 699 € el Z5 y 799 € el Z5 Premium. No salen baratos. 

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios