MX5, análisis: la china Meizu ataca con su 'smartphone' más completo
  1. Tecnología
Un móvil android muy completo y barato

MX5, análisis: la china Meizu ataca con su 'smartphone' más completo

El nuevo buque insignia de la marca china que más crece es bonito, rápido e incluye un único botón frontal con interesantes funciones para una navegación rápida

placeholder Foto:

Antes de nada, hay que señalar que el MX5 es, con diferencia, el móvil más bonito de Meizu. Y el que tiene una presencia más sólida. Su acabado completamente metálico le otorga la elegancia de cualquier ‘buque insignia’ de gama alta y resulta muy agradable al tacto. Dice la empresa que se tardan 20 días y que es necesario llevar a cabo 43 procesos para convertir un bloque de 250 gramos de aluminio T6063 en el cuerpo de 21 gramos del último móvil de la marca china que más crece.

Diseño que sorprende

Además de contar con una precisión de 0,01 milímetros en la fabricación, el pulido final de cada terminal se hace a mano. Y, sin duda, comparado con otros ‘smartphones’ metálicos, el MX5 no desmerece. Mantiene el tipo incluso frente al iPhone 6, del que, en la mejor tradición china, parece haber tomado prestado algún que otro elemento. Su acabado mate previene la aparición de huellas y asegura que no sea fácil que el terminal resbale en la mano.

En la parte anterior lo que llama la atención es el único botón del aparato, que la empresa ha bautizado como M-Touch 2.0. Se trata de un sensor de huellas dactilares que funciona también para activar las funciones ‘atrás’ -toque- y ‘regreso a la pantalla inicial’ -presión-. Es muy similar al que Meizu diseñó para el M2Note, y, aunque al principio resulta un poco complicado habituarse a la falta de los tres botones característicos de Android, finalmente la navegación se hace mucho más rápida. Y, además, no hay peligro de estar toqueteando el terminal sin acertar a dar con el botón deseado.

Eso permite, por ejemplo, mantener los ojos en la pantalla en todo momento. La pena es que el botón no sirva también para acceder al menú de multitarea, como sí que permite el que ha ideado ZUK con su Z1 inaugural, que también se desprende de los dos botones en los extremos. En cuanto al lector de huellas del MX5, aunque es algo más lento que el del OnePlus 2, resulta más certero y rara vez falla. Incluso con sudor y algo de grasa. Y una gran ventaja es que se puede desbloquear el móvil directamente presionando el dedo sobre el lector, sin tener que haberlo ‘despertado’ previamente con el botón lateral como sucede en algunos terminales.

Después de utilizar varios días el MX5, el rendimiento es excepcional. Y no se calienta como sucede con la versión de la competencia

Meizu también ha corregido un elemento extraño: en el M2Note había colocado los botones laterales de encendido y de volumen en la parte izquierda del teléfono, algo que puede ser muy útil para los zurdos pero no tanto para los diestros. Curiosamente, en esta ocasión Meizu ha optado por dar la espalda a Qualcomm, a quien el consejero delegado Bai Yongxiang criticó por no haber estabilizado la versión 810 de su Snapdragon, y ha instalado en su lugar una versión exclusiva del nuevo Helio X10 del fabricante chino Mediatek. Después de utilizar varios días el MX5, hay que reconocer que, con su ‘octacore’ a 2,2 Ghz., el rendimiento es excepcional. Y no se calienta como sucede con la versión de la competencia.

Batería y cámara (casi) de un gama alta

Por su parte, la batería de 3.150 mAh. suele acabar con un 20% de su capacidad al final del día -Meizu ha aprendido la lección y ha cambiado la pantalla de 5,5 pulgadas de resolución QHD por una FHD con menos demanda de energía-, y tengo que reconocer que la carga rápida funciona a la perfección. Lo descubrí un día que olvidé cargar el aparato por la noche y comencé a sufrir sudores fríos al ver que quedaba un 3% de batería, porque necesitaba utilizar el GPS para orientarme y acudir a una entrevista que tenía que grabar, precisamente, con el móvil. Afortunadamente, el MX5 no ha instalado todavía un cable USB-C y pude refugiarme en un café en el que un amable cliente me prestó el cargador de su Samsung. En el tiempo en el que me tomé un cortado, la carga subió al 24% y pude continuar con mis planes sin problema.

Mención especial merece también la cámara posterior. Incluye el sensor Sony que se ha convertido en marca de la casa, con una respetable resolución de 20,7 megapíxeles, y ha añadido un enfoque láser que sorprende por su rapidez. Claro que antes de la posibilidad de grabar vídeo en 4K o a cámara muy lenta -100 fps- yo habría preferido un estabilizador óptico para quienes sufrimos un ligero tembleque y odiamos el flash por muy ‘dual tone’ que sea. En cualquier caso, no está nada mal para un terminal que cuesta 2.399 yuanes (340 euros) en la versión de 64 GB, y se agradece que no se haya ubicado el objetivo en una esquina en la que resulta fácil que el dedo aparezca en la imagen. Por si fuese poco, ya les gustaría a móviles bastante más caros contar con una cámara ‘selfie’ de 5 megapíxeles con la envidiable calidad del MX5.

Cómo no, falla el 'software'

La capa de Android de Meizu, Flyme, es manifiestamente mejorable. Las carencias saltan a la vista sobre todo cuando se compara con el excelente MIUI de Xiaomi. Los menús resultan confusos, cuesta encontrar las secciones que se buscan, y a veces es difícil entender lo que representan los iconos: por ejemplo, se utiliza una camiseta para acceder a los diferentes fondos de pantalla. Vale, tiene su razón de ser, pero primero hay que presionar en la camiseta para averiguar de qué va el asunto. Así, lleva un tiempo extra personalizar el teléfono para dejarlo al gusto del usuario. El acceso a la barra de multitarea deslizando el dedo desde la parte inferior de la pantalla también es poco práctico. Claro que todo es acostumbrarse.

¿Merece la pena?

A la espera de que en septiembre se presente la versión Pro del terminal, el MX5 es un gran contendiente en la gama media-alta y un avance notable sobre el MX4Pro. De hecho, los ‘benchmarks’ como el de Antutu le dan ventaja sobre móviles como el Samsung Note 4, y la calidad de su acabado supera al de la marca surcoreana. En cualquier caso, el problema reside en la dificultad para comprarlo en Europa. Aunque Meizu está tratando de crear un canal propio para reducir el número de intermediarios que incrementan el precio cuando el MX5 llega a España, todavía tiene un largo camino por delante hasta que lo consiga.

Noticias de China Android Smartphones Meizu
El redactor recomienda