El tuitero desconocido al que Google persigue con la cartera en la mano
  1. Tecnología
@alphabet existe en TWITTER desde 2007

El tuitero desconocido al que Google persigue con la cartera en la mano

Hasta el lunes, Chris Andrikanich era un norteamericano normal y anónimo. Ahora, la coincidencia de su usuario de Twitter con el nombre de moda podría reportarle pingües beneficios

placeholder Foto:

Un tipo sencillo. Chris Andrikanich llevaba una vida normal, muy convencional. La clásica de un norteamericano medio: familia, trabajo y anonimato, el gran anonimato que le confiere a uno ser uno más. Todo cambió en cuestión de segundos el pasado lunes: los creadores de Google decidieron que el ‘monstruo’ tenía que adecuar su organización conforme a las desmedidas dimensiones del gigante, y además de los cambios de estructura, la nueva corporación se llamaría Alphabet.

Las redes sociales se agitaron. ¿Google sería ahora Alphabet? ¿Por qué esa marca? Chistes, chanzas… los comentarios inundaron Twitter mientras nuestro protagonista seguía con su día a día. Pero le duró poco la tranquilidad: su móvil comenzó a vibrar y pitar con las incesantes menciones provenientes de su cuenta de Twitter ¿qué había ocurrido? Google, ni más ni menos, había bautizado su mega estructura con su nombre de usuario. ¿Y ahora qué? Silencio.

En Twitter, @Alphabet es Chris Andrikanich, un responsable de comunicación de una pequeña empresa de Ohio

De pronto, y tras desmadejar todos los pormenores de la reorganización de la estructura de Google (nos costará llamarla Alphabet), las redes sociales volaron a conocer si los dominios y usuarios de redes sociales habían sido ya registrados. La gran sorpresa llegó al descubrir que la cuenta @alphabet en Twitter la gestionaba un particular, el responsable de comunicación de una pequeña imprenta de Cleveland. Andrikanich se encontraba en su despacho cuando de pronto comenzó la fiesta: casi mil menciones en 40 minutos.

En un momento determinado se dijo a sí mismo “tal vez debería desactivar las notificaciones”, preocupado ya por la vida de su batería. En realidad es lo único que conocemos de este hasta ahora anónimo personaje y lo sabemos gracias a las pocas declaraciones que se le conocen en los medios. Un último tuit en su cuenta dio paso un silencio muy revelador. “Vaya, ha sido un final interesante para un lunes”, escribió el de Ohio y como respuesta recibió más de 7.000 retuits (y subiendo).

Well, that was an interesting way to end a Monday...

¿Millonario por accidente?

Desde Teknautas hemos intentado contactar con el aludido, pero ha sido en vano. Nuestra rutilante estrella ha optado por aislarse por completo y tiene buenos motivos para ello: Google podría estar negociando hacerse con su preciada cuenta a golpe de talonario.

Como comprenderán, a un coloso del calibre de la firma de Sergey Brin y Larry Page, la adquisición de un dominio o cuenta es una nimiedad para el volumen de negocio en el que se mueve la compañía. Y además se trata de un paso vital, en términos de 'marketing', para la compañía. Conviene recordar que Google es, por encima de todo, una gran agencia de comunicación que basa el grueso de su negocio en la venta de anuncios. Y la imagen lo es todo.

Una firma de semejantes dimensiones es capaz de pagar un auténtico dineral por un dominio, pero tendrá que hacerlo a espaldas de Twitter

El propio dominio registrado no es un punto com al uso: Alphablet se localiza tecleando www.abc.xyz, una interesante combinación de letras que evoca, evidentemente al alfabeto, pero también una magistral demostración de las artes de posicionamiento, del famoso SEO tan importante que marca el ser o no ser de una marca en la red.

Volviendo al famoso por accidente… dinero fácil ¿verdad? Sí y no. Por un lado, una firma de semejantes dimensiones y cuyo negocio se centra en la red, es capaz de pagar un auténtico dineral por un dominio (recordemos los más de 3 millones de dólares que pagó Xiaomi por mi.com), pero por otro, las normas de uso de Twitter prohíben expresamente la venta de nombres de usuarios de la red social. ¿Quiere esto decir que no se llevan a cabo estas transacciones? Ni mucho menos. Están a la orden del día, lo que sucede es que no podrán hacerse de una manera abierta o expresa.

Una situación sin duda incómoda que Google, por el momento, ha zanjado el asunto registrando una cuenta en Twitter con el usuario @aiphabet, según informa CNN. Y no, no se trata de una errata: en lugar de una ‘l’ han escogido una ‘i’ dejando claro que irán a por el dominio que les corresponde por peso y marca. Ahora bien ¿cuánto podría percibir nuestro hombre por ceder su marca? Es difícil de estimar, sobre todo porque se trata de un mercado negro en el que nadie reconocerá jamás la transacción. Ahora bien, dadas las dimensiones de la firma en cuestión y el valor de la marca en su negocio, podremos decir que Chris podría disfrutar de una cuenta corriente mucho más saneada si Google finalmente registra @alphabet.

Alphabet Google
El redactor recomienda