Descartado un crimen o un suicidio

Encuentran al cofundador de Grooveshark, Josh Greenberg, muerto en la cama

El joven, de 28 años, fue encontrado sin vida por su novia. La Policía descarta que se trate de un crimen o un suicidio, y se mantiene a la espera de las pruebas toxicológicas

Foto: Joshua Greenberg (Facebook)
Joshua Greenberg (Facebook)
Autor
Tiempo de lectura3 min

El cofundador del portal musical Grooveshark, Josh Greenberg, fue encontrado muerto el pasado domingo por la Policía de Gainesville, Florida (Estados Unidos), localidad donde vivía con su novia. Fue la chica la que encontró el cadáver de su pareja en la cama, según ha publicado el diario The Gainesville Sun, donde también se informa de que el joven gozaba de buena salud y no se encontraron drogas en la habitación.

Las fuerzas de seguridad han informado de que el cuerpo sin vida de Greenberg fue hallado sin signos de violencia, y descartan la posibilidad de un crimen premeditado o un suicidio como causa de la muerte. La madre del joven, que tenía 28 años cuando murió, ha informado de que la autopsia no ha desvelado por qué falleció su hijo. Además, Lori Greenberg –como se llama la mujer– ha confirmado de que se están haciendo pruebas de toxicología que podrían demorarse varios meses en el tiempo.

Entre los nombres más influyentes de la música

La muerte de Greenberg ha conmocionado a todos sus allegados, que lamentan la pérdida del que fue nombrado como uno de los mejores emprendedores americanos por BusinessWeek en 2008, Graduado en la Escuela de Administración de la Universidad de Florida, el cofundador de Grooveshark junto otros dos universitarios fue incluido dos veces en la revista Forbes dentro de los 30 nombres de personas menores de 30 años más influyentes en la música.

La empresa que cofundó Joshua Greenberg cuando tenía 19 años, junto a su compañero de la universidad Sam Tarantino, abandonó su andadura en la red el pasado 30 de abril por violación de derechos de autor. Para evitar los daños de un juicio que previsiblemente habría terminado con una indemnización a las discográficas de millones de dólares, Grooveshark aceptó desaparecer del mapa, borrar todos sus servidores y entregar su dominio web, sus aplicaciones móviles y su marca a las empresas que les habían demandado. 

'Empezamos nuestra andadura con el objetivo de ayudar a los fans a compartir y descubrir música. Pero cometimos graves errores'

En ese momento, sus 35 millones de usuarios se quedaron sin un servicio que llevaban usando desde 2006, momento en que se creó la firma que se dedicaba a buscar música en línea y permitía compartir archivos de manera gratuita y libre. “Empezamos nuestra andadura casi hace diez años con el objetivo de ayudar a los fans a compartir y descubrir música. Pero a pesar de nuestras mejores intenciones, cometimos graves errores. Incurrimos en violaciones de licencias de derechos. Eso estuvo mal. Pedimos perdón. Sin excepciones”, pudo leerse en el mensaje de despedida que la empresa dedicó a sus “queridos fans de la música”.

A pesar de que con el cierre de Groveshark desapareció el proyecto que dio a Greenberg su fama en la industria tecnológica y en la red, su madre ha asegurado que se encontraba más aliviado que triste por ello, ya que con el cierre habían puesto fin también a la demanda por violación de derechos de autor. "Estaba muy emocionado con las nuevas ideas en las que iba a empezar a trabajar". 

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios