Es noticia
Menú
Retrato de un VIP de Twitter: así son los usuarios verificados
  1. Tecnología
periodistas, músicos, políticos...

Retrato de un VIP de Twitter: así son los usuarios verificados

Adorna sus perfiles una codiciada insignia azul que los distingue como miembros de la élite tuitera. Es fácil reconocerlos, pero no tanto definir su colectivo. Nos disponemos a salir de dudas

Foto:

Ellos molan y tú no (al menos, a ojos de Twitter). Puede que sean altos y guapos... O no, pero han logrado formar parte del club VIP de la red social de los 140 caracteres. Son los propietarios de esas cuentas que lucen con orgullo una chapita azul que los distingue de la plebe. Hablamos de los usuarios verificados, pero ¿quiénes son exactamente?

Para empezar, son cuatro gatos. Si tomamos como referencia el número de perfiles seguidos por la cuenta oficial Verified Accounts, actualmente hay alrededor de unos 140.000 usuarios verificados en la red social. Se trata de una cifra nimia, teniendo en cuenta que, según la propia compañía, en Twitter hay algo más de 300 millones de jilgueros piando cada mes. Así que son una exquisita minoría: a día de hoy, ni siquiera representan el 0,5% del total.

Tratar de dibujar un perfil del tuitero verificado no es precisamente fácil. El club, en realidad, está compuesto por una curiosa amalgama de personalidades e instituciones. “Nos concentramos en los usuarios más buscados de los ámbitos de la música, la actuación, la moda, el gobierno, la política, la religión, el periodismo, los medios de comunicación, los deportes, los negocios y otras áreas de interés clave”, explican en la web de Twitter.

Un simple vistazo a esas cuentas seguidas por Verified Accounts sirve para confirmar el desconcertante batiburrillo tuitero: están el sheriff de Charleston, Katy Perry, Manuela Carmena, la embajada de Bulgaria en Albania, Movistar Venezuela, la agencia de noticias Reuters, el cómico David Broncano y el líder del mundo libre. Cada uno de su padre y de su madre.

Además, para poner las cosas algo más difíciles, la compañía actualiza constantemente los requisitos de acceso a tan selecto club. En cualquier caso, no se tienen en cuenta ni el número de seguidores ni el número de tuits. Los niños mimados de Twitter son, sencillamente, los más buscados.

Vale, pero ¿quiénes?

Un reciente estudio realizado por Haje Jan Kamps, que ha analizado una muestra de unas 15.000 cuentas verificadas, arroja algo de luz: muchos de los propietarios de una insignia azul son periodistas, pero los más queridos por el resto de tuiteros son los que se dedican al mundo de la canción.

Cerca del 25% de las cuentas verificadas que Kamps ha analizado pertenecen a plumillas. Son los que más se benefician de esta herramienta creada por Twitter para evitar la suplantación de identidad (y, de paso, aumentar la credibilidad del servicio), seguidos por el grupo que forman deportistas y equipos de todo el mundo (17,9%) y los actores (13,6%).

Actualmente hay alrededor de unos 140.000 usuarios verificados en la red social, frente a los más de 300 millones de jilgueros que pían cada mes

Por debajo del podio, seis categorías de tuitleros se reparten el resto del pastel: empresas, músicos, medios de comunicación, instituciones gubernamentales, películas y políticos. Esté último es el grupo más pequeño (2,8%) de los que poseen el tick azul.

No obstante, que haya más periodistas que actores no significa que la comunidad tuitera les profese igual cariño. De hecho, los padres de las breaking news están entre los menos populares. Los usuarios verificados con más followers son los que se dedican a la música, con una media cercana al millón y medio de seguidores.

Tras ellos, los actores (con más de medio millón) y los medios de comunicación (en torno a los 500.000) son los que más interés despiertan. El brillo de la fama y el espectáculo también golpea con fuerza en el mundo de los 140 caracteres.

¿Cómo usan Twitter?

Más allá de la dichosa insignia azul, que una cuenta esté verificada no conlleva grandes privilegios. Los elegidos solo disponen de un par de herramientas adicionales: pueden filtrar las menciones (para distinguir fácilmente las de otros tuiteros verificados) y, además, tienen acceso a la función analytics de la cuenta, con datos sobre sus seguidores e interacciones.

Por lo demás, los miembros del club más exquisito de Twitter utilizan la red social como cualquier otro usuario, es decir, como les conviene.

Para empezar, los que más tuitean son aquellos que generan grandes cantidades de contenido, con la esperanza de que Twitter al completo acceda a sus páginas web: los medios de comunicación, con una media de unos 25.000 tuits publicados. A gran distancia, empresas (con cerca de 15.000 de media) y músicos (con un promedio de unos 10.000 tuits publicados) son los privilegiados que con más frecuencia se pronuncian en la red del pájaro azul.

No solo hay spam o autopromoción entre los tuits de los verificados: muchas de las compañías que poseen la insignia azul se sirven de la red social como una plataforma de atención al cliente.

En cuanto al número de perfiles que siguen los usuarios verificados, de nuevo hay una clara diferencia entre los que tratan de ganar adeptos y los que prefieren mantener una distancia sustancial entre followers y cuentas seguidas. Músicos, empresas y políticos son los VIP que más veces han pulsado el botón de “Seguir”.

El retrato de los VIP no deja de ser una fotografía de la propia red social. Hay tuiteros de toda clase y condición (con mucho periodista suelto), y cada cual la utiliza como más le beneficia. La principal diferencia es que, a ojos de Twitter, ellos molan y tú no. No queda otro remedio que asumirlo.

Ellos molan y tú no (al menos, a ojos de Twitter). Puede que sean altos y guapos... O no, pero han logrado formar parte del club VIP de la red social de los 140 caracteres. Son los propietarios de esas cuentas que lucen con orgullo una chapita azul que los distingue de la plebe. Hablamos de los usuarios verificados, pero ¿quiénes son exactamente?

El redactor recomienda