Aunque emparentados, son dos pájaros distintos

Aprende a diferenciarlos: el logo del PP no es una gaviota, sino un charrán

Aunque llevamos décadas oyéndolo, y hasta en los estatutos del PP lo pone, el creador del logo del partido nunca quiso que el ave fuese una gaviota, sino un charrán, otro tipo de ave marina

Foto: Gaviota patiamarilla
Gaviota patiamarilla

Fernando Martínez Vidal lleva 26 años repitiéndolo, desde 1989, pero nos resistimos a hacerle caso: el ave que aparece en el logo del PP (en el de antes y también en el de ahora) no es una gaviota. Es un charrán. Él lo sabe perfectamente y tendríamos que tomar nota porque es el autor del diseño.

Lo contaba Antonio Casado en su columna Al grano de este viernes, y lo ha contado el propio Martínez Vidal en varias ocasiones. Es un malentendido que trata de aclarar sin descanso, y a veces incluso a sus propios compañeros de militancia. Y es que como cuenta Unai Mezcua en este artículo de ABC, “los estatutos de su propio partido especifican que su logotipo está integrado por las palabras Partido Popular cobijadas bajo un símbolo que representa una gaviota con las alas desplegadas”.

La diferencia es importante desde un punto de vista simbólico. Como Martínez Vidal recuerda siempre que puede, “la gaviota es un ave carroñera que vuela bajo y va comiendo basura. En cambio, un charrán es un ave marina que vuela alto”. No es intención de este artículo analizar por qué el PP se empeña en asociarse con un ave y no con la otra, que para metáforas políticas ya están los expertos, sino aprovechar la confusión para explicar con profundidad qué rasgos caracterizan a cada una, desde un punto de vista ornitológico.

Gaviota, el buitre del mar

Gaviota es el nombre vulgar que recibe una familia de aves llamadas láridos, que engloban en realidad decenas de especies distintas. Una docena de ellas pueden ser vistas en España.

Están estrechamente relacionadas con los charranes (de ahí la habitual confusión) y de forma más lejana con las zancudas (como las garzas). Su voracidad y el hábito de comer carroña le ha valido el mote de el buitre del mar. Son en general pájaros grandes, cuyo tamaño varía según la especie: la gaviota enana mide unos 29 centímetros y pesa 120 gramos, mientras que el gavión atlántico supera los 76 centímetros y pesa casi 2 kilos. Suelen tener el plumaje de colores blanco y gris (aunque depende de la especie concreta) y el pico y las patas entre naranja claro y rojo intenso.

Son tremendamente glotonas y comen cualquier cosa que sea comestible: animales marinos, vegetales, insectos, huevos (de otras especies y de la suya), polluelos, ratas… Como decimos, comen carroña, pero también animales vivos. Cuando los cazan, los sueltan desde grandes alturas sobre rocas u otras superficies duras hasta que mueren o abren sus conchas.

Aunque lo normal es verlas en la costa, pueden remontar el curso de un río y encontrarse en lugares muy adentrados en el interior. Su variada alimentación les permite adaptarse a casi cualquier sitio, y allí donde llegan suelen desplazar a las especies locales porque son agresivas y voraces, poniendo la competencia muy difícil para las demás.

Además, son animales muy inteligentes. Anidan en colonias numerosas, con una estructura social compleja y elaborados métodos de comunicación. Cada pareja elabora su nido cada año, en el que deposita dos o tres huevos que empolla mayormente la hembra durante aproximadamente un mes. Los pollos nacen con un plumón grisáceo que facilita su camuflaje durante sus primeros desplazamientos por tierra en torno al nido. Son atendidos por ambos adultos hasta que se independizan cuando cumplen los 45 días de vida.

Charrán, la golondrina de mar

La primera definición que da la RAE para la palabra charrán es “pillo, tunante” (de nuevo, dejamos los chistes políticos para otros), pero también se trata de un ave, una golondrina de mar. Pertenece a la familia Sternidae, está compuesta por unas diez especies distintas y en general se trata de un pájaro marino que cada año migra a través del mundo para pasar el invierno en océanos tropicales y subtropicales, allá donde el sol las mantiene templadas.

Charrán Común
Charrán Común

Existen varios tipos de charranes que se parecen y se confunden fácilmente. El charrán común mide unos 35 centímetros de largo, por lo que son más pequeños que la mayoría de las gaviotas. Al igual que sus primas lejanas, su plumaje es blanco y gris, con algunos detalles negros, como la cabeza o una cuña en las alas.

En su caso, nada de carroña. Los charranes son avezados pescadores, que se lanzan en picado al agua, salada o dulce, para atrapar los peces y pequeños crustáceos de los que se alimentan. Como parte del ritual de apareamiento, muchas veces los machos ofrecen sus presas a las hembras.

Se adaptan para anidar casi en cualquier superficie cercana a una abundante extensión de agua, aunque prefieren aquellas con fondo arenoso ya sea el mar, ríos, deltas, marismas o salinas. Sus nidos se pueden encontrar tanto en arenas elevadas sobre el agua hasta en acantilados sobre el mar.

Una vez que pasan el invierno en territorios del sur, vuelven al norte para criar durante la primavera y el verano. Los charranes ponen de 2 a 4 huevos cada vez. Protegen con fiereza a sus crías, llegando a atacar a humanos o depredadores que intenten acercarse, aunque no llegan a golpearlos, sino que se desvían en el último momento. Con apenas un par de días, las crías ya son capaces de ponerse a salvo caminando hasta algún arbusto o vegetación cercana, y en unos 23 días ya pueden volar. 

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios