mayor precio, mejores prestaciones

La española Bq se aleja del 'low cost' con el sofisticado Aquaris M5

La evolución del Aquaris E trae interesantes novedades y un diseño muy cuidado que no decepcionará a los usuarios menos exigentes que no necesiten la mayor potencia de un terminal 'premium'

Foto: Fotografía: Pablo López
Fotografía: Pablo López

La nueva línea de smartphones de Bq ya está aquí. Los Aquaris M5M4.5 son una evolución, muy similar en diseño, de los Aquaris E del año pasado. Sin embargo, se incluyen prestaciones de lo más interesantes que también se traducen en un mayor precio. El modelo de 5 pulgadas que reseñamos aquí está llamado a ser el producto estrella de la compañía junto con el phablet M5.5, que no saldrá hasta después de verano y que es prácticamente idéntico en especificaciones, al margen de su mayor pantalla.

El Aquaris M5 cuenta con tres modelos. Uno con 2GB de memoria RAM y 16GB de almacenamiento, y cuyo precio de salida es de 259,90 euros. Esta versión, la más asequible de todas, es la que analizamos y la única que está a la venta de momento. También se lanzará otro dispositivo con idéntico almacenamiento pero 3 GB de RAM, por 279,90 euros, y uno de 3GB de RAM con 32GB de almacenamiento, por 299,90 euros. Es un precio algo superior a lo que nos tiene acostumbrados Bq, pero como veremos es a costa de unas prestaciones también mejores.

Lo primero que llama la atención al sacar el terminal de la caja es su cuidado diseño. Hablamos de un smartphone de gama media, así que aunque no deslumbre, sí resulta llamativo: es muy bonito. El policarbonato de la cubierta, con un acabado negro mate sobrio y elegante (también disponible en blanco), es muy agradable al tacto. Además, le confiere un aspecto de lo más resistente. No nos hemos dedicado a tirar el móvil por la ventana, pero tiene pinta de que aguanta a la perfección caídas y rayaduras. Resulta llamativa la posición del botón de encendido debajo del del volumen, una posición opuesta a la que suelen presentar.

La batería es uno de los puntos fuertes del terminal: a pesar del uso intensivo no tendremos problemas en llegar (sobradamente) al final del día

Estamos ante un smartphone cuyas 5 pulgadas coquetean con el título de phablet. A pesar de eso no da la impresión de enormidad de otros dispositivos actuales, y es de agradecer que los marcos laterales sean casi inexistentes. Aunque es más delgado que los E, los 8,4 mm de grosor son todavía excesivos. Un problema, desgraciadamente habitual en todo tipo de móviles, es que resulta muy incómodo de manejar con una sola mano.

Por dentro nos encontramos un Qualcomm Snapdragon 615, un chip de 8 núcleos con GPU Adreno 405. Se trata de un procesador de gama media que aprueba satisfactoriamente. Hace apenas un año el Aquaris E5, antecesor del smartphone que hoy nos ocupa, contaba todavía con los muy inferiores MediaTek, y es muy de agradecer que Bq haya dado el salto a los Snapdragon. Una decisión acertada por parte de la compañía que se traduce en terminales más potentes. Hemos probado el dispositivo con algunos juegos muy exigentes a nivel gráfico como Hearthstone, que el M5 ha logrado mover sin problemas a excepción de alguna ralentización puntual.

Para estudiar de forma más objetiva el rendimiento del terminal hemos echado mano a la aplicación de Android Antutu Benchmark, que analiza factores como el vídeo, la estabilidad y la batería para dar una idea general de su potencia. Los resultados colocan al Aquaris M5 por encima del HTC One y por debajo del Nexus 5, dos smartphones que, a pesar de tener ya un par de años, destacaron muy por encima de la media en su momento y que dejan al dispositivo de Bq en un buen lugar. Queda por ver cómo cumple con el talón de Aquiles de la gama media: la duración. Es imposible estudiar la esperanza de vida en este análisis, pero con las especificaciones delante puede decirse que está hecho para aguantar.

El software es Lollipop 5.0.2 neutro, sin florituras pero con alguna novedad de interés. Por ejemplo, la posibilidad de personalizar las notificaciones con luz LED para saber si estamos ante un WhatsApp o un email sólo por el color. También resulta útil la posibilidad de activar el dispositivo con un doble toque en la pantalla, sin necesidad de tocar ningún botón.

La pantalla IPS tiene una resolución Full HD de 1920 x 1080 píxeles, lo que supone 440 ppi. Es luminosa y los vídeos en alta calidad se ven perfectamente. El sistema de protección Dragontrail evita las marcas de huellas y consigue que la pantalla aguante razonablemente limpia a pesar del uso. Como ocurre con el procesador, sin destacar especialmente cumple con creces su función.

Hace apenas un año el Aquaris E5, antecesor del M5, contaba todavía con los inferiores MediaTek, y es de agradecer que Bq haya dado el salto a los Snapdragon

El móvil de Bq cuenta con una batería de 3.120 mAh, que ya de por sí supera ampliamente sobre el papel a la de terminales de gama alta como el iPhone 6 (2.300 mAh) y el Samsung S6 Edge (2.600 mAh). Además el procesador y la pantalla, al ser poco exigentes, reducen el consumo en comparación con el de los terminales premium. Aunque se haga un uso intensivo del M5, dura sin ningún problema hasta el final del día (de sobra, más bien). Se trata sin duda de uno de los aspectos más potentes del terminal.

La cámara resume a la perfección la filosofía del terminal de satisfacer al usuario medio, que no necesita un ordenador de última generación en el bolsillo ni necesita (ni sabe) hacer fotos profesionales. La cámara frontal de 5 megapíxeles permite una apertura focal de f/2.0 y un angular de 85 grados e incorpora su propio flash. La trasera es de 13 megapíxeles con apertura f/2.0 y graba vídeo en Full HD 1080p y a cámara lenta y rápida. A la hora de la verdad, el M5 hace buenas fotos, más que suficientes para el uso habitual restringido a gatos, hamburguesas y selfies. Mención aparte merece la posibilidad de editar las fotografías con efectos de lo más curiosos, e interesante a pesar de que ya todos los móviles incorporen este tipo de software.

Arriba, Bq Aquaris M5. Abajo, Sony Xperia Z3
Arriba, Bq Aquaris M5. Abajo, Sony Xperia Z3

NFC, 4G y poca memoria

Respecto a las conexiones, el Aquaris M5 cuenta con dos ranuras micro-SIM que los autónomos agradecerán especialmente. Los 16GB de memoria (o 32GB, según el modelo) pueden ampliarse mediante una tarjeta de microSD hasta otros 32GB. Esto quiere decir que la memoria máxima es de 64GB, sin duda suficiente pero quizá ajustada para los usuarios más exigentes, aunque no es descartable que esta capacidad máxima aumente en futuras actualizaciones.

El policarbonato de la cubierta, con un acabado sobrio y elegante, es muy bonito y agradable al tacto. Además, le confiere un aspecto de lo más resistente

El Aquaris M5 tiene 4G, una característica de la que Bq huía hasta no hace tanto tiempo. Al igual que con los procesadores Snapdragon, se han dado cuenta de que los usuarios necesitan, además de mejores procesadores, la mejor conectividad posible. Y como ya es menester en cualquier smartphone nuevo, se incluye la tecnología NFC para intercambiar datos y efectuar pagos (para esto último primero tendrá que habilitarse Android Pay, que todavía no se ha lanzado ni tiene fecha en nuestro país).

Los altavoces son de calidad, no en vano Bq utiliza tecnología Dolby en ellos. Además, cuenta con dos micrófonos para que uno actúe como cancelador de ruido. En ambos casos funcionan extraordinariamente bien y es otro de los puntos fuertes del terminal.

Para finalizar, y como quejarse es gratis, diremos que se echa de menos en la caja, si no unos auriculares, por lo menos un adaptador de corriente. Los oficiales de Bq pueden comprarse por 5,95 euros en la página oficial o por 9,90 euros en su versión para el coche. Desde la compañía explican que el motivo es medioambiental: todos tenemos algún cargador por casa, y así se evita basura electrónica innecesaria. Probablemente tengan razón y la mayor parte de los usuarios no necesiten otro más.

El nuevo Aquaris M5 es un smartphone bonito en diseño y efectivo en prestaciones. El usuario medio encontrará un terminal correcto aunque no abrume y más que suficiente para sus necesidades. La sobrepoblación en los terminales de gama media hace imposible entrar a valorar si es el ganador de esta categoría o no, pero sin duda es el mejor móvil de Bq hasta la fecha. No se puede negar que la empresa quiere innovar con terminales como el Aquaris E4.5 Ubuntu Edition, y con este M5 se certifica su salto a la cumbre de la gama media y su distanciamiento de los móviles low cost.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios