sus acciones caen y se esperan despidos masivos

El hundimiento de HTC desde dentro: "La moral está muy baja, no podemos competir"

Una directiva de la marca taiwanesa analiza los problemas de la empresa el día en el que las acciones caen un 10%. La plantilla teme despidos masivos

Foto: El hundimiento de HTC desde dentro: La moral está muy baja, no podemos competir

Cualquiera que haya tenido en sus manos el HTC One M9 sabe que es un buen teléfono. Sólido, elegante, rápido, y con características que nada tienen que envidiar a los buques insignia del resto de fabricantes de móviles. Es más, su cámara de 20 megapíxeles es una de las mejores del mercado. Pero quien lo haya utilizado también tendrá que reconocer que el aparato no sorprende en ningún otro apartado, y que el diseño tan similar al de su antecesor da la sensación de que a los responsables de la marca taiwanesa les ha podido la pereza. 

En cualquier caso, como reconoce a Teknautas una directiva de HTC que habla bajo condición de anonimato, el verdadero problema de la compañía reside en que “resulta demasiado caro si se compara con la competencia que llega de China”.

'Hay ya gran preocupación en la plantilla ante el anuncio de despidos masivos que todos consideramos ya inevitables, y la moral es bastante baja'

No en vano, la irrupción de marcas como Xiaomi, que incluso ha conseguido hacerse con una cuota de mercado del 7,9% en Taiwán, bastión de HTC, ha supuesto un duro mazazo para la multinacional. “Con nuestra estructura actual resulta imposible que compitamos con márgenes de beneficio tan pequeños como los que manejan Xiaomi o Meizu. Por eso hay ya gran preocupación en la plantilla ante el anuncio de despidos masivos que todos consideramos ya inevitables, y la moral es bastante baja”.

Una bajada del 30% en la previsión de ingresos

De hecho, el pasado viernes HTC redujo en un 30% su previsión de ingresos para el segundo trimestre del año, lo cual supondría perder más de 250 millones de dólares. Las ventas del M9 han decepcionado tanto -en total han caído un 49% frente a las del año pasado- que la producción se ha tenido que reducir en un tercio.

Y este lunes la marca pagó las consecuencias de estos malos datos en la bolsa, donde las acciones se desplomaron un 9,91%. Es la mayor caída en la historia de la empresa, y dispara hasta el 28% la pérdida de valor que acumulan las acciones desde marzo. Curiosamente, el analista de Sinopac Financial Holdings, Calvin Huang, ya avanzó en febrero que caerían hasta un 37%, y la directiva considera que el batacazo refleja bien la situación en la que se encuentra HTC, que fue fundada en 1997, lanzó sus primeros smartphones en 2002 con Microsoft, y cuyas ventas están ahora en cifras anteriores a la aparición del iPhone. Incluso ASUS la ha relegado al tercer puesto del podio en Taiwán. Así, es lógico que muchos se pregunten si HTC seguirá los pasos de Nokia y terminará desapareciendo.

Cher Wang, CEO de HTC
Cher Wang, CEO de HTC

Actualmente se estima que HTC cuenta con un 2% de cuota de mercado mundial, muy lejos del 10% que consiguió hace sólo cuatro años, cuando obtuvo sus mejores resultados. La presidenta, Cher Wang, pidió disculpas a los accionistas durante la junta general de la semana pasada y reconoció problemas en la estrategia de marketing, a la que calificó de “excesivamente tradicional”. No obstante, la directiva que ha hablado con Teknautas afirma que ese es sólo uno de los problemas.

Cuidado de los fans y algo más que móviles 'low cost'

“Si algo han hecho las nuevas marcas chinas es revolucionar el modelo publicitario. Y lo han conseguido gracias a los cuidados que dispensan a su amplia base de fans, que se encarga de hacer el marketing en redes sociales. No hay más que comparar las presentaciones que hacen Xiaomi o Meizu, a las que invitan a miles de sus seguidores, y las que hacemos Samsung o nosotros, dirigidas únicamente a la prensa y a diferentes tipos de socios. Esa cercanía con el usuario vende”.

'Fabricar terminales de gran calidad ya no es sinónimo de éxito porque las marcas que eran 'low cost' han evolucionado y cubren ya casi todo el espectro'

Además, la directiva recalca que el sector se ha estancado y que la diferenciación es cada vez menor, algo que también afecta a competidores como Samsung, que ha perdido el trono en mercados clave como China. “Fabricar terminales de gran calidad ya no es sinónimo de éxito, sobre todo porque las marcas que en un principio eran low cost han evolucionado y cubren ya casi todo el espectro. Hace falta algún avance disruptivo, pero no va a llegar todavía”, comenta la directiva en conversación telefónica. “Hay quien apuesta por concentrar esfuerzos en accesorios y wearables, pero, aunque proporcionan un mayor margen de beneficio, no está claro que vayan a tener la aceptación necesaria para justificar los recursos adicionales que requeriría el fortalecimiento de esas áreas”.

A pesar del oscuro panorama que presenta, la directiva se muestra relativamente optimista. “Es evidente que vamos a tener que reducir gastos. Habrá despidos. Pero creo que estamos a tiempo de dar un vuelco a la situación. Este es un sector en el que todo se mueve muy rápido. Un éxito a finales de año nos puede meter de nuevo en la lucha. Y estoy segura de que el próximo buque insignia llamará la atención”.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios