la 'app' cuenta ya con más de 10.000 usuarios

SelfieJobs, el Tinder para encontrar trabajo

¿Se imaginan que pudiesen contratarles en una empresa con tan sólo deslizar el dedo en la pantalla de un 'smartphone'? Esto es lo que propone el emprendedor sueco Martin Tall

Foto: SelfieJobs, el Tinder para encontrar trabajo

Ver una foto, deslizar hacia un lado o hacia otro y así abrir la puerta a lo que puede ser una aventura o el amor de nuestra vida. El fenómeno de Tinder crece de forma imparable y todo gracias a la inmediatez en la que suceden los acontecimientos. En realidad, casi no hay ni que darse de alta: uno conecta el perfil de Facebook al servicio y comienza a ver personas que pueden ser de su interés, y dentro de la propia aplicación se puede entablar contacto.

Pues bien, el emprendedor sueco Martin Tall pensó que esta fórmula imbatible para el ligoteo podría aplicarse también en la búsqueda de empleo. ¿Por qué no? Si hay algo precisamente de lo que pecan los sistemas actuales de búsqueda de trabajo es de rigidez y pesados trámites. Una app al estilo Tinder haría que el alta del usuario y su selección estuvieran tan sólo a un deslizar del dedo de distancia. Había nacido SelfieJobs.

La idea surgió el año pasado y el proyecto se gestó poco después. En su corta vida lleva sumados más de 10.000 usuarios activos, fundamentalmente en los países nórdicos, aunque el alcance de este servicio es lógicamente global. Hasta la fecha, los jóvenes que deseaban encontrar trabajo se veían obligados a acceder a las bolsas de trabajo en la red o los múltiples head hunters que ofrecen sus servicios. La otra opción era trabajarse un buen currículo en LinkedIn y acceder a diario al muro para ver qué se cocía en las áreas de interés, pero tanto en uno como en otro caso, el usuario se veía obligado a rellenar largos expedientes con la experiencia profesional, aptitudes, idiomas, formación…

Las empresas en busca de candidatos por su parte, se enfrentaban al mismo problema pero desde el otro lado de la barrera: la dificultad de encontrar el candidato idóneo entre las miles de solicitudes con tanto contenido que procesar, y la posterior entrevista de trabajo, claro.

Un breve vídeo y cuatro líneas

Tall vio pronto que en la era que vivimos, con semejante bombardeo de información por todas partes, la inmediatez se había convertido en un activo necesario en prácticamente todos los ámbitos de nuestra vida. El tiempo es cada vez más caro y complejo de gestionar, y encontrar una fórmula que fuera al grano y con una elevada fiabilidad sería clave. Pues bien, SelfieJobs podría haber dado con esta máxima de lo bueno si breve, dos veces bueno.

Al igual que Tinder, esta herramienta basa su fuerza en la imagen, aunque en este caso, mejor todavía, en el vídeo. Sí, lo de selfie le viene precisamente del vídeo de 22 segundos que el candidato podrá grabar presentándose a sí mismo. Dejémonos de rodeos: en realidad, esta secuencia será clave para el éxito o fracaso de una candidatura. Los reclutadores contarán de forma inmediata con todos los elementos de esa comunicación no verbal que tanto importan en una entrevista: aspecto, facilidad en la comunicación, actitud… El vídeo ya allana el camino para un sí o un no más o menos definitivo, pero no lo es todo.

Habíamos comentado que la gran ventaja de SelfieJobs reside en su sencillez: el candidato no tiene que redactar complejos currículos, sino que debe responder a unas pocas preguntas con las que el empleador conocerá la formación, experiencia, situación laboral e idiomas que domina el candidato. Esta información junto con el vídeo serán elementos más que suficientes para un primer cribado de gran precisión y al que se habrá dedicado muy poco tiempo.

El candidato no tiene que redactar complejos currículos, sino que debe responder a unas pocas preguntas y grabar un vídeo

Al igual que en Tinder, el responsable de recursos humanos de la empresa contratante podrá deslizar el dedo a un lado u otro para validar o rechazar al candidato, y lo mejor del asunto es que podrá iniciar un chat con los seleccionados.

Las empresas podrán publicar sus anuncios en tiempo récord: con un par de minutos será suficiente. Y parece que el sistema está funcionando puesto que el pasado mes de marzo la firma anunció que contaba con más de 400.000 impactos en su plataforma (aunque no detalla la proporción de candidatos y anunciantes). Casi nada.

¿El modelo de negocio? Aquí Tall ha sido más convencional: un anuncio de prueba gratis, con la posibilidad de adquirir anuncios adicionales individualmente, o bien una tarifa plana de poco más de 50 euros al mes, y así “ahorrarse los intermediarios”, como anuncian en la web.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios