se estrenará primero en el iphone

(Escribiendo...) Outlook evoluciona hacia Flow, un correo instantáneo tipo WhatsApp

Flow consiste en una extensión del servicio de correo electrónico de Outlook que permite establecer lo que Microsoft denomina como "conversaciones" con nuestros interlocutores

Foto: (Escribiendo...) Outlook evoluciona hacia Flow, un correo instantáneo tipo WhatsApp

Parece que poco a poco Microsoft va poniendo las cartas en orden en su baraja, y no era tarea fácil. Outlook, uno de sus productos estrella en el segmento corporativo, se había convertido en un monstruo demasiado pesado y por otro lado, el spam estaba dinamitando los cimientos de la comunicación en las empresas.

Había que hacer algo, y era urgente. La suite integrada en Office requería un buen restyling para seguir liderando la comunicación y gestión de agenda en las empresas, pero sobre todo para hacer frente al inapelable éxito de soluciones como Slack, cada vez más populares en las comunicaciones corporativas. ¿Qué hacer? ¿Matar a Outlook y empezar de cero?

Esta fue nuestra primera sospecha al conocer la compra de Acompli por parte de los de Redmond, pero lo cierto es que de esta medida surgió una versión renovada del que sea posiblemente el mejor cliente de correo para el iPhone. Y se llama también Outlook. Pero aquí no ha terminado el recorrido de la popular aplicación: Microsoft tenía bien preparada la respuesta a Slack, y se llamará Flow.

Hemos conocido esta interesante evolución del programa gracias a una indiscreta filtración en la propia web de la casa, aunque a estas alturas uno ya no cree en los errores.

En Flow uno escribe y el mensaje llega al instante al receptor, sabiendo además, que la comunicación no está distorsionada por el ruido externo

Flow consiste en una extensión de Outlook que permite establecer lo que ellos llaman “conversaciones” con nuestros interlocutores. Y atentos porque el movimiento es interesante: el equipo de Satya Nadella ha renunciado a sacrificar la marca Outlook, tan popular, pero también a terminar con su funcionalidad.

Si lo recuerdan, uno de los principales obstáculos en la adopción de Slack por parte de las empresas reside en que da por completo la espalda al correo electrónico: su producto es un sistema de comunicación paralelo al email, y esto tiene muchas ventajas… pero grandes inconvenientes. ¿Qué hacer con los correos electrónicos externos? ¿Cómo integrarlos en la plataforma? Los creadores de Windows vieron claro que, pese a su creciente saturación, el correo electrónico seguirá siendo imprescindible, y la solución ha sido salomónica: permitir a las empresas seguir usando Outlook, pero incorporar un sistema de comunicación paralelo (pero integrado) bautizado como Flow.

Sin saludos ni despedidas: comunicación directa

Hace unos días nos hicimos eco del gran crecimiento que estaban viviendo herramientas como Telegram en el mundo de las empresas, y es que la comunicación ha evolucionado de tal manera que necesitamos respuesta inmediata, o al menos tener la certeza de que nuestro mensaje ha sido leído. Hoy en día, enviar un correo electrónico es como tirar una piedra a un pozo: en ocasiones escuchamos el sonido del agua, pero otras no se sabe muy bien qué ha sucedido.

Boletines, suscripciones, correos no deseados… el email está sobresaturado y ha perdido un gran peso en algo tan crítico para una empresa: las comunicaciones. Slack ofrece una plataforma mediante la cual el correo electrónico se transforma en un chat: uno escribe y el mensaje llega al instante al receptor, sabiendo además, que la comunicación no está distorsionada por el ruido externo. Telegram y WhatsApp hacen básicamente lo mismo, y Microsoft ha tomado buena nota de esta inmediatez.

Flow es en realidad una aplicación anexa a Outlook, pero que se integra a la perfección en la segunda. Es decir, uno envía un email a través de Outlook y el interlocutor al responder, si tiene Flow instalado, iniciará un chat dentro del propio Outlook.

No hay curva de aprendizaje para la ingente base instalada de licencias por el mundo: se usa de forma intuitiva y la propia aplicación discrimina esa conversación apartándola de la sobredosis de correos. Los de Redmond han tirado la piedra pero han escondido rápidamente la mano con un no comment al ser preguntados por el despiste. Pero parece que en poco tiempo podríamos tener novedades sobre el movimiento.

La firma estrenaría esta primera versión en el iPhone. ¿Por qué? Porque el móvil de Apple es el que más utiliza globalmente (considerando también los ordenadores), el correo electrónico. Aunque evidentemente, Flow llegará al resto de plataformas y equipos.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios