su foto se utiliza para estudiar algoritmos

Lena, la modelo de Playboy que se convirtió en el 'lorem ipsum' de la fotografía

La fotografía de Miss Noviembre de 1972 se ha convertido en parte fundamental de la historia de la fotografía y el procesamiento de imágenes, entre quejas de sexismo y violaciones de 'copyright'

Foto: La foto original de Lena Söderberg (Playboy/Dwight Hooker)
La foto original de Lena Söderberg (Playboy/Dwight Hooker)

En noviembre de 1972 la revista Playboy salió a la venta como todos los meses. Una de las chicas que posaban entre sus páginas era la modelo sueca Lena Söderberg, que entonces contaba con 21 años. Nadie podía imaginar que un símbolo erótico se convertiría, sin saberlo, en parte de la historia de la fotografía y el procesamiento de imágenes.

“En los últimos 25 años ninguna fotografía ha sido más importante en la historia de las imágenes digitales y la comunicación electrónica, y hoy la misteriosa Lena es considerada como la Primera Dama de internet”, asegura la Universidad Carnegie Mellon (EEUU).

Y es que Lena no saltó a la fama por sus curvas ni su rostro, sino por ser la imagen de prueba más popular en los algoritmos de compresión de imagen. Incluso en la actualidad. Los libros de fotografía digital están repletos de infinitas variantes con la cara de la modelo: a distintas resoluciones o con distintos valores de compresión. La modelo sueca se convirtió así en una especie de lorem ipsum de la fotografía.

Pero, ¿cómo saltó Miss Noviembre de las páginas de Playboy a los libros de fotografía digital? El culpable fue Alexander Sawchuk, por entonces profesor de ingeniería eléctrica en la Universidad de California del Sur (USC). Ante la urgencia de conseguir una buena imagen que escanear para utilizar en un artículo científico, y cansado de las típicas muestras que se empleaban por entonces, el investigador, optó por el retrato de Lena.

Söderberg no descubrió que era famosa hasta casi 25 años después

Qué hacía el número de noviembre de Playboy en el laboratorio de Sawchuk es algo que no ha trascendido. Sin embargo, el motivo de la elección fue menos superficial de lo que pueda parecer: el joven investigador buscaba una cara humana que fuera brillante para que tuviera un rango dinámico amplio. Así podría mostrar y comprar el resultado que los algoritmos producían sobre el retrato de Lena.

Y así fue como, en julio de 1973, Sawchuk utilizó un escáner Miurhead de tambor para escanear una imagen de 512 x 512 píxeles a color, que luego se procesó con un Hewlett Packard 2100. La imagen, que por limitaciones técnicas sólo mostraba la cara de la modelo, todavía puede encontrarse en la base de datos de la Escuela de Ingeniería de la USC.

La foto escaneada junto a algunas de sus variaciones
La foto escaneada junto a algunas de sus variaciones

El escaneo puede parecer una tarea simple hoy en día, que puede hacerse con cualquier smartphone, pero en los años 70 los escáneres eran un bien escaso. Por eso (y probablemente también por la belleza de Söderberg) numerosos investigadores pidieron una copia para trabajar con ella. Utilizar la misma imagen resultaba más práctico, al poder comparar los resultados de cada algoritmo de forma muy visual, y qué mejor patrón que el rostro de una joven sueca. Así Lena comenzó a conquistar el mundo digital.

Conforme el uso de Lena se popularizó surgieron los problemas, desde la infracción de derechos de autor al sexismo y la pornografía. En cuanto Playboy descubrió que se estaba usando una imagen suya se puso en contacto con la revista Optical Engineering, que todavía hoy utiliza con frecuencia la imagen. Afortunadamente la publicación de entretenimiento para adultos fue comprensiva y autorizó el uso, siempre y cuando fuera con fines científicos y educativos, algo muy inusual debido al celo con el que la revista protege su trabajo. 

Menos amables fueron las acusaciones de sexismo: numerosos profesionales, hombres y mujeres, han criticado la elección de la fotografía alegando que los motivos de su uso son debidos al alto porcentaje de varones que todavía copa el sector digital más que a razones científicas. Por eso un par de investigadoras publicó, en 2012, un trabajo sobre visión artificial en el que la omnipresente Lena había sido sustituida por el modelo italiano Fabio Lanzoni (famoso por protagonizar las portadas de la mayoría de novelas románticas de los años 80 y 90).

Utilizar la misma imagen resultaba más práctico para comparar resultados de forma visual, por lo que muchos investigadores pidieron una copia

Curiosamente, esta no era la primera vez que se utilizaba a una modelo de Playboy para mostrar los resultados de diferentes algoritmos: en 1961 Teddi Smith ya había pasado a la historia de la fotografía digital en una tesis del Instituto Tecnológico de Massachusetts. Pero fue Lena quien pasó a la historia y, aunque cada vez menos, todavía es posible encontrarla en libros y trabajos de todo el mundo. Incluso la edición humorística de Windows 93 quiso rendirle homenaje a su modo.

Mientras todo esto sucedía, la verdadera Lena permanecía ajena a su popularidad. Söderberg tardó casi 25 años en descubrir su fama, cuando un grupo de ingenieros la invitó a una conferencia que tuvo lugar en Boston en 1997. Sólo entonces descubrió, con agrado, que se había convertido en un mito de internet. La fotografía original (de cuerpo entero) aparece incluso en la película de Woody Allen Sleeper (1973), como uno de los objetos del pasado que el protagonista, un viajero en el tiempo, debe reconocer. Una tarea sencilla habida cuenta la impronta. imborrable, que ha dejado Lena en internet.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios