El primer lanzallamas portátil carboniza su campaña de 'crowdfunding'
  1. Tecnología
ha recaudado más de 70.000 dólares

El primer lanzallamas portátil carboniza su campaña de 'crowdfunding'

Capaz de arrojar fuego a más de 8 metros, XM42 ha vendido más de 70 unidades en un par de días. Sus pacíficas aplicaciones, como limpiar la nieve, no han impedido la polémica en EEUU

Foto:

Fuego. Y en cantidades”. Esa era la solución del doctor Julius Hibbert en un capítulo de Los Simpson. Ahora este remedio está más al alcance de todos gracias al estadounidense Chris Byars. Él, junto con Jim Stewart y Tony Sroka han diseñado el primer lanzallamas portátil disponible comercialmente del mundo, y financiado enteramente mediante crowdfunding. La idea nació en el año 2007 en la quebrada ciudad de Detroit.

“El lanzallamas es algo en lo que siempre he estado interesado. Su uso en películas y videojuegos me ha fascinado con los efectos visuales producidos por una inmensa lengua de fuego” cuenta a Teknautas Chris Byars, CEO de XM42, la empresa detrás del invento. “Hemos desarrollado un lanzallamas porque queríamos producir algo que no estuviese en el mercado. Queríamos llevar al mercado que represente lo que un lanzallamas real deberías ser”.

En pleno siglo XXI, con la guerra de Vietnam finalizada y ningún apocalipsis zombi a la vista, ¿para qué podría alguien necesitar un lanzallamas? Los usos prácticos (y completamente pacíficos) que enumera el fabricante no son pocos, desde la eliminación de malas hierbas que crezcan en el pavimento a la limpieza rápida de hielo y nieve.

Dispara un chorro de gasolina desde un depósito de un litro mientras que el dispositivo de encendido hace prender el combustible

XM42 también es idóneo para las quemas agrícolas controladas de follaje y el control de insectos y plagas por la vía rápida. En última instancia, también se puede utilizar para exhibiciones pirotécnicas o encender la hoguera. Y, por qué no, para simplemente divertirse con los amigos.

El mecanismo del lanzallamas es sencillo. XM42 dispara un chorro de gasolina desde un depósito que tiene un volumen de un litro mientras que el dispositivo de encendido hace prender el flujo de combustible. A diferencia de lo que ocurre con otros modelos, en este caso no es necesario llevar una mochila de combustible a la espalda. Además, el alcance de la llama no está nada mal: unos 8 metros de distancia.

Para financiar la producción en serie del lanzallamas XM42 han creado una campaña de crowdfunding en Indiegogo. En sólo un par de días ya han superado el objetivo inicial de 40.000 dólares y vendido más de 70 unidades. El precio es de 699 dólares (unos 640 euros) con gastos de envíos incluidos para Estados Unidos, aunque también venden a otros países pagando un coste adicional.

El invento, como no podía ser de otra forma, ha encendido la polémica. En EEUU, los estados de California y Maryland no permiten la venta de lanzallamas, y será necesario ser mayor de 18 años para comprarlo en el resto. La producción en serie y la entrega de los primeros lanzallamas será en septiembre de 2015.

placeholder

Imprime tu arma

XM42 no es la primera arma que ha aprovechado las nuevas tecnologías para su producción y difusión. Liberator es la primera pistola diseñada y fabricada con una impresora 3D. Su creador es el tejano (¿de dónde si no?) Cody Wilson. Tiene 26 años y se define como “criptoanarquista”. Su idea es un mundo donde cada cual puede producir su arma. El diseño es open source y puede encontrarse en internet. Además, como la tecnología siempre va un paso por delante de las leyes, es legal la venta y producción de armas con impresoras 3D en Estados Unidos aunque algunas ciudades como Filadelfia ya han prohibido su producción.

XM42 es idóneo para las quemas agrícolas controladas de follaje y el control de insectos y plagas por la vía rápida

El diseño de Wilson ha causado más de un susto. Yoshitomo Imura fabricó dos pistolas basadas en Liberator y subió un vídeo en el que las enseñaba y declaraba haberlas fabricado con una impresora tridimensional. Ello le costó dos años de cárcel en Japón por violar las leyes de control de armas de fuego y fabricación de artefactos explosivos.

De esta manera se convirtió en la primera persona detenida por una pistola 3D. “Yoshitomo Imura es una persona de carácter fuerte y virtuoso bajo condiciones desfavorables. Expresó con su trabajo nada más que virtud, pero esta es condenada al ostracismo por su sociedad. Realizó su trabajo abiertamente, sin recelos, miedo o deshonor”. Con estas palabras defiende Cody Wilson al japonés. XM42 ha sido creado con fines pacíficos, pero teniendo en cuenta que arroja llamas a más de 8 metros, no sería de extrañar que alguien acabara quemado.

Crowdfunding
El redactor recomienda