es obligatoria desde el pasado 15 de enero

España se enreda con la factura electrónica

A pesar de que se impuso a principios de 2015, a día de hoy muchas entidades públicas no están cumpliendo con las condiciones técnicas mínimas requeridas y FACe presenta algunas dificultades

Foto: España se enreda con la factura electrónica

Desde el 15 de enero de 2015 las empresas proveedoras de la Administración y determinados sectores de actividad deben utilizar la factura electrónica de forma obligatoria. La Ley 23/2013 que, según el Gobierno puede suponer un ahorro total de entre 41 y 51 millones de euros, exige utilizar este tipo de facturación en aquellos importes superiores a 5.000 euros. Sin embargo, a día de hoy muchas entidades públicas no están cumpliendo con las condiciones técnicas mínimas requeridas y FACe, el punto general de entrada de facturas electrónicas, no siempre funciona todo lo bien que debería.

Según un informe publicado por Seres, todavía existen casos en la administración regional y municipal donde se solicita el envío en papel. Otras limitan la recepción mediante formularios web o correo electrónico. Algo parecido ocurre con algunas Comunidades Autónomas, que a pesar de haber firmado el convenio de adhesión a FACe siguen sin poder recibir facturas electrónicas de forma óptima.

Este es el caso de Castilla y León. "Si quieres emitir una factura electrónica a la Junta de Castilla y León tienes dos opciones: su propio punto de entrada o FACe. Pero la realidad es que con esta última de momento sólo tienen un convenio, ya que no está operativa. El punto de entrada propio por su parte, no cumple con la Resolución del 10 de octubre de 2014 por la que se establecen las condiciones técnicas mínimas requeridas", han explicado desde Seres a Teknautas.

Todavía existen casos en la administración regional y municipal donde se solicita el envío en papel, en lugar de la factura electrónica

Según el informe, el 32% de las Comunidades Autónomas no están adheridas a FACe (es decir, utilizan otro punto de entrada), o su conexión es limitada. Esto significa que no cumplen con algún requisito como por ejemplo lo puede ser no tener publicado el DIR3 y que no se sepa qué número tiene identificado la entidad que tiene que recibir la factura, o que el formato sea en pdf cuando en realidad debe ser en factura-e.

"Debido a que algunas administraciones muestran problemas, terminan solicitando la factura por correo electrónico o pdf", ha añadido Alberto Redondo, director de marketing para Iberia y Latinoamérica de la compañía.

Una plataforma digital que presenta problemas

Generar una factura electrónica mediante la plataforma factura-e y después enviarla a través de FACe también conlleva algunos problemas. Para empezar, si queremos crear un nuevo receptor en factura-e, la herramienta muestra dos opciones: y No. Actualmente es necesario darle al No para después crear cada centro administrativo individualmente.

FACe presenta otras dificultades que pueden complicar la vida de cualquier usuario de internet no muy avanzado. Además de requerir la última versión de Java actualizada, suele dar error con Chrome y Firefox, aunque no con Internet Explorer. No son los únicos problemas. Las quejas de los usuarios sobre los fallos técnicos son, a día de hoy, numerosas, según han reconocido en Seres.

Según advirtió el Gobierno, la normativa que obliga a emitir las facturas en formato electrónico tiene como objetivo incrementar el control contable de las administraciones públicas de cara a la consecución del déficit, proteger contra la morosidad a los proveedores, ya que quedará constancia electrónica de la presentación de facturas, y profundizar en la lucha contra el fraude.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios