Como Jesucristo, pero demostrado por la ciencia: así se camina sobre el agua
  1. Tecnología
la clave es pesar poco... o correr mucho

Como Jesucristo, pero demostrado por la ciencia: así se camina sobre el agua

Un nuevo estudio ha analizado la física tras esta curiosa técnica que comparten multitud de animales con el objetivo de desarrollar robots e incluso barcos que mimeticen a mosquitos, lagartos y arañas

placeholder Foto: Un basilisco corre sobre la superficie del agua (Bence Mate/Nature Picture Library/Corbis)
Un basilisco corre sobre la superficie del agua (Bence Mate/Nature Picture Library/Corbis)

En el Evangelio de Mateo, Jesús asusta a sus discípulos al caminar sobre las aguas, una habilidad queno es ningún milagro para algunos insectos, lagartos y sí, incluso aves y mamíferos. Se conocen más de mil especies que parecen desafiar la gravedadentre las que, ya adelantamos, no se encuentra el ser humano. ¿Magia? Más bien física.

Todos hemos visto alguna vez cómo un vaso de agua lleno no se desborda a pesar de superar el borde. Este curioso efecto se produce por las fuerzas cohesivas que actúan entre las moléculas de cualquier líquido y las mantiene unidas, y que recibeel nombre de tensión superficial. "Es una propiedad de la interfaz que se crea entre aire y agua y que hace que esta se comporte como un trampolín",explicael investigador del MIT experto en dinámica de fluidos, John Bush.

Algunos investigadores han estudiado estos trucos de la naturaleza para desarrollar tecnologías que imiten las tácticasde los insectos. Así lo ha hecho un equipo de investigadores chinos, que esta semana ha publicado en la revista AIP Advances la “lógica mecánica” que subyace tras la flotación de losmosquitos."Al reducir la superficie total de la pata en contacto con el agua, la fuerza adhesiva del líquido sobre el insecto se reduce enormemente y facilita el despegue", explican los investigadores, que pretendendesarrollar en el futuro pequeños robots acuáticos basados en este sistema.

Muchos animales lo suficientemente pequeños y ligeros utilizan la tensión superficial en su favor para mantenerse a flote. Los zapateros son algunos de los más conocidos: sus largas patas mantienen la tensión superficial del agua y les permite avanzar como si remaran. Para evitar que este bote naufrague, la punta de sus extremidades está recubierta de una capa de pelos de cera que repele el agua y genera diminutas burbujas de aire sobre la que se apoyan. Una costumbre que no es exclusiva de los insectos, pues algunas arañas también han desarrollado esta capacidad, hasta el punto de deslizarse sobre el agua aprovechando el viento, como si fueran un simple barco.

Algunos reptilesson tan pequeños que cada gota de lluvia es para ellos como un bombardeo. Con sus 4 centímetros de largo, el geco pigmeo de Brasil lo tiene difícil para romper la tensión superficial aunque se lo propusiera, pero es que además su piel es hidrófoba (repele el agua), lo que le permite mantenerse cómodamente a flote para escapar de sus numerosos depredadores.

Mención aparte merecen loscaracoles que, a diferencia de insectos y arañas, son capaces de mantenerse sobre la superficie del agua… por debajo. Algunos de estos gasterópodos llevan a cabo diminutos movimientos ondulantes con su pie, que acompaña las ondulaciones del agua para resistir las perturbaciones del líquido y no resbalar.

Si eres demasiado grande… corre mucho

Todos estos animales aprovechan su ligero peso (combinado con otros trucos) para mantenerse a flote. El resto, más grandes, sólo tienen una opción si quieren evitar hundirse: correr muy deprisa y sin parar.

Entre estos corredores acuáticos, el ejemplo más famoso es, posiblemente, el del basilisco. Estos pequeños lagartos similares a iguanas (y que nada tienen que ver con las criaturas mitológicas) corren sobre el agua para escapar de posibles depredadores o para cazar sus propias presas. Para no hundirse, logran que el agua retroceda bajo sus pies con cada paso, pero dándoles el tiempo suficiente para dar el siguiente paso antes de sumergirse.

Los achichiliques son aves acuáticas que, como cualquier pato, nadan tranquilamente sobre el agua. Sin embargo, su curiosa danza de apareamiento incluye un paso en el que la pareja corre sobre el agua sin separarse durante20 metros metros, llegando a alcanzar los 20 pasos por segundo. Unrécord que sólo es posible gracias a la peculiar estructura de sus patas traseras.

Los delfines son los únicos mamíferos de esta lista, aunque hagan trampa. Cualquiera que haya estado en un oceanográfico habrá visto cómo, en uno de sus trucos, avanzan de espaldas sobre el agua, un comportamiento difícil de observar en la naturaleza. Esto lo consiguen agitando con fuerza su cola hacia delante y atrás, al mismo tiempo que elevan sus cuerpos verticalmente sobre la superficie. Además, en este caso se ignora qué función tiene, pues el objetivo no es huir de depredadores ni capturar ninguna presa. Por este motivo, y dada su naturaleza juguetona, algunas científicos consideran que no tiene una mayor meta que la de divertirse un rato.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Animales Física
El redactor recomienda