UN RELOJ DE TINTA ELECTRÓNICA EN COLOR

Guerra del 'smartwatch', día 1: Pebble Time rompe el récord de financiación

Hizo fortuna cuando nadie vendía relojes inteligentes y, ahora que el mercado está a punto de despegar, Pebble vuelve a golpear con un dispositivo que promete una semana de autonomía

Foto: Guerra del 'smartwatch', día 1: Pebble Time rompe el récord de financiación

Al principio Pebble no era Pebble, sino Eric Migicovsky, un ingeniero de sistemas con un diseño que nadie quería financiarle. Parece que fue ayer, pero en 2011 resultaba complicado encontrar inversores para el hardware de muñeca. Reunió tan poco, apenas 370.000 dólares, que empleó el dinero en fundar su empresa, Pebble Technology, y fiar el desarrollo al novedoso sistema de la financiación colectiva. Pidió 100.000 dólares y recibió más de 10 millones, estableciendo un nuevo récord en Kickstarter y garantizando a la startup la calidad de desarrollo que su imaginación fuese capaz de concebir.

Pebble, el original, ha vendido más de un millón de unidades. Ya saben que los fabricantes antes te ponen un piso que te revelan una cifra, pero las estimaciones sostienen que, si alguien ha vendido más smartwatches, sólo ha podido ser Samsung y por muy poquito. Quizá algunos de sus clientes sean compartidos, ya que el éxito de Pebble está en su posicionamiento: mientras el resto de marcas están centradas en miniaturizar un smartphone -y también la batería-, Migicovsky ve al smartwatch como lo que es, un producto nuevo, que para despegar necesita un modelo propio y no la adaptación de los anteriores.

Pebble optó por la tinta electrónica, parecida a la de los ereaders, en favor de la autonomía energética. Mientras, su competencia ha ido ampliando sus pantallas -o esferas- más y más, haciéndolas más brillantes y definidas, replicando siempre las funcionalidades del smartphone. Tanto es así que, con el Apple Watch a la vuelta de la esquina, lanzar en 2015 un reloj inteligente sin pantalla OLED resulta temerario.

Pebble lo ha hecho. El Pebble Time es un smartwatch de tinta electrónica solo que, sorpresa, es en color. Documentando he comprobado que la tinta electrónica en color ya existía, pero les confieso que yo nunca la había visto y que me ha sorprendido verla en funcionamiento. Echen un ojo.

La gran ventaja de la tinta electrónica es que mientras está fija no gasta electricidad. Gracias a ella se logra que el Pebble Time esté constantemente encendido, tirando de batería sólo para actualizar el minutero, y aguante sin carga una semana. Además, Pebble ha anunciado un nuevo sistema operativo, también propio, que contará con 65.000 aplicaciones el día de lanzamiento.

Micovsky ha querido así salir al paso de las críticas al anterior modelo, que sólo cuenta con ocho aplicaciones. "Nos centramos en que las aplicaciones que saliesen estuvieran adaptadas a la pantalla, no fue fácil", explica a The Verge. Según aseguran desde la empresa, tienen a una legión de desarrolladores adaptando su software para Pebble Time. Pese a que estuvieran exagerando, 65.000 aplicaciones son muchas; alguna útil habrá.

Pebble Time completó su financiación en pocos minutos y va camino de convertirse en otra leyenda del 'crowdfunding'

Nada más se sabe de momento, porque la compañía planea fragmentar la información a lo largo de todo el mes para retener la atención del mercado. El reloj llegará en mayo en tres colores por 199 dólares. En un último guiño a sus fieles, la compañía ha anunciado que distribuirá patrones para que cualquier usuario pueda imprimir sus propias correas.

Para entonces ya conoceremos el Apple Watch que, supuestamente, será el detonador del mercado. No serán competencia, sino mucho más que eso: serán las cabezas de dos conceptos distintos del smartwatch. Y ya saben que en tecnología los duopolios son rara avis. La guerra del smartwatch empezó ayer. "Gracias a vuestra aportación estos tres años hemos sido capaces de crear el primer smartwatch de verdad", reza en el anuncio de Pebble.

Pebble Time, más que un producto, es una declaración de intenciones. La pintada "It's Pebble Time!" adorna sus oficinas. Micovsky va a por todas  y ha paseado el prototipo por las redacciones de Engadget, Cnet y The Verge para asegurarse un lanzamiento caliente en Kickstarter. Lo ha conseguido: el medio millón que pedía se lo embolsó a los 19 minutos; a los 44, el millón. 

En la madrugada de ayer, Pebble Time rondaba los 8 millones de dólares recaudados, acercándose a la consola Ouya y desafiando a la fabulosa nevera que levantó 13 millones. ¿Apuestas? Yo digo que rompen el récord antes del viernes.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios