ha arrebatado el primer puesto a Samsung en china

El avance imparable de Xiaomi: crece un 186% en el último año

En pocos años Xiaomi se ha convertido en la 'startup' más valorada del mundo -40.000 millones de euros- y ha arrebatado al gigante Samsung el primer puesto en el podio de ventas en China

Foto: El Consejero Delegado de Xiaomi, Lei Jun (Fotografía: Reuters).
El Consejero Delegado de Xiaomi, Lei Jun (Fotografía: Reuters).

“Hace tres años hubiese dado cualquier cosa por tener un iPhone, pero como no tenía trabajo me compré un Xiaomi Mi2S porque era barato y me habían dicho que funcionaba bien. Ahora ya puedo permitirme cualquier teléfono, pero paso de Apple y de Samsung. Estoy esperando a que me llegue el nuevo Xiaomi NotePro”.

El ejemplo de Wu Yue, un joven ingeniero residente en Shanghái, refleja a la perfección el camino que ha recorrido Xiaomi en China. Sólo hace cuatro años que lanzó su primer smartphone, destinado a los internautas jóvenes y publicitado con vídeos cutres en los que se mostraba su resistencia poniéndolo en el camino de un coche en marcha, y ahora es la startup más valorada del mundo -40.000 millones de euros- y la empresa que ha conseguido lo que parecía imposible: arrebatarle a Samsung el primer puesto en el podio de ventas en el país más poblado del planeta.

Sucedió por primera vez durante el segundo trimestre del año pasado y muchos creyeron que sería algo coyuntural. Pero los datos de IDC son rotundos y demuestran que en 2014 Xiaomi se colgó la medalla de oro en el mercado más apetitoso del mundo: acabó el año con una cuota del 12,5%, cuatro décimas por encima del coloso surcoreano, y se encaramó a la tercera posición en el ranking global.

Y no se trata de algo puntual. De hecho, la trayectoria de ambos demuestra que el sector se encuentra en un punto de inflexión: mientras Samsung cayó en China un 22,4% con respecto a los datos de 2013, la compañía que dirigen Lei Jun -Consejero Delegado- y Lin Bin -Presidente- creció nada menos que un 186,5% en tasa anualizada.

Por su parte, aunque el año pasado Apple ni siquiera se aupó al top 5 de fabricantes, los datos del último trimestre reflejan el poderío de las dos versiones del iPhone 6, que otorgaron a la manzana mordida el segundo puesto a 1,4 puntos porcentuales de Xiaomi, y auguran para este año una guerra sin cuartel entre el Xiaomi Note y el móvil de Apple.

Ambos han sabido arrebatarle a Samsung el interés de los consumidores chinos por los phablets pero, ¿cómo ha conseguido Xiaomi un éxito tan fulgurante? Lin Bin lo explicó con claridad en una entrevista con este periodista: “La clave está en la relación calidad-precio”.

La clave está en la calidad-precio

Xiaomi ofrece teléfonos móviles de prestaciones elevadas a un precio muy atractivo. Y lo consigue gracias al hecho de que únicamente vende sus terminales en internet y que lo hace sin apenas gastar en publicidad. “Eso nos permite eliminar todos los costos relacionados con el canal de venta, que pueden superar incluso el 30% del precio del teléfono. Con la penetración que internet tiene ahora en China y en casi todo el mundo, ese gasto es innecesario”, explica Lin.

“Y lo mismo sucede con el marketing. Nuestro presupuesto en promoción al estilo clásico es mínimo: nos volcamos en las redes sociales y contamos con la ventaja de una comunidad implicada que ayuda a la creación de la imagen de marca en la red. El costo de esa publicidad es casi cero, y así es como podemos ofrecer las mismas prestaciones que nuestros competidores, o incluso más, a un 50% del precio”.

Además, a diferencia de otras almidonadas marcas chinas como Huawei o ZTE, Xiaomi ha sabido crear una imagen joven y desenfadada. Tanto que el año pasado colocó dos millones de conejos de peluche, la mascota de la empresa, entre muchos otros accesorios que dejan más beneficios que los propios terminales. Porque, a pesar de que el año pasado vendió más de 61 millones de móviles -y este año se ha puesto el listón en los cien millones-, Xiaomi sólo obtuvo unos beneficios de 40 millones de euros, calderilla para cualquier otro fabricante de su tamaño.

Xiaomi ofrece móviles de prestaciones elevadas a un precio atractivo gracias a que sólo vende en internet y sin gastar prácticamente en publicidad

Quizá por eso con el Note Pro ya apunta más alto. “Xiaomi ha dado un salto de calidad importante”, comenta Wu. “Al principio era la marca de los diaosi, como conocemos en China a los jóvenes que apenas tienen dinero, pero ahora ya apuesta por el segmento más alto, donde imagino que habrá más margen. No creo que tarden mucho en lanzar algún móvil que tenga el mismo glamur del iPhone para los tuhao, como llamamos aquí a los pijos y a los nuevos ricos”.

De momento lo que sí ha conseguido Xiaomi es convencer a decenas de millones de usuarios en todo el mundo de que su sistema operativo -el MIUI, basado en Android- es el mejor del mercado. “En gran parte se debe a que escuchamos a nuestros usuarios, que participan con sus sugerencias en el desarrollo de nuevas versiones. Nosotros, a diferencia de Samsung y de Apple, les escuchamos y aprovechamos las mejoras que proponen”, dispara Lin.

Así, MIUI está disponible para más de 300 modelos, la mayoría fabricados por otras marcas. Es una estrategia para lograr ingresos que ha comenzado a copiar también su competencia más directa, Meizu. “Ante la caída de beneficios por la venta de los teléfonos, tenemos que buscar nuevos caminos para lograr capital”, comenta el vicepresidente de esa marca, Li Nan.

En cualquier caso, Xiaomi no sólo recibe alabanzas. Una de las críticas más comunes a las que tiene que hacer frente está relacionada con el respeto a la propiedad intelectual. Hablando en plata: que copia a otras empresas. Apple suele ser la que más a menudo se menciona porque Lei Jun imita la estética de Steve Jobs en sus presentaciones, e incluso el one more thing con el que solía concluirlas. Pero Xiaomi reivindica su derecho a inspirarse en terceros y a rendirles tributo -tanto Lei como Lin son fans de Apple-, y niega que haya nada más. De hecho, en el último lanzamiento Lei anunció que el año pasado Xiaomi se hizo con más de dos mil patentes. “Somos un buen ejemplo de que el Made in China puede ser sinónimo de calidad”, sentencia Lin.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios