EMPRESAS MÁS PEQUEÑAS ESCALAN EN EL MERCADO

No toda China es Alibaba; Yetang y JD lo demuestran

No todo en el ciberespacio chino pertenece al grupo Alibaba. De hecho, aunque el principal conglomerado empresarial de comercio del mundo controla casi el 80%

Foto: Yan Zhang y Natasia Guo, fundadores de Yetang.
Yan Zhang y Natasia Guo, fundadores de Yetang.

No todo en el ciberespacio chino pertenece al grupo Alibaba. De hecho, aunque el principal conglomerado empresarial de comercio electrónico del mundo controla casi el 80% de las transacciones que se cierran en el espacio virtual de China, el pastel es tan grande (KPMG estima que este año moverá 540.000 millones de dólares), que hay sitio para una constelación de empresas de todos los tamaños.

Algunas son gigantes de la talla de JD.com, que se adelantó al gigante que dirige Jack Ma en su salida a bolsa en Estados Unidos, y otras tienen una dimensión mucho más modesta y se centran en nichos de mercado que, aunque pueden parecer insignificantes a primera vista, resultan muy atractivos para los inversores.

El año pasado Guo y Yan no tuvieron excesivos problemas para conseguir llevar a cabo una ampliación de capital de cinco millones de dólaresEs algo que ya supieron ver en 2012 Natasia Guo y Yan Zhang, dos jóvenes emprendedores chinos que habían crecido en Estados Unidos y que decidieron regresar a Pekín para crear un portal dedicado al diseño. “Yo llevaba ya unos años en China trabajando en el sector del comercio electrónico y había creado un blog sobre diseño chino”, comenta Guo en una entrevista con Teknautas. “Pronto me encontré con que tenía 350.000 seguidores y que muchos preguntaban dónde podían adquirir los productos sobre los que escribía. Las marcas y los diseñadores más exclusivos de China son difíciles de encontrar, y pensé que ahí había negocio”.

Eso sí, Guo tenía muy claro que su intención no podía ser la de competir con Taobao (C2C) o Tmall (B2C). “Cuanto más grande eres, más competitivo resultas, pero ya no existe la posibilidad de crear otro Alibaba u otro JD. Por eso, si eres pequeño, tienes que especializarte en un nicho de mercado que conozcas a fondo y que resulte novedoso. La clave está en diferenciarse”.

Una web con más de 15.000 artículos

Así nació Yetang, un portal dedicado a la venta de productos creados por diseñadores chinos (que conforman el 80% de los 500 registrados en la web), y por creadores extranjeros establecidos en China.

“Nuestro cliente es mujer en un 65%, pertenece a la clase media-alta y tiene entre 18 y 30 años. Busca productos fuera del mainstream, que marquen la diferencia pero que no sean excesivamente caros. De hecho, la mayoría de lo que vendemos tiene un precio inferior a los 300 yuanes (42 euros)”, explica Yan.

A diferencia de lo que sucede en las ramas C2C y B2C de Alibaba, donde los productos no están sujetos a ningún tipo de supervisión, el medio centenar de empleados de Yetang son quienes dan el visto bueno a los más de 15.000 artículos que están a la venta en la plataforma. “A los diseñadores les cuidamos, les ofrecemos servicios como pueden ser sesiones de fotografía para sus productos o asesoría sobre la forma de venderlos, y les proponemos dos opciones a la hora de trabajar con nosotros: un 30% de comisión si son ellos quienes se encargan de los envíos y de guardar el stock, o un 50% de comisión, sobre todo para quienes más venden, en el caso de que seamos nosotros quienes almacenemos el producto y lo enviemos a los clientes”.

El negocio funciona. Tanto que el año pasado Guo y Yan no tuvieron excesivos problemas para conseguir llevar a cabo una ampliación de capital de cinco millones de dólares, importe que les permitirá contratar a nuevos creadores y lanzar líneas exclusivas de Yetang.

“Contamos con la ventaja de que el comercio electrónico en China se ha desarrollado mucho y la mayoría de los diseñadores jóvenes ya no ansían tener un local propio. Muchos se lanzan directamente al ciberespacio, con una mentalidad que no tiene nada que ver con la de antes. De hecho, creo que nosotros nos hemos convertido en la plataforma ideal para nuevos talentos que no habrían conseguido despegar con las constricciones del comercio tradicional”.

Un cambio de modelo económico en China

Es, dice Guo, la simbiosis perfecta. Y las estadísticas le dan la razón porque Yetang crece a un ritmo del 40% mensual. “Y todavía hay margen para continuar con esa tendencia durante un tiempo”, asegura.

Su éxito además, es reflejo de un cambio de modelo económico en China, un país que se sacude la etiqueta del todo a cien para centrarse en la producción de bienes con mayor valor añadido.

Mientras sólo un 19% de los estadounidenses ha pagado alguna vez con el móvil, ese porcentaje se dispara hasta el 55% en China“La crisis, en parte, ha ayudado a los diseñadores alternativos. Parece una contradicción pero, por ejemplo en el sector textil, la caída de la demanda en los países desarrollados ha hecho que las fábricas comiencen a aceptar pedidos más pequeños que se ajustan mejor a las necesidades de los diseñadores que venden en nuestra web. Eso, junto a la explosión del comercio electrónico, ha creado la coyuntura perfecta para que florezcan otros talentos. En la provincia de Guangdong por ejemplo, en 2009 había sólo unos 100 diseñadores, mientras que ahora son mil”, añade Yan. Además, cada vez tienen más aceptación, y la mayoría ya se asegura un sueldo por encima de los 10.000 yuanes mensuales (1.430 euros).

Los dos emprendedores no sólo creen que han sabido ver la oportunidad de negocio, también aseguran que están preparados para el cambio en la mentalidad que ya se está dando entre los consumidores. “En 2014 se ha visto un cambio muy importante, sobre todo en los dispositivos desde los que se hacen las compras. Antes sólo un 15% se realizaba con móviles y tabletas, pero ahora ya es más de la mitad. Por eso, nosotros nos estamos centrando en la perfección de las aplicaciones que se utilizan en estos aparatos, que van a ser el futuro”.

Las cifras son rotundas al respecto. Mientras sólo un 19% de los estadounidenses ha pagado alguna vez con el móvil, ese porcentaje se dispara hasta el 55% en China, donde tanto compradores como vendedores están acostumbrados a los dispositivos móviles para administrar sus cuentas.

“Yo no sólo gestiono mis pagos con el móvil, también los cobros que hago a través de Alipay (el sistema de pago electrónico de Alibaba), y el stock de mi tienda online”, comenta Hu Yuan, una joven diseñadora de complementos de moda que se estrenó en el ciberespacio de la mano de Taobao y ahora ha dado el salto a Yetang, donde se siente mucho más protegida. “Nuestros clientes también lo están”, agrega Guo, “porque, a diferencia de otros, nosotros garantizamos la calidad del producto y que no se venden falsificaciones en Yetang”.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios