El filántropo podría ser un exjefe de paypal

Las misteriosas propinas de 10.000 dólares que enloquecen Instagram

Un generoso millonario recorre los bares más normales de Estados Unidos, y deja a su paso suculentas propinas y ni rastro de su identidad

Foto: Las misteriosas propinas de 10.000 dólares que enloquecen Instagram

-¿Cuánto le debo por el café?

-Son 2 dólares.

-Que sean 2.000.

El cliente deja sobre la mesa su American Express mientras anota algo sobre el recibo. El camarero mira atónito a izquierda y derecha, buscando la cámara oculta. Pero el hombre extiende el ticket al camarero con una sonrisa junto con la desorbitada propina mientras entrega la tarjeta de crédito. Todo fue casual, pero ese día nació @tipsforjesus (propinas para Jesús), que es justo el texto que escribió en el recibo y el punto de partida de un fenómeno que se ha convertido en viral.

El suceso tuvo lugar en septiembre de 2013 y nuestro anónimo y generoso protagonista se sintió tan bien al hacer feliz al afortunado camarero que comenzó desde ese día a repartir propinas desmedidas, de hasta 10.000 dólares, a lo largo y ancho de Estados Unidos y parte de México. En un principio, sólo los camareros disfrutaban en silencio de su suerte, pero este samaritano creó una cuenta de Instagram que desató la locura. A medida que repartía dinero por bares y restaurantes, la cuenta de esta red social acumulaba seguidores, hasta que los medios se hicieron eco. ¿Quién era @tipsforjesus?

La idea es dar ejemplo e intentar que otros millonarios encuentren una manera de ayudar a la gente de forma directa y fácil

“Digamos que he tenido suerte en la vida”, respondió uno de los hombres más perseguidos de Estados Unidos en la única entrevista -anónima, por descontado- que ha concedido hasta la fecha. Y posiblemente sea la última. El periodista que desenmascaró a este millonario tras múltiples llamadas lo describe como “alguien bien vestido, pero sin llamar la atención” y cuyo único motivo para repartir su fortuna es hacer el bien.

Se podría pensar que este personaje reparte sus propinas en bares y restaurantes de alto nivel. Craso error. Muy al contrario, el filántropo frecuenta tascas en las que el café no cuesta mucho más de un dólar. Se ha rumoreado que este millonario podría ser Jack Selby, uno de los ex jefazos de Paypal, pero nadie ha confirmado ni desmentido el rumor. Y mientras tanto, la tarjeta de crédito de nuestra estrella ya echa humo.

¿Cadena de favores o exhibicionista?

La cuenta de Twitter de @tipsforjesus también ha acumulado miles de usuarios, aunque muy lejos del impacto de Instagram, donde sus casi 90.000 seguidores contemplan con envidia las caras sonrientes de los sorprendidos camareros que exhiben sus propinas.

¿Estamos ante un espíritu altruista o un exhibicionista que disfruta desde el anonimato de su poder? Él defiende claramente lo primero: dar dinero a cambio de nada a gente que puede necesitarlo es una forma de repartir amor, y sigue un poco la filosofía que se mostró en la conocida película “Cadena de favores”.

La idea de @tipsforjesus es servir de ejemplo e intentar que otros jóvenes millonarios encuentren una manera de ayudar a la gente de forma directa y fácil. Algunos le han criticado argumentando que si lo que realmente quiere es ayudar, debería hacer una cuantiosa donación a una ONG. Nuestro divertido protagonista niega la mayor: “No se trata de repartir un trozo de la tarta, sino de conseguir que ésta sea más grande”.

Se ha rumoreado que este millonario podría ser Jack Selby, uno de los ex jefazos de Paypal

Dicho de otra manera, que su efecto en las redes sociales anime a otros a soltar la pasta en un contagio que comienza a ser replicado en algunos puntos del país. Se sabe que son ya varias las personas que se han animado a seguir el ejemplo, gracias al eco que ha tenido en las redes sociales.

La soñadora versión del multimillonario tiene su razón de ser, pero es inevitable pensar que hay algo, o mucho, de exhibicionismo. Solicitar a los afortunados que posen ante la cámara con su ticket esconde cierta exhibición de poder que, dicho sea de paso, no parece molestar a nadie. Su última propina fue hace unas horas, 4.000 dólares entregados en un bar de copas de Hollywood. Que siga la fiesta. Nuestro hombre entre tanto sorbe el último trago de café mientras concluye: “Es muy fácil hacer el bien, aunque un poco caro, eso sí”.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios