Es noticia
Menú
La web que dibuja el macabro mapa inmobiliario de Japón
  1. Tecnología
marca los pisos donde se han producido muertes

La web que dibuja el macabro mapa inmobiliario de Japón

¿Alquilaría un piso en el que hubo un asesinato? En Japón, un país en el que la superstición está a la orden del día, muchos se lo pensarían dos veces

Foto: Mapa de las muertes de Tokio
Mapa de las muertes de Tokio

¿Alquilaría un piso en el que se ha producido un asesinato? ¿Compraría una casa en la que se suicidaron sus antiguos dueños? Puede que no tenga ningún reparo, pero en Japón, un país en el que la superstición está a la orden del día, muchos se lo pensarían dos veces. Tanto, que esas viviendas con las que se ha cebado el infortunio tienen incluso una denominación, jikobukken, y los caseros o las agencias inmobiliarias suelen verse forzados a ofrecer suculentos descuentos para colocarlas. Claro que, hasta ahora, y aunque la ley obliga a informar al cliente del historial del edificio, encontrar esa información podía requerir una intensa labor de hemeroteca.

No obstante, TeruOshima ha cambiado las reglas del juego con su página web OshimaLand. En ella ofrece detallados mapas salpicados de pequeños iconos de fuego que indican el lugar exacto en el que se ha producido una muerte por causas no naturales. Si más de una persona perdió la vida, dentro de la llama se incluye el número total de fallecidos en el suceso.

Hay de todo: crímenes, suicidios, peleas oaccidentes. Es un macabro mapa de Japón que, sin embargo, se ha convertido en una de las webs inmobiliarias más populares del archipiélago. No en vano, cada llamarada es sinónimo de un alquiler o de una compra económica.

placeholder

JapanToday explica de forma práctica cómo funciona el sector inmobiliario de casas encantadas. Por ejemplo, un apartamento de 22,5 metros cuadrados situado a sólo cuatro minutos de una boca de metro en Tokio, una de las capitales más caras del mundo, se puede alquilar con un descuento de 10.000 yenes (70 euros) sobre los 59.000 (410 euros) que pide el propietario. El problema con la vivienda es que en 2008 una joven de 22 años fue asesinada por su pareja, que la desmembró en el salón.

Y el chollo de quienes no creen en los espíritus malignos se extiende también a las propiedades vecinas. Así, el alquiler de un apartamento de 28 metros cuadrados situado a dos puertas de donde un joven alcohólico se ahorcó cuesta 17.000 yenes (120 euros), menos que el precio del mercado.

Aprovecha la información para negociar el precio

Conocer estos sucesos permite regatear entre el 20% y el 30% del precio también en la compra de viviendas, pero un agente inmobiliario recuerda que tiene sus riesgos. “Sé de varios casos en los que los nuevos inquilinos se quejaban de un olor similar al que deja un cadáver en descomposición, y otros en los que tenían dificultad para dormir porque les asaltaban imágenes de lo que había sucedido en la habitación. Por eso, antes de mudarse a una casa así, lo mejor es considerar con cuidado todas las opciones”.

Es un macabro mapa de Japón que se ha convertido en una de las webs más populares. Cada llamarada es sinónimo de un alquiler o compra económica

Oshima, sin embargo, no cree en fantasmas y considera que su página web, que ya cuenta también con una app para el móvil, es una herramienta práctica que se aprovecha de las profundas creencias sintoístas y budistas de la mayor parte de una población que sí teme a los espíritus.

“El sistema de las llamas es algo así como el de las estrellas en la guía gastronómica de Michelin”, contó en una entrevista concedida al diario The Wall Street Journal.

Oshima, que se inició en el negocio de las jikobukkencuando heredó la agencia inmobiliaria de sus padres, pronto vio que ese nicho de negocio era el más rentable. “Así que comencé a recoger información diaria de sucesos”, cuenta este empresario de 36 años cuya página web recibe varios millones de visitas al día y ofrece ya 8.229 llamaradassólo en el área metropolitana de Tokio.

Un negocio que busca extenderse fuera de Japón

Ahorasu intención es globalizar el servicio, y en su versión internacionalha comenzado a hacer lo que mejor sabe en las principales megalópolis del mundo. De esta formaya ha recopilado más de 70 casos en Nueva York y hasta uno en Sevilla. El hotel en el que murió la expiloto de Fórmula 1 María de Villota es, de hecho, la primera llama que coloca en España.

No obstante, Oshima también tiene críticos. Muchos consideran que su página web se presta al chantaje, ya que cualquier información incorrecta puede provocar “una caída devastadora en el precio del inmueble”. Él, sin embargo, asegura que todos los casos están contrastados con informaciones aparecidas en prensa o con chivatazos que le han dado otros agentes inmobiliarios en los que confía, y añade que si hay dudas borra las entradas.

“Mi objetivo es sacar a la luz toda la información que pueda resultar útil para los posibles inquilinos, independientemente de que a los propietarios les pueda gustar o no”, sentencia.

¿Alquilaría un piso en el que se ha producido un asesinato? ¿Compraría una casa en la que se suicidaron sus antiguos dueños? Puede que no tenga ningún reparo, pero en Japón, un país en el que la superstición está a la orden del día, muchos se lo pensarían dos veces. Tanto, que esas viviendas con las que se ha cebado el infortunio tienen incluso una denominación, jikobukken, y los caseros o las agencias inmobiliarias suelen verse forzados a ofrecer suculentos descuentos para colocarlas. Claro que, hasta ahora, y aunque la ley obliga a informar al cliente del historial del edificio, encontrar esa información podía requerir una intensa labor de hemeroteca.

Muerte
El redactor recomienda