Es noticia
Menú
Los mercados emergentes, clave para que Samsung levante cabeza
  1. Tecnología
tras los malos resultados de la surcoreana en 2014

Los mercados emergentes, clave para que Samsung levante cabeza

2014 no ha sido un buen año para Samsung. A pesar de presentar varios dispositivos, su beneficio se ha desplomado. Los mercados emergentes pueden ayudarla

Foto:

2014 no ha sido un buen año para Samsung. A pesar de la presentación de flamantes dispositivos como el Galaxy S5 o el Note 4, los beneficios de la surcoreana han terminado cayendo en picado a final de curso. En China el panorama no es mejor: ha perdido su reinado por culpa de Xiaomi, que se ha convertido en el fabricante que más smartphones vende en este país actualmente. Y no estamos hablando de un mercado cualquiera. El chino es el primero del mundo en cuanto a terminales se refiere, duplica al estadounidense, crece al 30% anual e IDC estima que contará con 457 millones de unidades en 2017.

La compañía afronta el reto este 2015 de recuperar el tiempo perdido e incrementar urgentemente sus beneficios. Pero no lo tendrá fácil. En la gama premium, que es donde parece haber puesto toda la carne en el asador en los últimos tiempos (cabe recordar en este sentido la presentación del Galaxy Tab S en el Madison Square Garden de Nueva York), ya hay poderosos enemigos como Apple, LG o Sony. El mercado emergente sin embargo, le puede dar muchos beneficios.

La mayoría de analistas coincide en que las ventas de Samsung cayeron en países emergentes como China por culpa de nuevos actores como OnePlus, Huawei, Meizu, ZTE, Lenovo o Xiaomi, que están vendiendo terminales con altísimas prestaciones a precio de gama media. Algo que actualmente no ofrece la surcoreana. Y es que, cegada en su empeño por derribar al iPhone en la gama alta, Samsung ha visto cómo sus rivales le han comido terreno por debajo. Pero ni esto le ha salido bien. El viejo iPhone ya se vende más que el nuevo Galaxy S5.

Samsung, ante el reto de diferenciarse de los chinos

Según la firma de investigación de mercado Strategy Analytics, la transición comenzó en el segundo trimestre de 2014. Tiempo durante el cual la cuota de mercado de smartphones en China de Samsung cayó nueve puntos porcentuales. En septiembre la tragedia se había consumado: la tecnológica anunció que su beneficio operativo había sido de un 60% menos que el mismo periodo del año anterior.

Entre los puntos débiles de la tecnológica destaca un sistema operativo y hardware que no aportan ningún valor diferencial respecto de su competencia china. La mayoría de estos terminales están fabricados en policarbonato y utilizan el mismo sistema operativo Android de Google, que se diferencia únicamente por las capas que añade cada fabricante.

Para distinguirse del resto, Samsung ha apostado en los últimos modelos por incorporar complicadas funcionalidades en sus terminales que sólo han servido para avivar las críticas. El S4 sin ir más lejos fue acusado de ser muy complicado de utilizar y de añadir funciones que muy pocos necesitan. El S5 tampoco está calando entre los usuarios: vendió un 40% menos de unidades comparado con el S4 en los tres primeros meses tras al lanzamiento.

Con Yosemite y iOS 8 Apple ha hecho un buen trabajo para conectar ambas plataformas. A partir de ahora los clientes de la manzana mordida pueden conectar sus distintos aparatos de forma más fácil que nunca. Microsoft apunta hacia la misma dirección con un sistema operativo común para todos sus dispostivos. Amazon lleva tiempo alimentando su propio ecosistema para dispositivos como el Kindle Fire... En este sentido y con un Tizen prácticamente inexistente en sus teléfonos, Samsung tiene todavía mucho camino por recorrer.

2014 no ha sido un buen año para Samsung. A pesar de la presentación de flamantes dispositivos como el Galaxy S5 o el Note 4, los beneficios de la surcoreana han terminado cayendo en picado a final de curso. En China el panorama no es mejor: ha perdido su reinado por culpa de Xiaomi, que se ha convertido en el fabricante que más smartphones vende en este país actualmente. Y no estamos hablando de un mercado cualquiera. El chino es el primero del mundo en cuanto a terminales se refiere, duplica al estadounidense, crece al 30% anual e IDC estima que contará con 457 millones de unidades en 2017.

Samsung
El redactor recomienda