es más fácil ver un trébol de cuatro hojas

Veinte hechos inauditos que son más probables que ganar el premio Gordo

Sólo un número de entre los 100.000 que entran en el bombo obtendrá el máximo premio. Por ello, las posibilidades de acertar son extraordinariamente bajas

Foto: Veinte hechos inauditos que son más probables que ganar el premio Gordo

Se acerca el Sorteo Extraordinario de Navidad, conocido por todos como el Gordo. 400.000 euros que alegrarán la vida a unos pocos afortunados, Hacienda incluida. Cada español gastará en 2014 unos 6 euros en décimos con la esperanza de recibir algún premio.

Pero, ¿qué probabilidad hay de que le toque el Gordo a una persona que juegue un único número? Puesto que se emiten 100.000 números cada año, la probabilidad es de 1 entre 100.000. Algo realmente difícil, que hizo que el matemático estadounidense Roger Jones afirmara que la lotería es un impuesto para los que no saben matemáticas.

Hemos hecho una selección de eventos más plausibles que ganar la lotería de Navidad. Si los 47 millones de españoles entraran en un bombo gigante, y sácaramos una única persona, estarías serían las probabilidades de que…

1. Se llamara Shakira: 1 entre 77.814. Según el INE, hay 604 españolas con este nombre.

2. Fuera lo suficientemente inteligente  como para entrar en la organización internacional de superdotados Mensa: 1 entre 50, según sus datos.

3. Perteneciera a la Iglesia de la Cienciología: 1 entre 4.272. La secta tiene unos 11.000 miembros en nuestro país, según asegura la organización.

4. Que perdiera la vida en un accidente de tráfico durante el año: 1 entre 28.000. En 2013 murieron en España 1680 personas en las carreteras.

5. Suponiendo que sea una mujer embarazada, que tuviera trillizos de forma natural: 1 entre 6.400.

6. Encontrara un trébol de cuatro hojas: 1 entre 10.000, si se tiene en cuenta que es la frecuencia con la que se da esta extraña mutación.

7. Muriera debido al impacto de un meteorito: 1 entre 75.000, según calculó Abbott en 2012.

8. Sufra de disfunción eréctil, suponiendo que sea un hombre: 1 entre 19. En España hay unos dos millones y medio de casos.

9. Votara al Partido Carlista: 1 entre 23.500. En las elecciones generales de 2008 obtuvieron algo más de 2.000 votos.

10. Se le diagnosticara sífilis a lo largo del año: 1 entre 16.206. En 2010 se encontraron casi 3.000 casos de esta enfermedad venérea en España.

11. Visite urgencias por un accidente que implique un carrito de golf: 1 entre 22.325. Al menos es lo que se puede calcular a partir de los datos de la Comisión de Seguridad de los Productos de Consumo de EEUU (NEISS).

12. No fuera capaz de nombra ni un sólo científico relevante: 1 entre 2. Sorprendentemente, casi la mitad de los españoles es incapaz de decir el nombre de algún investigador importante, según un estudio de Fundación BBVA.

13. Muera por una intoxicación alimentaria: 1 entre 100.000, según la FDA. La misma probabilidad de que salga nuestro número del bombo de la lotería.

14. Sufra heridas causadas por un bolígrafo o un lápiz: 1 entre 13.000. Es lo que se extrae de los números de la NEISS.

15. Falleciera por saltar en paracaídas: 1 entre 100.000, según The Book of Odds. Así que saltar en paracaídas es (casi) tan seguro como comprar lotería de Navidad.

16. Tuviera que ir a urgencias por un accidente que implique luces de Navidad: 1 entre 80.855, según la NEISS.

17. Sufra un accidente de caza: 1 entre 18.181, según Mutuasport.

18. Visite el hospital por una herida sufrida debido a un ascensor: 1 entre 12.928, según asegura el Centro Nacional de Estadísticas y Análisis de EEUU.

19. Reciba heridas debido a una motosierra: 1 entre 10.000, según la NEISS.

20. Acabe en urgencias debido a los fuegos artificiales: 1 entre 34.810, según la Oficina Nacional de Investigaciones Económicas.

Es de esperar que ninguno de esos malos eventos nos sucederán en 2015, y por degracia tampoco nos ocurrirán los buenos. Por suerte no todo son malas noticias. Es más fácil ganar el Gordo de Navidad que ganar el Euromillón, la Primitiva o la ONCE. Además, conviene recordar que improbable no significa imposible, y si algo tan difícil como el surgimiento de la vida llegó a ocurrir, quizá no esté de más comprar algún décimo por si acaso. Si no toca, siempre queda el consuelo de poder encotrar un trébol de cuatro hojas.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios