ESTANCAMIENTO EN LA INNOVACIÓN MÓVIL

El año para los 'smartphones': crecen las pantallas, pero no las baterías

Durante este 2014 que está a punto de terminar, el mercado de la telefonía móvil ha sido testigo de muchos avances tecnológicos, pero también retrocesos

Foto: El CEO de Xiaomi, Lei Jun (Fotografía: Reuters).
El CEO de Xiaomi, Lei Jun (Fotografía: Reuters).

Durante este 2014 que está a punto de terminar, el mercado de la telefonía móvil ha sido testigo de muchos avances tecnológicos, pero también retrocesos. En este tiempo hemos visto cómo las pantallas de los smartphones han crecido, las cámaras de fotos han mejorado y se ha multiplicado la presencia de los fabricantes chinos, lo que ha impulsado la competencia.

Por contra, las baterías siguen siendo igual de malas (o incluso en algunos casos peores, debido en parte a los grandes paneles), los sistemas de pago por el móvil no arrancan y la innovación parece estancada. Cada vez se parecen más los terminales de gama alta y los nuevos que han sido presentados no han incorporado realmente nada innovador respecto de los anteriores modelos.

Estas son las luces y sombras que nos deja el mercado de la telefonía móvil:

MÁS GRANDE NO SIGNIFICA MEJOR

Son multitud los fabricantes que han apostado por agrandar las pantallas de sus teléfonos. Esto en algunos casos ha sido positivo, ya que han ido acompañados de un mejor panel y batería. Pero en otros sin embargo, el usuario ha salido perdiendo. Ya sea por la pobre calidad de su imagen o rendimiento de la pila, o por su elevado precio.

El Nexus 6 de Google, fabricado por Motorola.
El Nexus 6 de Google, fabricado por Motorola.

De esta forma, en 2014 hemos sido testigos de maniobras como la de Google, que agrandó su Nexus 6 hasta las casi 6 pulgadas. Un buen terminal pero que tiene un problema. Su precio se disparó con respecto el modelo anterior: 600 euros. Lo que fue muy criticado por sus usuarios.

Apple por su parte lanzó sus iPhone 6 y 6 Plus más grandes también que la gama del iPhone 5, renunciando de esta forma a su idea de poder utilizar el smartphone con una sola mano. En concreto, estos dos terminales cuentan con 4,7 y 5,5 pulgadas respectivamente. Como consecuencia, el modelo más grande de 128 GB es uno de los más caros del mercado: cuesta en la tienda oficial 999 euros.

LG con el G3, Nokia con el Lumia 1520 o Samsung con el Note 4, por no mencionar a Sony o HTC, también han presentado terminales gigantes este año, eso sí, a precios altos. Por suerte no todos son tan caros. Un ejemplo: el Lumia 1320 es un phablet con muy buenas prestaciones y calidad de imagen, a un precio de 250 euros.

LAS CÁMARAS DE LOS MÓVILES MEJORAN, PERO NO TANTO

Por regla general las cámaras de los teléfonos móviles han mejorado en 2014 (sobre todo en la gama media), pero desde luego no tanto como lo hicieron en 2013. De esta forma, hemos sido testigos de terminales tan sugerentes como el HTC Desire Eye, un móvil cuyas dos cámaras (trasera y delantera), tienen 13 megapíxeles y son prácticamente idénticas, ofreciendo la posibilidad de realizar selfies y de partir la pantalla en dos.

Por regla general las cámaras de los teléfonos móviles han mejorado en 2014, pero no tanto como lo hicieron en 2013Pero no en todos los modelos ha sido así. Aunque la combinación de tecnologías empleadas para captar fotos y vídeos en los iPhone 6 y 6 Plus es bastante interesante, como ya pudimos comprobar en Teknautas, se echa en falta un poco más de innovación con respecto del iPhone 5S. En la práctica, el nuevo sistema de enfoque es complicado de apreciar, y el estabilizador óptico del iPhone 6 Plus es una tecnología que ya incorporaban otros terminales desde hace tiempo.

Lo que le ha ocurrido al iPhone le ha sucedido también a otros fabricantes, que no han sabido sorprender al usuario con algún avance rompedor en este sentido. Pero dónde sí lo han hecho algunos es en la denominada fotografía computacional. Que es la capacidad que tiene un smartphone de procesar las imágenes que crea.

Esto lo hemos podido ver (siguiendo con el ejemplo de Apple), en los nuevos iPhone 6, iPhone 6 Plus y Samsung Galaxy S5, que son capaces de captar imágenes HDR a una gran velocidad e incluso de objetos en movimiento.

EL AUGE DE LOS TELÉFONOS CHINOS

2014 se puede considerar el año en el que las firmas chinas de telefonía móvil comenzaron a inquietar a los fabricantes más importantes. En este sentido, Xiaomi se convirtió en la compañía que más smartphones vendió en China durante el segundo trimestre de este curso. Como consecuencia, la marca le arrebató el primer puesto de ventas a Samsung, que llevaba siendo líder en este suculento país desde el último trimestre de 2011.

El 'smartphone' One, de OnePlus.
El 'smartphone' One, de OnePlus.

Otra marca que viene pisando fuerte es Meizu, que ha lanzado el que según muchos es el mejor móvil calidad/precio del mercado. El MX4. Pero hay más: la codiciada OnePlus, Huawei, Lenovo, ZTE o Zopo también han empezando a calar entre los usuarios que buscan dispositivos de gran calidad a precios muy económicos.

El OnePlus One es un buen ejemplo de esto. Cuenta con una pantalla de 5,5 pulgadas FHD, un procesador Qualcomm Snapdragon 801 de cuatro núcleos a 2,5 Ghz, 3 GB de memoria RAM, una cámara posterior de 13 megapíxeles y apertura 2.0 y otra anterior -la de los selfies- de 5 megapíxeles. El precio si se lo están preguntando, es de 299 euros. Toda una declaración de intenciones dedicada a los grandes.

PAGOS MÓVILES E INNOVACIÓN, UNA CUENTA PENDIENTE

Son muchos los fabricantes que hace tiempo incorporaron en sus teléfonos la tecnología Near Field Communication (NFC), que permite intercambiar datos entre dispositivos que se encuentran a muy poca distancia para, por ejemplo, pagar en las tiendas, cines o gasolineras. El pasado 2012 sin ir más lejos, Sandra Alzetta, vicepresidente de Productos Móviles de Visa Europa, aseguró que "los móviles habilitados por NFC, como el Galaxy S3, cambiarán la forma en que pagamos. El futuro es móvil y el uso de efectivo continuará en declive conforme la gente utilice sus dispositivos para administrar su dinero y hacer compras y pagos".

Pues bien, estamos en 2014 o, lo que es lo mismo, en el Galaxy S5, y lo cierto es que todavía nos encontramos muy lejos de que esto se haga una realidad.

El pasado mes de septiembre Apple anunció Apple Pay, su sistema de pago con el teléfono. Esta aplicación funciona con iPhone 6 y iPhone 6 Plus y el pago se realiza con tecnología NFC, un chip denominado Secure Element y la huella dactilar como broche de oro. Salió en octubre sólo en algunos establecimientos de EEUU y de momento ya se está enfrentando a pesos pesados como Wal-Mart, Kmart, 7-Eleven y Best Buy, que han deshabilitado los lectores para impedir su entrada y preparan su propio sistema.

Se prevé que con la entrada de los de Cupertino el pago con el móvil se acelere. Quién sabe, quizás en un futuro se pueda lograr la cooperación necesaria entre las fabricantes de teléfonos, los operadores, tiendas, compañías de tarjetas de crédito y bancos para que finalmente sean una realidad, pero de lo que no cabe duda es que ya no será en 2014.

Algo parecido ha sucedido este año con la innovación. Si nos fijamos en los modelos de teléfonos que ya existían en 2013 y las novedades presentadas este año, podremos percatarnos de que han sido pocos los cambios si exceptuamos algunas diferencias en tamaños de pantalla o cámaras, o algunos modelos como el Galaxy Note Edge, que incluye como única novedad el hecho de que su panel se curve en uno de sus bordes. Algo que probablemente muchos usuarios no utilicen para nada.

Tampoco hemos visto muchas novedades en cuanto a baterías se refiere. Actualmente estamos siendo testigos de una lucha encarnizada entre los grandes fabricantes por mejorar sus pantallas, el procesador o el almacenamiento. Sin embargo, la pila sigue siendo la asignatura pendiente de la mayoría de modelos, que a medida que pasa el tiempo se están volviendo cada vez más sofisticados pero siguen muriendo al poco tiempo. Y es que son muchos los usuarios que después de pagar 700 euros por un teléfono móvil (en el mejor de los casos), se dan cuenta de que no aguanta hasta el final del día.

Con la esperanza de que sus clientes no se desesperen por esto, algunos fabricantes han incorporado tecnologías que aceleran los tiempos de carga, como por ejemplo el Quick Charge 2.0, pero no impide que a día de hoy todos sigamos pegados a la pared.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios