TEMEN QUE NO PUEDA RECARGAR SUS BATERÍAS

Philae rebotó un par de veces contra el cometa, pero está en buena forma

No podía salir todo perfecto en una misión tan compleja. Según datos de la ESA, el módulo de aterrizaje rebotó contra la superficie, pero funciona correctamente

Foto: Philae rebotó un par de veces contra el cometa, pero está en buena forma

Actualización 13:21. Tenemos nuevos datos: según explica la ESA en el blog de la misión, el módulo Philae rebotó dos veces contra la superficie del cometa. Tocó tierra por primera vez a las 16:34, rebotó con fuerza, volvió a caer a las 18:25, fue de nuevo rechazada y, finalmente, se asentó a las 18:32, siempre según la hora peninsular española.

LAS IMÁGENES QUE LA MISIÓN ROSETTA NOS REGALÓ (ÁLBUM)

Existen otros dos problemas. El primero, que no está anclada al suelo. Ni con arpones ni con clavos; simplemente está posada sobre la superficie de un cometa cuya masa apenas ejerce atracción gravitatoria. Al respecto, la mayor preocupación de los ingenieros de la ESA pasa por encontrar el modo de accionar manualmente los arpones de Philae, pero de momento no ha podido llevarse a cabo.

Una de las primeras imágenes del cometa enviada por Philae (ESA)
Una de las primeras imágenes del cometa enviada por Philae (ESA)

La otra preocupación pasa por la recarga de sus baterías. Tras los rebotes, el módulo se ha asentado a un kilómetro del lugar previsto, de modo que algunas rocas podrían proyectar sombra sobre algunos de sus paneles solares. Durante la noche terrestre solo el muro número 2 recibió luz solar.

Lo demás son buenas noticias. El lander ha comenzado ha enviar imágenes del cometa, la señal de radio es "extremadamente estable" y ha comenzado a realizar trabajos científicos. Ha habido suerte y sus antenas apuntan al espacio, y no a una roca o al suelo; esta era una condición crítica para mantener el enlace con la Tierra. "Philae está sobre la superficie haciendo un maravilloso trabajo, podemos decir que tenemos un módulo muy feliz", explica el Jefe de operaciones, Paolo Ferri.

-----------------------------

No podía ser tan perfecto. Después de completar con excelencia el proceso más peliagudo de la misión Rosetta, el aterrizaje del módulo Philae sobre un cometa que viaja a 36.000 kilómetros por hora, han aflorado algunos fallos técnicos. Y es que, según la ESA, la toma de contacto con la superficie no ha sido tan placentera como quisiéramos.

"El aterrizaje fue suave y según lo previsto, pero los arpones no se dispararon", explicaron a última hora de ayer desde la agencia espacial. Los arpones son los elementos de más fuerte sujeción con los que cuenta el lander, pero no los únicos. Posee también tres tornillos, uno por pata, que se accionaron nada más tocar el suelo. Así, el módulo estaría estable, aunque no fijado convenientemente para sujetarlo con garantías.

Philae está sujeta a la superficie con tres pernos, quizá insuficientes para fijarlo al cometa

Por el momento los científicos no saben gran cosa. Han detectado fluctuaciones en su señal y sospechan que Philae rebotó contra el suelo y volvió a caer en una zona "muy cercana a Agilkia", el punto seleccionado para la toma de tierra. Después se habría puesto a girar sobre sí mismo debido a un fallo en el motor de rebote. Con todo, los ingenieros responsables se muestran optimistas: "Puede que ayer no aterrizásemos en el cometa, sino que lo hiciésemos dos veces", comentaron entre aplausos del público congregado en el centro de control de Damstaad, en Alemnia.

A última hora de la noche se había perdido el contacto con el módulo debido a que la sonda Rosetta interfiere en su órbita, algo que desde la ESA califican de "normal". Hoy a las 14:00 ofrecerán una rueda de prensa para informar del estado de Philae, así como de su capacidad operativa para comenzar los trabajos científicos.

La ESA se pone en el mapa

Sea como fuere, el éxito de la misión es incontestable. Rosetta ha conseguido perseguir y fotografiar a un cometa durante muchos meses, aportando una información inédita a los investigadores, además de completar un aterrizaje más propio de la ciencia-ficción. Así, cada segundo que Philae pase sobre el cometa, cada dato que aporte, puede considerarse un regalo para el ser humano.

La agencia especial europea no solo ha conseguido ponerse en valor ante la todopoderosa NASA, sino que ha logrado, décadas después del alunizaje, volver a movilizar al planeta en torno a la exploración espacial. Lo explicaba Pedro Duque en una entrevista reciente con Teknautas: "Desde mi punto de vista, el gran objetivo es recuperar la ilusión de la población con respecto a la carrera espacial. La gente ha dejado de verse reflejada en el espacio, es como si ya no les emocionase". Precisamente si algo abundó en la tarde de ayer fue emoción por vivir, en directo, un momento histórico para la Humanidad.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios