LOS CHINOS SE LA MERIENDAN CON ARROZ TRES DELICIAS

¿Qué te pasa, Samsung?

Los malos resultados económicos cosechados por la surcoreana muestra cómo los teléfonos 'lowcost' de China e India son preferidos en los países asiáticos

Foto: ¿Qué te pasa, Samsung?

A Samsung se la meriendan con arroz tres delicias. Los malos resultados económicos cosechados durante el tercer trimestre por la rama electrónica del imperio industrial surcoreano confirman algo que ya se veía venir: sus teléfonos móviles sufren duramente la competencia que llega de las nuevas marcas chinas.

No en vano, ayer Samsung informó de una caída anualizada del 49% en los beneficios que obtuvo entre julio y septiembre, una variable que se queda en unos 3.000 millones de euros y que supone el peor dato de los tres últimos años.

Pero eso no es todo. La empresa no está segura de que vaya a levantar cabeza en la recta final de este año, ya que el lanzamiento de nuevos modelos por parte de los fabricantes low cost chinos harán necesario un importante incremento en el presupuesto destinado a marketing.

“Aunque esperamos un aumento de la demanda para el Galaxy Note 4, tenemos que reconocer que la incertidumbre persiste en las gamas media y media-alta”, aseguró la empresa a través de un lacónico comunicado. No en vano, marcas como Xiaomi, Meizu, OnePlus o Vivo ofrecen terminales de características similares o superiores a las del Samsung Galaxy S5 por menos de la mitad de su precio.

“El problema de Samsung es que no ha sabido innovar lo suficientemente rápido, de forma que ha sido fácil ponerse a su altura en lo que a tecnología se refiere, y tampoco ha creado una imagen de marca tan sólida como la de Apple, porque muchos de sus aparatos utilizan materiales pobres y tienen acabados poco cuidados”, analiza para Teknautas el directivo de un importante fabricante chino que prefiere mantenerse en el anonimato.

Samsung no ha sabido innovar lo suficientemente rápido

En esta coyuntura, Samsung continúa perdiendo cuota de mercado en dos de los países que más importan, China e India. En ambos ha sucedido lo imposible: la surcoreana ha sido superada por rivales locales. En el segundo trimestre, Xiaomi colocó un 14% de todos los smartphones que se vendieron en el país de Mao, mientras que los coreanos se tuvieron que contentar con el 12%, un porcentaje que les deja a tiro de piedra de otros dos colosos chinos, Lenovo y Coolpad.

En la India, Micromax se alzó con el liderato con una cuota de mercado del 17%, tres puntos más que Samsung. Y el secreto del éxito parece ser siempre el mismo: móviles de prestaciones más que decentes a precios de ganga.

Xiaomi: el tercero más vendido del mundo

Esa estrategia es la que ha otorgado a Xiaomi la medalla de bronce del podio mundial de fabricantes, a pesar de haber lanzado su primer producto hace sólo tres años. Curiosamente, ese dato se dio a conocer también ayer, cuando la consultoría IDC publicó las estadísticas de ventas globales.

Samsung continúa siendo el líder indiscutible con 78,1 millones de aparatos vendidos en el tercer trimestre y una cuota de mercado del 23,8%, pero pierde nada menos que 8,2 puntos porcentuales y 6,9 millones de unidades.

Le sigue Apple con la mitad de teléfonos vendidos, mientras que Xiaomi se estrena en el top cinco en la tercera posición con 17.3 millones de terminales que suponen un crecimiento del 211% y que le dan un 5,3% de cuota mundial. Si se tiene en cuenta que casi todos se vendieron en China, el suyo es un logro sin precedentes.

Así lo ha entendido también el jurado de los Premios a la Innovación Empresarial de China que concede cada año la prestigiosa escuela de negocios China-Europe Business School, y cuya modalidad Mejor modelo de negocio recayó en la empresa que dirige Lei Jun.

“Quiero crear una marca internacional de la que los chinos puedan estar orgullosos”, había afirmado el consejero delegado de Xiaomi durante la presentación de su último modelo, el Xiaomi 4. Parece que lo consigue, y es precisamente ese último aparato el que IDC considera que está detrás de la pérdida de atractivo de Samsung.

Por si fuese poco, la guerra por el tercer puesto a nivel global se pone al rojo vivo. Porque detrás de Xiaomi llegan Lenovo (que acaba de anunciar la compra de Motorola) y LG, empatadas con 16,9 y 16,8 millones de unidades vendidas en el tercer cuarto del año.

Samsung continúa perdiendo cuota de mercado en dos de los países que más importan, China e India

“Los tres han logrado un crecimiento superior al de la media del mercado y, curiosamente, lo han hecho con diferentes estrategias”, subrayó Ramón Llamas, director del departamento de Análisis de IDC.

Consciente de que siente su aliento en el cogote, Samsung está tratando de asegurarse una alfombra roja en China. Por eso, el vicepresidente de la empresa, Jay Y. Lee se reunió el miércoles nada menos que con el presidente chino Xi Jinping. En un comunicado posterior, el gigante surcoreano aseguró que es la tercera reunión que mantienen ambos, algo insólito, y que “Samsung continuará expandiendo su negocio en China de acuerdo con la legislación local y espera convertirse en una empresa querida que contribuya al bienestar de la sociedad”.

Quizá todo eso sea demasiada farfolla. Nadie duda que en China es necesario mantener una buena relación con las autoridades para que los negocios lleguen a buen puerto, pero el presidente Xi no le va a comprar a Samsung millones de teléfonos móviles.

Así, todo apunta a que la multinacional surcoreana necesita bastante más que una nueva campaña de publicidad dentro del Partido Comunista para recuperar el brío perdido. Ahora que incluso el iPhone ha crecido, es vital que dé con un terminal que no se limite a aumentar la concentración de píxeles en la pantalla o mejorar levemente el rendimiento de su procesador. Eso ya no basta, porque los chinos lo hacen igual de bien y mucho más barato.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios