'gadgets' imposibles, paraguas de aire...

Los grandes fraudes de Kickstarter

Kickstarter es una página de financiación colectiva que nació con la idea de hacer realidad grandes ideas creativas. Pero también proliferan algunos fraudes

Foto: Ashraf Samawi y Tareq Risheq de la compañía Arkami.
Ashraf Samawi y Tareq Risheq de la compañía Arkami.

Kickstarter es una página de financiación colectiva que nació con la idea de hacer realidad proyectos creativos de todo tipo. Bajo esta filosofía que la web no se cansa de repetir como si de un mantra se tratase, han nacido ideas tan fascinantes como Oculus (que más tarde compró Facebook), el reloj Pebble o el casco español Closca.

Desde que nació en 2008 más de 6,2 millones de personas de todo el mundo han recaudado 800 millones de euros para proyectos tecnológicos y artísticos. Pero lo cierto es que también se han colado algunos fraudes.

Cajas diminutas que, conectadas al PC, garantizan un anonimato que realmente no es tal; un disco duro gigante que puedes llevar atado a la muñeca como si fuera un reloj; o un paraguas que frena la lluvia con aire y que sólo dura 15 minutos. Son tantos los proyectos que buscan recaudar dinero a toda costa en esta página que hasta en Reddit se ha creado un grupo bajo el nombre shittykickstarter, que intenta aglutinarlos a todos.

En Kickstarter, el creador de una ensalada de patata hizo su agosto recaudando 55.492 dólaresNo les culpen a ellos. En parte es normal. Aquí, el creador de una ensalada de patata hizo su agosto recaudando 55.492 dólares. Un día cualquiera, a Zack Danger Brown se le ocurrió la idea de lanzar esta iniciativa, casi en broma. A ver qué sucedía. Un mes de julio realizó la petición de 10 dólares y poco tiempo después se convirtió en todo un fenómeno en internet. Pero no ha sido el único. El pasado 2013 una niña consiguió recaudar dinero para su campamento. La menor de edad (representada por su madre), sólo necesitaba 829 dólares, pero al final se hizo con más de 20.000.

Con estos antecedentes son muchos los que se han aventurado a lanzar su propia campaña, aunque en muchos casos las ideas cojean por todas partes.

Un 'gadget' tan bueno que no se ha hecho realidad

MyIDkey es un proyecto que recaudó en Kickstarter la friolera de 473.333 dólares y que, con el tiempo, no ha podido hacerse realidad. Se trata de un dispositivo que guarda las contraseñas de los sitios por los que navegamos en internet y protege con una huella dactilar. Una idea que tuvo tanto éxito que el prototipo ganó un premio en el Consumer Electronics Show de 2013.

Sin embargo el MyIDkey nunca se ha hecho realidad. Según explica Ars Technica, la mayoría de usuarios que invirtieron dinero no recibieron su unidad y los pocos afortunados que sí, denunciaron que, o no funcionaba o dejó de hacerlo al poco tiempo.

La compañía Arkami que está detrás de este proyecto se gastó el dinero de la financiación antes de comenzar a fabricar el producto debido a un error de cálculo. Sencillamente no fueron capaces de incorporar en este gadget todas las especificaciones que anunciaron. O por lo menos eso alegaron.

Uno de los responsables lo definió entonces como un "no muerto todavía, pero sí en estado de hibernación". Y parece ser que todavía no ha salido.

El paraguas de aire que dura 15 minutos

Air umbrella es un paraguas que actualmente busca financiación en Kickstarter y que asegura protegernos del agua mediante el aire. El aparato funciona gracias a una turbina que succiona el aire por debajo y lo lanza con fuerza hacia los costados, como si fuera un aspersor. Pero tiene como inconvenientes su batería, dimensiones y excesivo peso.

El primer modelo pesa 500 gramos (orientado según sus creadores a las mujeres y niños), y solo dura 15 minutos. El segundo, que es más voluminoso todavía, pesa 800 gramos y aguanta sobre el papel media hora. Además del poco tiempo de autonomía, también está el inconveniente de cómo responderán las pilas a largo plazo ya que todas comienzan a rendir menos con el paso del tiempo. Por no hablar de aquellos casos en los que muchos usuarios piensen que están cargadas del todo y no sea cierto. Y es que 15 y 30 minutos se antoja muy poco margen de maniobra.

La idea ya ha alcanzado la recaudación necesaria para salir a la luz. Solo queda ver cuando salga al mercado cuántas personas prefieren invertir su dinero en un pesado gadget que les puede dejar tirados bajo la lluvia en cualquier momento, en lugar de quedarse con su económico paraguas de toda la vida.

'Wearables' que no convencen a nadie

El auge de los wearables ha provocado que aparezcan nuevas ideas en las páginas de financiación colectiva. Una de ellas es GoVibe, una pulsera que apareció en Indiegogo (la hermana gemela de Kickstarter), y que mediante una aplicación instalada en el móvil te avisa si otras personas con tus mismas afinidades se encuentran cerca. Es decir, algo parecido a lo que ya hacen algunas aplicaciones de citas. No se asusten. A diferencia de las anteriores no consiguió su propósito.

Kickstarter también cuenta con pulseras ridículas. Kuff es un disco duro gigante que dispone de una correa de reloj y se puede atar a la muñeca.

Su autor lo define como un dispositivo portátil de almacenamiento interno a prueba de arañazos y resistente al agua. Aunque el prototipo del vídeo que están viendo no tiene pantalla, asegura que la versión definitiva sí la tendrá por lo que se podrá personalizar. Además, es compatible con Linux, Windows o Mac.

La caja anónima que apunta al fraude

Esta misma semana apareció en Kickstarter Anonabox. Un router que prometía mantener la actividad en la red en el más absoluto anonimato gracias a que utiliza Tor para conectarse. La campaña se puso como meta 7.500 dólares pero debido a su popularidad logró recaudar 500.000 dólares. Sin embargo, según fueron pasando los días surgieron los problemas.

Varios usuarios de Reddit comentaron en una conversación iniciada con el propio promotor del proyecto August Germar, que en realidad Anonabox es un dispositivo chino, un router normal y corriente que puede adquirirse a través de internet. La similitud entre los productos hizo entonces saltar las alarmas ante una posible estafa. Por si fuera poco, algunos expertos han asegurado que realmente no te garantiza el anonimato.

Otros aspectos que han hecho crecer las dudas sobre el proyecto han sido el hardware empleado y la placa. De momento Germar ha admitido a Wired que el router fue creado a partir de la placa base de un proveedor chino, al igual que la cubierta blanca, que tampoco fue diseñada por el equipo de Anonabox.

El precio del dispositivo es de unos 35 euros, aunque a esta hora la donación mínima para obtener uno es de 40 euros –más 11 euros de gastos de envío para España–. Lo mejor de todo es que tampoco se asegura que el artículo pueda adquirirse finalizada la fecha límite.

El juego de mesa que terminó en despropósito

Si hablamos de auténticos desastres en Kickstarter es inevitable mencionar el caso de Glory to Rome. El pasado 2013, Ed Carter creó un juego de mesa y lo anunció en la famosa página de financiación masiva. Su invento resultó ser todo un éxito y recibió casi el triple de la cantidad demandada en apenas unos días. Pero lo que se las prometía como un apacible camino de rosas hacia el éxito, terminó en una auténtica pesadilla.

Y es que fue tal la demanda que tuvo el juego Glory to Rome que este joven británico se vio rápidamente superado. Según anunció por aquel entonces el diario Quartz, muchos palés llegaron aplastados a los lugares de origen. Otros no lo hicieron nunca. El resultado fue miles de clientes insatisfechos y su creador arruinado.

Por increíble que parezca nada de esto es anormal en Kickstarter. Hace dos años CNN Money publicó que el 84% de los proyectos que se anuncian no cumple los plazos a tiempo. Y los hay que no lo hacen nunca. Dos años después parece ser que todo sigue igual en la famosa página.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios