ELLISON DEJA ORACLE EN LA CÚSPIDE DEL NEGOCIO

Dinamita en las venas

Dame una norma y la partiré en mil pedazos. El que parece haber sido el principal motor de Ellison le ha convertido en una de las grandes fortunas del planeta

Foto: Dinamita en las venas

“Tenemos que contarte algo: eres adoptado”. La frase llenó la atmósfera del hogar y el ambiente se hizo irrespirable. Larry Ellison, que por aquel entonces contaba con apenas doce primaveras se tragó las duras palabras en silencio. El suelo que pisaba ya no parecía tan sólido: sus padres no eran realmente sus padres, y la frágil estructura que sostiene al ser humano se vino abajo.

Este dato marcó sin duda la explosiva personalidad del creador de Oracle, que estos días ha vuelto a copar los titulares de los medios por ser una de las viejas glorias de Silicon Valley que abandona el sillón de CEO y da paso a savia nueva. Steve Jobs, Bill Gates… Ellison se resistía a dejar que otros gobernaran la nave que él mismo había confeccionado con sus propias manos, y quienes le conocen bien, saben que en realidad su alargada sombra seguirá ocupando los espacios en los pasillos de la compañía.

Y de hecho, Ellison sigue ocupando un puesto de relevancia en la dirección de la empresa como responsable de tecnología, un cargo de calado, aunque en realidad, conociendo su personalidad, esto último tampoco es relevante.

Dame una norma y la partiré en pedazos

El perfil de Ellison es digno de un auténtico taquillazo de Hollywood: Ellis no es un ciudadano estadounidense cualquiera, o tal vez sí. Hijo de un emigrante de origen italiano, piloto de las fuerzas aéreas, para más señas, nuestro protagonista vivió el hambre de quien llega al mundo con poco más que un pan bajo el brazo. Y los cambiantes vientos del destino le pusieron las cosas todavía más difíciles: a los nueve meses de vida se vio afectado por una fuerte neumonía que llevó al límite la capacidad de su madre, que terminó por entregarlo en adopción a una de sus hermanas.

Un secreto tapado por la vergüenza de quien no tiene casi nada, y que fue desvelado con crudeza en aquella comida. Hasta aquí es inevitable establecer paralelismos con un coetáneo de Ellis: el mismísimo Steve Jobs. Ambos fueron adoptados y vivieron en cierta manera atormentados por esta circunstancia. Ambos han disfrutado de un talento innato y una fuerza de carácter que les ha ayudado a llegar mucho más lejos, y por si todo esto fuera poco, eran amigos.

Hijo de emigrante de origen italiano, piloto de las fuerzas aéreas, nuestro protagonista vivió el hambre de quien llega al mundo con poco más que un pan bajo el brazo. Y los cambiantes vientos del destino le pusieron las cosas todavía más difíciles

Dame una norma y la partiré en mil pedazos. Este parece haber sido el principal motor de Ellison y que comenzó a subir de revoluciones cuando de la nada dio a luz Oracle, lo que hoy es un estándar en el mundo de la empresa, pero sobre todo, una corporación que le ha convertido en una de las grandes fortunas del planeta.

Como apuntábamos en el comienzo, la historia de Ellis es para hacerse unas palomitas y atender absorto: Oracle nació como un proyecto para la CIA que con el paso del tiempo evolucionó hacia una empresa propia. Y los azares del destino vuelven a cruzar las trayectorias de Jobs y nuestro personaje: tanto Oracle como Apple vivieron momentos inciertos y ambas firmas estuvieron contra las cuerdas.

El CEO "políticamente incorrecto"

Tal vez, la gran diferencia entre ambos es que al fallecido Jobs le echaron de su propia empresa, algo que Ellis no perdonaría tal vez por sentirse identificado (calificó a los artífices del despido como “los idiotas que despidieron a Steve Jobs”). Pero el verdadero valor de su persona ha sido siempre salirse de la norma. En una de las múltiples entrevistas que concedió reconoce que huye siempre de lo políticamente correcto: “No doy respuestas políticamente correctas y eso a veces descoloca a la gente”, reconoció.

Pero si hay algo que realmente ha marcado la trayectoria de este personaje de rompe y rasga ha sido su afán de superación que le ha llevado a mantener una vida de extremos. En todos los terrenos.

Se dice de él que cuando pone algo en su punto de mira no descansa no solo hasta obtenerlo, sino en ser el mejor o comprar el mejor producto que codicie. Como podrán imaginar, colecciona un buen número de coches de lujo, múltiples mansiones y, como siempre es poco, le encantan las emociones extremas

Es un reconocido donjuán, y se dice de él que cuando pone algo en su punto de mira no descansa no solo hasta obtenerlo, sino en ser el mejor o comprar el mejor producto que codicie. Como podrán imaginar, colecciona un buen número de coches de lujo, múltiples mansiones y, como todo siempre es poco, le encantan las emociones extremas, siendo un avezado piloto que también se ha enfrentado a las autoridades por despegar fuera de las horas establecidas.

Y estamos hablando de una persona que acaba de cumplir los 70 años. Genio y figura. ¿Su rol en Oracle ahora? Con esa dinamita en las venas, las malas lenguas sugieren que ha dejado obligado el trono por la presión de los accionistas, pero que seguirá marcando el día a día de la firma. A regañadientes defiende atrincherado sus posiciones: “Me pintan muchas veces como el villano, pero no lo soy. Soy muy competitivo. Me gusta ganar”, explica

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios