evalúa procesos industriales en tiempo real

La 'startup' madrileña que vende detectores de infrarrojos 'low cost' por todo el mundo

Se trata de una tecnología única en el mundo que ahorraría mucho dinero en procesos industriales, y solo se fabrica en una pequeña localidad de Madrid

Foto: La 'startup' madrileña que vende detectores de infrarrojos 'low cost' por todo el mundo

Arturo Baldasano, fundador y CEO de New Infrared Technologies, afirma sin dudar que la tecnología que comercializa su empresa, con sede en Madrid, es única en el mundo. Pero para entender por qué, es necesario primero atender sin perderse a una breve lección sobre física básica: qué son los rayos infrarrojos y para qué sirven.

La radiación infrarroja es un tipo de radiación cuya longitud de onda es mayor que la de la luz visible. Esto quiere decir que no la vemos, aunque está ahí. De hecho, nosotros mismos la emitimos, igual que cualquier otro cuerpo cuya temperatura sea superior al cero absoluto (0 grados Kelvin o -273,15 Celsius). Pero no todos los objetos emiten el mismo tipo de radiación infrarroja, ya que esta puede ser, según su longitud de onda, de banda larga, media o corta.

Detectar la radiación infrarroja que emite un cuerpo es útil en muchas situaciones, de forma que existen receptores que funcionan en cada una de esas bandas

Detectar la radiación infrarroja que emite un cuerpo es útil en muchas situaciones, de forma que existen sensores que la captan en cada una de esas bandas: en la larga son capaces de detectar cuerpos cuya temperatura supere los 20 grados (son los empleados, por ejemplo, en equipos que detectan el cuerpo humano, como los de visión nocturna), en la media captan cuerpos a más de 80 grados (como un misil o una bala) y en la corta detectan los que están a más de 300 grados (como un cometa). Cada tipo de detector puede además funcionar con sistema de refrigerado o no. Dependiendo de ello tendrá una sensibilidad mayor o menor y se empleará para cosas distintas.

Este detector de 80x80 es capaz de leer 2.000 imágenes por segundo
Este detector de 80x80 es capaz de leer 2.000 imágenes por segundo

Lo que New Infrared Technologies (NIT) ha conseguido, y a lo que Baldasano se refería en la primera línea de este artículo como algo único en el mundo, es fabricar detectores de rayos infrarrojos en la banda media, no refrigerados, y que capten información, no solo de un punto como hacen otros, sino de toda un área. Para muchos de nosotros esto no significa nada, pero para cientos de industrias en todo el mundo, estos dispositivos podrían suponer un ahorro económico muy importante a la hora de realizar determinados procesos.

Inspección de calidad y detección de gases

"Una de las utilidades industriales principales de estos receptores es que pueden medir en tiempo real la calidad que con la que se están haciendo algunas fases de la producción. Ahora mismo estamos haciendo pruebas con varias empresas del sector automovilístico, entre ellas Fiat, para utilizarlos en el control de calidad de las soldaduras", cuenta Baldasano. Explica que hoy en día no hay forma de evaluar este punto sobre la marcha, y que lo que hacen los fabricantes es, una vez producidas las unidades, ejecutar controles sobre determinados lotes. "Hacerlo sobre la marcha ahorraría tiempo, mano de obra, materia prima... En definitiva, dinero".

Por otro lado, sus dispositivos también son útiles en la detección de gases, algo muy importante para la seguridad en industrias petroquímicas, ya que puede evitar intoxicaciones o graves accidentes. Todas las instalaciones de este tipo utilizan detectores de infrarrojos como parte de su equipamiento de seguridad, pero Baldasano asegura que "por lo mismo que les cuesta los que ya tienen, que son detectores puntuales, es decir, que miden un solo punto, los nuestros les dan más información, ya que miden todo un área". 

Oblea de 8 pulgadas con detectores de infrarrojo
Oblea de 8 pulgadas con detectores de infrarrojo

New Infrarred Technologies nació en el año 2005 a partir de una transferencia tecnológica del Ministerio de Defensa, una patente que sirvió como semilla pero que necesitó de cinco años más de investigaciones para desembocar en un dispositivo con futuro comercial. Baldasano no da cifras de ganancias ni beneficios, pero sí cuenta que desde que salieron al mercado en 2010 han obtenido 95 clientes en todo el mundo. Algunos de ellos son grandes multinacionales, como Boeing, Fiat. También trabajan con el departamento de investigación del ejército estadounidense.

Nueve empleados fabrican 100.000 unidades al año

Y todo ello lo han hecho desde su fábrica en la localidad madrileña de Boadilla del Monte, en la que cuentan con nueve empleados e instalaciones suficientes para producir hasta 100.000 unidades de sus receptores de infrarrojos al año. "Fueron años de prueba y error hasta que dimos con la fórmula de la Cocacola. Somos los únicos en el mundo que la tenemos. Sabemos que hay empresas en Estados Unidos que nos han intentado copiar, pero de momento sin éxito".

Fueron años de prueba y error hasta que dimos con la 'fórmula de la Cocacola'. Somos los únicos en el mundo que la tenemos

El interés es alto porque el mercado no deja de crecer. Se calcula que los sensores de infrarrojo de banda media movieron en 2011 más de quinientos millones de dólares, una cifra que se multiplicará por diez hasta 2018. Desde luego, quieren aprovechar su ventaja mientras la tengan: sus equipos son más rápidos, más baratos y aportan más información dentro de su rango que los demás que hay en el mercado.

Baldasano apunta a que además de los usos industriales, hay un importante mercado dentro del sector de la defensa, ya que estos sensores serían perfectos para detectar amenazas, como un proyectil volando hacia aun avión, y se hace inevitable la referencia a la reciente catástrofe del avión de Malaysia Airlines derribado en Ucrania. Estos equipos, de banda media y a bajo coste, podrían instalarse en los aviones civiles y detectarían la amenaza de un proyectil volando hacia ellos, si bien reconoce que podrían hacer poco más que eso, detectarla, puesto que para evitarla serían necesarios otros sistemas complementarios.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios