una práctica considerada abusiva

Las tres grandes 'telecos', las que más castigan el retraso en el pago

La mayoría de operadores móviles penalizan a sus usuarios por devolver un recibo o retrasarse en el pago. Las condiciones entre unos y otros varían

Foto: Las tres grandes 'telecos', las que más castigan el retraso en el pago

La mayoría de operadoras penalizan a sus usuarios por retrasarse en el pago de sus facturas. Esta práctica, que algunas organizaciones consideran ilegal por vulnerar la legislación en materia de consumo, consiste en el cobro de un recargo por hechos tales como demorarse unos pocos días con una cuenta pendiente (aunque después se pague) o incluso, en ocasiones, porque el banco devuelva el recibo.

Según Facua, el artículo 82.4 del Real Decreto Legislativo 1/2007 por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, son abusivas las cláusulas que "resulten desproporcionadas en relación con el perfeccionamiento y ejecución del contrato". Como podrían serlo en estos casos. Y es que las compañías cobran cantidades desproporcionadas que oscilan entre los 12,10 euros de Yoigo y los 30,25 de Movistar.

Por todo esto ya existen formularios que animan a los usuarios afectados a denunciar estas prácticas ante las autoridades de consumo de sus comunidades autónomas.

Pero al margen de posibles interpretaciones jurídicas lo cierto es que no todas las telecos cobran lo mismo.

Movistar, Vodafone y Orange, las que más cobran

Como apuntamos, Movistar cobra en estos casos 25 euros más IVA. Lo que viene a ser 30,25 euros. Vodafone por su parte impone un recargo de 20 euros desde el momento en que el banco del cliente devuelve la factura. Sea por la causa que sea.

Según han explicado a Teknautas desde su servicio de atención al cliente, por retrasarse en el pago Orange cobra una penalización a sus clientes de 21,78 euros. "Este recargo se pasa en cuanto Orange detecta que el banco devuelve la factura".

Yoigo es un poco más benévola con este tipo de demoras y cobra un poco menos que las tres grandes. En concreto 12,10 euros. Jazztel es la que menos se lleva: solo un euro. Y las hay que no cobran. Pepephone por ejemplo tan sólo suspende la línea temporalmente, hasta que se produce el pago.

Según ha explicado el abogado Joaquín Muñoz, del despacho Abanlex: "Que la cláusula sea o no abusiva depende exclusivamente de lo que diga un juez, que valorará aspectos tales como el tiempo que se lleva sin pagar, o la cuantía".

Cuando las telecos incurren en un incumplimiento no indemnizan con las mismas cantidades a sus clientes

"En principio sí parece abusivo cobrar 30 o 20 euros por retrasarte un día en el pago. En cualquier caso, si un usuario estima que ha sido víctima de un abuso por parte de la operadora puede acudir a la Oficina Minicipal de Información al Consumidor (OMIC). Allí pueden llevar a cabo un arbitraje de forma gratuita. Si establecen que la cláusula es abusiva la compañía tendrá que devolver el importe".

Pero, ¿por qué esa diferencia de precios entre compañías? Según la mayoría de expertos consultados esto es algo que deciden las operadoras sin basarse en ningún fundamento jurídico. Y que solo responde a razones comerciales y no a ningún criterio objetivo.

El portavoz de Facua Rubén Sánchez va un paso más allá: "¿Y qué sucede con el desequilibrio existente entre los derechos y obligaciones de los usuarios y las operadoras? Cuando éstas incurren en un incumplimiento de los servicios contratados no indemnizan con las mismas cantidades a sus clientes. Tampoco se establece los plazos en los que puede suspenderse el servicio por impago".

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios