el proyecto de 'crowdfunding' de Zack Brown

Una ensalada de patata que vale 40.000 dólares

"Quiero hacer una ensalada de patata. Todavía no he decidido de qué tipo". Con esta frase, Zack Brown escribió una línea en la historia del 'crowdfunding'

Foto: Una ensalada de patata que vale 40.000 dólares

"Básicamente quiero hacer una ensalada de patata. Todavía no he decidido de qué tipo". Con esta frase tan simple, casi simplona, Zack Danger Brown, un joven estadounidense, puede haber escrito una nueva línea en la historia de la financiación colectiva, posiblemente la más absurda de todas.

Esa es la premisa con la que Brown presentó ante la red su proyecto de crowdfunding en la web Kickstarter el pasado día 3 de julio. Su intención era recaudar 10 dólares para preparar una ensalada de patata el día siguiente, 4 de julio, para comérsela durante las festividades que se celebran ese día en Estados Unidos. En el momento de escribir este artículo, cinco días después, ya ha superado los 40.000 dólares. Y todavía quedan 24 días de plazo.

Siempre me ha gustado comer ensalada de patata los días de fiesta. Esta semana alguien me preguntó si había preparado una alguna vez, y tuve que reconocer que no. Así que empecé una campaña en Kickstarter para cambiar eso

"Mi objetivo original era recaudar 10 dólares. Pensé que con suerte podría conseguir 20 y preparar ensalada de patata para mí y un desconocido. ¡Ahora voy a preparar ensalada de patata con todo internet!", festeja Brown en una entrevista para Buzzfeed. En esa misma entrevista, Brown explica cómo surgió tan disparatado empeño: "siempre me ha gustado comer ensalada de patata los días de fiesta. Esta semana alguien me preguntó si había preparado una alguna vez, y tuve que reconocer que no. Así que empecé una campaña en Kickstarter para cambiar eso".

Una participación desbordante

Y Kickstarter respondió, desde luego, con un entusiasmo difícil de comprender, más allá del afán de colaborar en algo tan manifiestamente absurdo y en aras del puro cachondeo. Los internautas se lanzaron en masa a aportar para que Brown pudiese preparar su ansiada ensalada de patata.

La respuesta ha pillado por sorpresa a todo el mundo, empezando por el propio Brown, que ha tenido que ir respondiendo sobre la marcha a la avalancha de aportaciones. Por si alguien no está familiarizado con cómo funciona una campaña en Kickstarter, hay que explicar que los autores de los proyectos estimulan las contribuciones económicas ofreciendo recompensas según la cantidad aportada. Además, fijan varias metas a alcanzar en cuanto a recaudación y de cumplirse, el producto final será mejor o más completo.

Eso es precisamente lo que ha ido haciendo nuestro fanático de la ensalada: ir añadiendo nuevas recompensas y metas a medida que veía subir las cifras. A cambio de 1 dólar, Brown promete "darte las gracias en nuestro blog y además diré tu nombre en voz alta mientras hago la ensalada". A este ritmo, la preparación de la ensalada le llevará días, solo por todos los nombres que tendrá que decir en el proceso, ha reconocido él mismo en Reddit.

Lo prometido es deuda, y Brown asegura estar estudiando la forma de que todo el mundo pueda recibir su ración. 'Me lo habría pensado dos veces si hubiese podido imaginar que fuese a participar gente de fuera de Colombus'

A cambio de dos dólares el "gracias" va acompañado de una foto del improvisado abanderado de la patata, mientras que por tres recibirás un bocado de la ya célebre ensalada. Lo prometido es deuda, y Brown asegura estar estudiando la forma de que todo el mundo pueda recibir su ración. "Me lo habría pensado dos veces si hubiese podido imaginar que fuese a participar gente de fuera de Colombus". 

Poemas propios, recetas de cocina, sombreros y camisetas estampados para la ocasión e incluso la oportunidad de estar presente en la cocina de Brown durante la preparación de la ensalada de patata. Las recompensas aumentan en lunatismo al mismo tiempo que la locura por la idea se propaga.

"¡Internet ama a la ensalada de patata!"

Y lo mismo ocurre con las metas fijadas. Al alcanzar los 75 dólares, el chico prometió organizar una pizza party. A los mil, que retransmitiría la preparación de la ensalada por streaming a través de internet.

Quizá no esté muy buena, es mi primera ensalada de patata

A los tres mil, y esa es la última meta fijada en un proyecto cuyas dimensiones se han vuelto estrambóticas, la promesa se volvía igualmente descomunal: "mi casa es demasiado pequeña, así que alquilaré una sala ¡e invitaré a todo internet a una fiesta de la ensalada de patata! ¡Internet ama la ensalada de patata! ¡Vamos a demostrarles que la ensalada de patata les ama a ellos también!". Por si alguien está interesado, se celebrará en diciembre y la aportación mínima para asistir son 10 dólares.

¿Cuál es el motivo tras el apabullante e incomprensible éxito de Brown? Es difícil de decir. Será que en internet hay mucha gente con demasiado tiempo (y dinero) de sobra. O quizá sea que conquistó a los internautas con su evidente descaro y su desarmante sinceridad: "Quizá no esté muy buena, es mi primera ensalada de patata". 

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios