Es noticia
Menú
Un español, entre los siete sabios de Google para el 'derecho al olvido'
  1. Tecnología
JOSÉ LUIS PIÑAR, catedrático del ceu san pablo

Un español, entre los siete sabios de Google para el 'derecho al olvido'

Larry Page ha convocado a siete especialistas internacionales para tomar una posición definitiva en relación a la sentencia que regula el derecho al olvido

Foto: José Luis Piñar, sobre un montaje de las instalaciones de Google (E. Villarino)
José Luis Piñar, sobre un montaje de las instalaciones de Google (E. Villarino)

Después del revés que supuso la sentencia de la Unión Europea sobre el derecho al olvido, en Google se tientan la ropa en busca de una solución. Las preguntas son muchas: cómo aplicar la directiva, en qué casos hacerlo, cómo gestionar las reclamaciones de los usuarios extracomunitarios... Demasiadas incógnitas en torno a una cuestión medular para el buscador.

Ha sido Larry Page, CEO de la compañía, quien ha tomado las riendas de la situación, convocando a un comité de sabios internacionales con el objeto de adoptar una posición corporativa. Entre los siete elegidos hay un español, el catedrático del CEU San Pablo y exdirector de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), José Luis Piñar. El resto de integrantes son nombres bien conocidos en el sector: Eric Schmidt, expresidente de Google, Jimmy Wales, director de Wikipedia, Frank La Rue, relator especial de la ONU para la Protección de la Libertad de Expresión, y dos profesores universitarios, uno de la Universidad de Harvard y otro de la de Lovaina, en Bélgica.

Piñar goza de una larga trayectoria en materia legal relacionada con la protección de datos. Además de su pasado en la AEPD, que dirigió de 2002 a 2007, actualmente imparte la cátedra Google-CEU sobre 'Privacidad, sociedad e innovación'. La decisión de incluirle entre los expertos, explica a Teknautas, se tomó en Mountain View. "Empezaremos pronto con los trabajos. De momento no nos han comunicado una fecha concreta, aunque sí sabemos que las reuniones tendrán lugar en Europa, que es el epicentro de la polémica".

Es especialmente interesante su posición con respecto al derecho al olvido, dado que será parte implicada en la toma de decisiones del buscador. Al respecto, el catedrático ve dos aspectos a tratar. El primero, la aplicación extraterritorial de la directiva comunitaria. Según está redactada, sólo los ciudadanos en cuyo país hay una filial de Google Inc. tienen derecho a pedir una supresión de sus datos. Las regiones en las que Google opere, por ejemplo, a través de su marca YouTube, quedarían fuera de lo dictaminado por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. "Cuando nos sentemos vamos a descubrir que se plantean muchos problemas de aplicación práctica. Uno de ellos es, ¿cómo ejecuta una sanción contra Google California cualquier agencia de protección de datos estatal? También hay otra circunstancia, que es la nueva ley de protección de datos que se prepara en Europa. Ya hay un borrador, que dice cosas semejantes a las de la sentencia, y que se aprobará en breve", relata Piñar.

Adicionalmente, el catedrático señala que la sentencia sólo habla de "personas físicas". Esto es, serían susceptibles de retirada las injurias relacionadas a un nombre propio, pero no a un cargo, por citar un ejemplo. Así, "Fulanito es un imbécil" sería caso de estudio, pero no "el presidente del Gobierno es un imbécil". "La sentencia es cuestionable, compleja desde el punto de vista técnico, pero hay que recordar que el derecho de cancelación ni es automático ni lo va a conseguir cualquiera. Antes de eso hay que hacer una ponderación de intereses, que abarcan desde la antigüedad del comentario hasta su relevancia pública". Teknautas publicó recientemente una guía orientativa acerca de quiénes pueden acogerse a la directiva.

El papel de los buscadores

La otra preocupación de Piñar pasa por el rol de Google en el proceso de supresión de la información. Hasta ahora se consideraba a los buscadores una mera correa de transmisión en la comunicación en internet. De hecho, es la consideración que hace Niilo Jaäskinen, abogado general del Tribunal de Justicia de la UE en sus conclusiones. Sin embargo, la sentencia responsabiliza a Google de la información. "¿Y qué pasa con Yahoo, Bing y los demás buscadores? Hay cientos de buscadores, uno por cada página. Pese a que damos por hecho que les acontece de igual forma, la sentencia solo menciona a Google", explica Piñar. Escama al profesor del CEU, también, que la información no desaparece en realidad de la red, ya que no se acude a la fuente, sino que solo pierde visibilidad.

El expresidente de la AEPD no está completamente de acuerdo la imagen de éxito que se transmitió de la Agencia al conocerse la sentencia europea. "No creo que sea un éxito, desde el punto de que podría no ser un avance en la protección de datos. Incluso el Abogado General estaba en claro desacuerdo con lo que se dictaminó. Lo que sí considero un éxito es el papel de la AEPD y de Mario Costeja al lucharlo hasta la última instancia y ganar el caso".

"Intuyo que con el comité de sabios Google quiere hacerse una idea clara de qué es exactamente el derecho al olvido y cómo aplicarlo. Por mi parte estoy contento de formar parte, porque puede ser un momento clave en la protección de datos a nivel mundial. Claro que Google no es todo, pero sí casi todo", conlcuye entre risas.

Después del revés que supuso la sentencia de la Unión Europea sobre el derecho al olvido, en Google se tientan la ropa en busca de una solución. Las preguntas son muchas: cómo aplicar la directiva, en qué casos hacerlo, cómo gestionar las reclamaciones de los usuarios extracomunitarios... Demasiadas incógnitas en torno a una cuestión medular para el buscador.

El redactor recomienda