Es noticia
Menú
Internet celebra la recuperación de la niña de las pizzas
  1. Tecnología
Hazel contó con el apoyo de la red

Internet celebra la recuperación de la niña de las pizzas

Su historia enganchó a la red: una niña enferma de cáncer que pedía que le enviasen una pizza. Internet se volcó con ella, y ahora celebra su recuperación

Foto:

"Muchas gracias, de verdad". Lo escribe, sentida, a través de Facebook, Lauren Hammersley. Es la madre de la niña de las pizzas, Hazel, que como recordarán, se hizo famosa en la red por un grito de guerra muy particular: en su lucha a vida y muerte contra en cáncer, la criatura, que entonces contaba con apenas dos años de edad, pidió una pizza a través de la ventana de su habitación en el hospital.

El agradecimiento de la madre llega por la cobertura que se hizo desde estas líneas de la batalla de Hazel. Los desmedidos gastos médicos para tratar el extraño tipo de cáncer que estaba carcomiendo a la pequeña suponían una cuesta arriba inasumible para la economía familiar. Pero internet se volcó, y fue todo fruto del azar. Los duros tratamientos de quimioterapia a los que se vio sometida la pequeña Hazelnut, como le conocen cariñosamente en casa, estaban derrotando la fortaleza de su pequeño cuerpo y peor aún, su estado de ánimo.

Pondremos un cartel en la ventana y si alguien lo ve igual nos manda una

¿Un helado? ¿Una piruleta? "¡No! ¡quiero una pizza!". Nuestro ángel sacó fuerzas de flaqueza desde la rabia de estar esclavizada a esas cuatro paredes y sin poder disfrutar de la compañía de sus hermanos. Esta condena es doblemente pesada para el inquieto cuerpo y espíritu de un niño, y madre y abuela pasaban las horas con ella intentando arrancar siempre una sonrisa, que cada vez tardaba más en llegar.

¿Una pizza? ¿Cómo explicar a una niña de su edad que no se sirven pizzas en los hospitales? Bueno, "pondremos un cartel en la ventana y si alguien lo ve igual nos manda una", explicó la madre a Hazelnut que observó divertida cómo mamá y la abuela se esmeraban con el celo y las tijeras.

placeholder

En el fondo, era jugar con la interminable inocencia de los niños, como dejar el diente bajo la almohada y esperar a que el ratón más famoso del mundo hiciera la magia de llevárselo y dejar un regalo. Pero Hazel confiaba en aquel reclamo.

Y llegó el milagro

Aquel mismo día un lector de Reddit completaba su ruta al trabajo que a diario le obligaba a rodear el hospital, y algo le llamó la atención: ¿qué ponía ahí? Y ya se sabe, foto y a internet. Hasta hoy. El asunto de las pizzas se hizo viral y se les fue de las manos: la habitación llena de gente con pizzas y el agradecimiento de una familia abnegada que ha podido sufragar el costoso tratamiento de la criatura.

placeholder

Desde aquel mes de julio del año pasado ha llovido mucho, y un servidor ha sido una de esas más de 120.000 personas que se han mantenido al corriente de la evolución de Hazelnut a través de Facebook y el camino no ha sido fácil. Lauren no fa faltado un sólo día a su cita contando al mundo lo que sucede en torno a su hija, los espasmos que padeció, operaciones arriesgadas y momentos en los que parecía que las fuerzas flaqueaban y todo se teñía súbitamente de negro. Sin embargo, el pasado día 23, sin embargo, el sol brilló con una luz especial. La entrada en el blog era mucho más corta pero no por ella menos cargada de contenido: una foto de Hazel con el pulgar hacia arriba y el texto "¡No tengo cáncer!", alegraba el día a cualquiera.

El milagro se había consumado. El último escáner previo a las vacaciones de Semana Santa había confirmado que no había ni rastro del agresivo neuroblastoma que casi se lleva a su criatura por delante. El espíritu luchador de Hazelnut, junto con el buen hacer médico y por supuesto, el apoyo incondicional de su familia que nunca perdió la fe, habían derribado al temible cáncer.

Y por qué no decirlo, la fuerza de Internet, tan perversa para otras cosas, había aportado con un buen empujón de cariño y apoyo a la niña en este difícil año. Con la alegría en el cuerpo, picaba la curiosidad de saber si este notición había tenido el mismo impacto en la red que el empacho de pizzas. Pero no, apenas un par de medios se han hecho eco de este milagro. Adictos a los disgustos, parece que nos cuesta digerir un buen trago.

Es maravilloso descubrir un ejército de seguidores que siempre nos han apoyado, en las victorias y en los momentos difíciles

Pero la batalla no ha terminado del todo. Lauren describe en su blog lo que califica como una "montaña rusa de emociones" y es que tras la tensión de estos largos meses, parece que es ahora cuando las fuerzas flaquean. La abnegada madre avanza que queda todavía unos largos meses de duros tratamientos y que el riesgo de recaída en este tipo de cáncer es elevado, con lo que los próximos cinco años son "críticos".

Un último empujón en el que los Hammersley piden a sus incondicionales seguidores que recen por la pequeña, una fuerza que ahora recuerdan con cariño: "es maravilloso descubrir un ejército de seguidores que siempre nos han apoyado, en las victorias y en los momentos difíciles". Y no cabe duda de que sus seguidores se alegran y celebran esta noticia que no lo es para muchos: ¡Hazelnut ya no tiene cáncer!

"Muchas gracias, de verdad". Lo escribe, sentida, a través de Facebook, Lauren Hammersley. Es la madre de la niña de las pizzas, Hazel, que como recordarán, se hizo famosa en la red por un grito de guerra muy particular: en su lucha a vida y muerte contra en cáncer, la criatura, que entonces contaba con apenas dos años de edad, pidió una pizza a través de la ventana de su habitación en el hospital.

Niños
El redactor recomienda