Un mundo sin reuniones: firmar un único contrato desde distintos países ya es posible
  1. Tecnología
gracias a la firma biométrica

Un mundo sin reuniones: firmar un único contrato desde distintos países ya es posible

La firma biométrica, que registra datos de velocidad y presión de tu rúbrica, permite firmar un documento en PDF desde cualquier dispositivo móvil

placeholder Foto:

La tecnología se empeña en hacernos la vida más fácil y no poner límites a la comodidad. El placer de firmar un documento a través de tu dispositivo móvil sin salir de casa y con la seguridad de que tu socio, en Brasil, hará lo propio, es lo último en tecnología. Y con toda la seguridad y legalidad que te puede ofrecer una firma en papel.

Se acabó el reunirse para poder firmar un mismo documento y perder el tiempo en viajes y reuniones en un punto común para rubricar el papel de turno. Este avance empresarial lo hace posible Bdocsign, el software desarrollado por la empresa española Alianet, y que es pionera en comercializar esta plataforma multifirma.

La plataforma tiene alojado el documento en PDF al que pueden acceder varios usuarios, firmar a través de cualquier dispositivo móvil e incluso incorporar documentación, grabaciones, fotografías, etc. ¿Dónde está la seguridad? En la firma biométrica, una evolución de la firma electrónica que ya comercializan muchas empresas.

La firma biométrica no solo captura tu garabato, también la velocidad de tu firma, la precisión, el tiempo, la forma… Se puede realizar desde la pantalla de un dispositivo con Android o Apple gracias a App desarrolladas para captar estos datos o con lápices especiales conectados por bluetooth. Los datos se incorporan a tu rúbrica y se almacenan para poder demostrar su autenticidad. Las firmas y el documento en cuestión se custodian en una plataforma para que nadie pueda vulnerarlo. El futuro ya es presente.

La banca, el principal cliente

Esta tecnología es sinónimo de ahorro. Alianet calcula que las empresas que lo implantan se ahorran un 40% entre papel (porque ya no hay que imprimir el documento para firmarlo), en tiempo de los empleados y riesgos operativos de que los contratos, por culpa del papeleo, no se firmen. Uno de los principales clientes de este sistema es la banca. Bankinter ya lo tienedesde 2012.

Realizan 40.000 operaciones a la semana con firma biométrica y Juan Rosas, director de Tecnologías de Gneis (empresa de servicios tecnológicos de Bankinter) reconoce que a quienes más les cuesta adaptarse a esta tecnología es a los empleados, no a los clientes. “Aún les cuesta entender que ya no hace falta imprimir el documento”, apunta.

Rosas no quiere desvelar el coste de la implantación del sistema, sin embargo, sí reconoce que ha sido uno de los grandes proyectos de 2013 y será el de 2014. Ya se pueden rubricar los contratos de los productos pasivos, como las cuentas corrientes, pero aún les falta incorporarlo al resto de productos como los préstamos. “Ahí nos seguimos encontrando con el muro de los notarios”, apunta el director de Tecnologías de Gneis.

¿Son legales estas firmas?

Estas firmas biométricas, pese a no firmarse en papel, son legales pero no se pueden comparar a las firmas manuscritas o a los certificados electrónicos, en opinión de Gontzal Gallo, asesor jurídico en Derecho de las Tecnologías.

“Cuando presentas en un juzgado la firma electrónica reconocida -la certificada- lo que debes demostrar es que no es real, que es falsa; pero si presentas otra firmas electrónicas, lo que tienes que demostrar es que es cierta, que es tuya”, explica Gallo.

Contratos sin papeles

A parte de la firma biométrica, existen más mecanismos para satisfacer a las empresas -que quieren contratos rápidos- y los clientes -que piden garantías de firma- sin encallar con el papeleo. Lleida.net es una empresa, también española, que ejerce de Tercero de Confianza, es decir, es quien da fe de que se ha producido una comunicación, un contrato, entre dos personas.

Ha creado un Contrato SMS Certificado y un Contrato email certificado, entre otros muchos productos.Tanto el SMS como el email que envía la empresa al usuario para formalizar un contrato se convierten en un documento y pueden ser una prueba ante un tribunal.

“Empezamos con SMS que reclamaban deudas y reclamaciones,y hemos evolucionado a que sectores como la banca o las aseguradores utilicen el SMS y el email certificado para contratos de servicios”, cuenta Manel Cervera, director de desarrollo de negocio. “Les dicen a los clientes que les va a llegar un SMS con una clave que tienen que incorporar a un email o al revés, a través del email deben enviar un SMS con un código”.

Lleida.net trabaja ya con grandes empresas pero su idea es que ahora sean las pymes las que acceden a este servicio para, por ejemplo, aprobar presupuestos de manera telemática y empezar a trabajar lo antes posible.“Poco a poco vamos perdiendo el miedo a dejar el papel. La validez es la misma”, apunta Cervera. Según esta empresa, el ahorro de costes es de un 84% con el email certificado frente a la carta certificada y un 85% frente al mensajero.

Un futuro que ya es presente: el reconocimiento del iris

La biométrica, a parte de la firma, también permite el reconocimiento facial y del iris como forma de seguridad para acceder a cierta información. Actualmente lo comercializa, entreotras empresas, Mobbeel. Lo que parecía algo futurista es hoy una realidad. El reconocimiento del iris, por ejemplo,ya lo utilizan varias empresas del mundo.

“En el último año hemos tenido una gran demanda de empresas del sector financiero para que sólo ciertos usuarios de la compañía pudieran acceder a través del reconocimiento del iris a información que había en una nube”- apunta Ramón Escorial, Account Manager de la empresa- “Más que un futuro es un presente, trabajamos ya en 68 países”.

Estas evoluciones nos llevan a un mundo sin papeles y dejan muy atrás las alternativas de los certificados electrónicos como el del DNI, que no han llegado nunca a calar en la sociedad; un fracaso que busca ya una segunda vuelta.

Reclamaciones Tecnología Pymes
El redactor recomienda