James Franco ligando con una menor en Instagram... entre el delito y la viralidad
  1. Tecnología
El actor quedó expuesto en las redes sociales

James Franco ligando con una menor en Instagram... entre el delito y la viralidad

Intentar ligar es uno de los usos más habituales que se da a las redes sociales. Hasta ahí, nada raro, pero cuando el que lo hace es un famoso, la cosa cambia

Foto:

"¿Qué edad tienes? ¿Tienes novio?", las preguntas caen con la insistencia de quien ha visto un objetivo fácil que no quiere dejar escapar. Una apetecible presa al alcance de los dedos. Las redes sociales se han convertido lo que antes se lograba únicamente en la barra de los bares o en discotecas. El ligoteo fácil y directo, sin pérdidas de tiempo y yendo al grano.

Twitter, Facebook, Instagram... los encuentros casuales dan paso a mensajes insinuantes y tras éstos el intercambio de móviles. Esto que le contamos está a la orden del día para cualquier usuario más o menos avezado de las redes sociales, pero cuando el que cae en las garras de la tentación es un famoso, la cosa cambia.

Hace apenas unos días, el conocido actor James Franco visitó su galería de arte ubicada en Nueva York, y como suele suceder en este tipo de actos públicos, toda una cohorte de adolescentes esperaban ansiosas la llegada de la estrella. Bolígrafo en mano y a grito pelado, se desgañitaban por lograr llamar la atención de un personaje curtido en estas lides, que no perdía la sonrisa y parecía estar en su salsa en medio del griterío.

Las redes sociales han transformado lo que antes se lograba únicamente en la barra de los bares o en discotecas. El ligoteo fácil y directo, sin pérdidas de tiempo y yendo al grano

Todo iba según lo planeado hasta que el conocido actor se acercó a un grupo de rabiosas fans para hacerse unas fotos con ellas. Histeria colectiva. Una de ellas, era especialmente guapa y pronto llamó la atención del protagonista de Spiderman. Un par de selfies, dos sonrisas fugaces, y a seguir el tumultuoso recorrido.

Escocesa y… menor

Hasta ahora, todo normal. Sin embargo, la joven hizo lo que cualquier otro en su lugar hubiera hecho: colgar la autofoto en Instagram y etiquetando al actor. Suponemos que el segundo lo estaba esperando puesto que inició un intercambio de mensajes directos con la joven en la red social, y mostrando un claro interés por esta aguerrida fan. Y al grano, claro: "¿dónde vives?", "¿cuánto tiempo vas a estar en Nueva York?"...

El problema es que al otro lado de la línea se encontraba una joven escocesa de apenas 17 años. "Estoy con mi madre, cumplo 18 en unos días". Lucy Corde contestaba con timidez e impresionada por el reto. Las respuestas no parece que arredraran al actor que arremetió con más decisión: "¿cuál es tu número?", y al dárselo, el intercambio de mensajes subió de tono.

placeholder

Que si alquilo una habitación, que si voy a tu hotel, que cuándo te veo... La escocesa contenía como podía el impulso animal de la estrella hasta que en un momento dado escribió: "mis amigas en Escocia no se lo van a creer". Bum. Peligro. James Franco plegó parcialmente las velas y escribió un lacónico "no se lo cuentes".

Fue en ese punto cuando el actor vio las orejas al lobo y comenzó su retirada. Aparecer en los medios acosando a una menor no parece una buena carta de presentación para un personaje público. Pero en ese momento la joven tiró de armas de mujer para engatusar al apasionado pretendiente: "si te sacas una foto con mi nombre escrito en un papel, quedaré contigo". La trampa estaba preparada. El actor, que parecía haber perdido la cabeza en ese punto, se la mandó. Y la joven la difundió por la red. Spiderman atrapado en una telaraña. Ironías...

Pero esperen, que aquí no termina la historia. Como podrán suponer, la foto fue viral y recorrió las redes sociales a grandes velocidades. Fue tan rápido y extraño todo que algún medio ató cabos: James Franco está a punto de presentar su última película, Palo Alto, en la que casualmente da vida a un entrenador de fútbol que se enamora de una de sus jugadoras de muy corta edad en una relación lógicamente no aprobada socialmente.

Y claro, la pregunta es obligada: ¿ha sido el actor un golferas sin escrúpulos o se trata de una hábil maniobra promocional de su película maquinada por alguien que domina las redes sociales? Nunca lo sabremos. El actor niega la mayor y dice que se pasó. Perdón, lo siento. "¡Espero que los padres alejen a sus hijas de mí!", escribió divertido en su cuenta de Twitter...

Redes Sociales Marketing
El redactor recomienda