El fotógrafo tras la imagen cuenta su historia

'Bliss', el fondo de escritorio de Windows XP, esconde un tórrido romance

Se han escrito ríos de tinta sobre el fondo de Windows xP y hay un buen motivo para ello: es una de las imágenes más vistas en todo el mundo

Foto: 'Bliss', el fondo de escritorio de Windows XP, esconde un tórrido romance

El famoso fondo de escritorio de Windows XP. Se han escrito ríos de tinta sobre él y hay un buen motivo para ello: se ha convertido en una de las imágenes más vistas en mucho tiempo. Ahora que los publicistas se baten el cobre por lograr un impacto en las retinas de los consumidores, esta inocente foto se hizo famosa en poco tiempo a medida que esta versión de Windows se iba instalando en los diferentes ordenadores.

¿Por qué se hizo tan famosa? Era el fondo de escritorio por defecto y mostraba un campo verde que se fundía con un horizonte azul. Unas estampa paradisiaca que muchos consideraron artificial, pero como hemos conocido más tarde, la foto es real y no tiene ningún tipo de manipulación. La cotizada imagen fue tomada por Charles O'Rear, un ex fotógrafo de National Geographic, el 24 de junio de 1996 en Sonoma, California.

No se conocen bien los detalles, pero la imagen fue adquirida por la agencia de comunicación responsable del lanzamiento de Windows XP, en 2001 y por una cantidad que nunca se ha dado a conocerNo se conocen bien los detalles, pero la imagen fue adquirida por la agencia de comunicación responsable del lanzamiento de Windows XP, en 2001 y por una cantidad que nunca se ha dado a conocer. El propio O'Rear sugiere que el dinero cobrado por aquella foto es algo poco habitual en el mundo de los fotógrafos dando a entender que le resolvió la vida.

Tras la tormenta, salió el sol

Y curiosamente, fue todo fruto del azar. O más bien, del amor. Nuestro hombre cuenta que se dirigía en coche a recoger a su entonces novia, Daphne, a su casa. El trayecto le obligaba a atravesar los viñedos del valle de Napa y aquel día estaba cayendo una tormenta de verano de esas que obligan a encender las luces. Pero de repente, todo paró. El sol súbitamente se abrió paso entre los nubarrones y el negro se tornó en un extraño azul.

Ya se sabe, son aquellos segundos en los que nuestros ojos contemplan un espectáculo tan sobrecogedor como efímero y el olfato del californiano lo detectó. Paró su coche en el arcén de la State Route 12 que atraviesa el estado de California. Clic. Vaya, qué momento. Pero no hubo tiempo para más. Charles, aunque a él le gusta que le llamen Chuck, guardó la cámara y condujo valle abajo hacia el domicilio de Daphne.

Y de repente todo cambió. Los extraños giros del destino habían tirado una nueva ronda de dados para nuestro protagonista y la suerte sopló en su dirección. Aquella mágica tarde había nacido Bliss (dicha), como se bautizó a la fotografía y Chuck ganó una esposa y la vida resuelta. Y tardó en darse cuenta de la suerte de aquella tarde de dicha.

A los pocos años Daphne se convirtió en su mujer y actual compañera de viaje y con el lanzamiento de Windows XP, nuestro hombre fue consciente de la trascendencia de su inocente foto. La plataforma fue un éxito rotundo y el equipo de Microsoft tuvo claro que Bliss debía ser el fondo de escritorio por defecto. La de miradas que se habrán perdido ensoñadoras en aquellos verdes campos evadiéndose de la tensión del trabajo...

"Nunca me han vuelto a llamar"

La foto se convirtió pronto en icono y Chuck se la ha podido encontrar en todos los rincones del mundo, incluso le han hablado de haber sido avistada en la críptica Corea del Norte. ¿Cuánta gente la puede haber visto? El fotógrafo no tiene una cifra, pero estima que pueden tratarse de miles de millones de personas a juzgar por el éxito de esta versión de la plataforma. Un éxito que, por otro lado, se le ha ido de las manos a Microsoft.

Si no llega a ser por Daphne, nunca hubiera tomado la fotoPero ese no es problema ya de Chuck y Daphne, que disfrutan de la vida juntos en su hogar californiano, y el fotógrafo lo tiene claro: "si no llega a ser por Daphne, nunca hubiera tomado la foto". Bliss es una foto del amor. Y del triunfo. La dicha llamó para quedarse a la puerta del enamorado y le costó tan sólo un clic.

Queda claro que la instantánea fue un éxito sin precedentes, no sólo dentro del marketing de Microsoft sino del mundo de la fotografía en general, y visto lo cual, cabe esperar que le hayan llovido más trabajos a nuestro hombre, pero no. "Les di mi teléfono pero nunca me han vuelto a llamar", protesta con la boca pequeña por el vacío que recibe ahora de la firma fundada por Bill Gates. Posiblemente porque la foto fue buena, demasiado buena.  

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios