El Rincón Artesano, el negocio de una familia asturiana al calor de Facebook
  1. Tecnología
arrasa vendiendo muñecas hechas a mano

El Rincón Artesano, el negocio de una familia asturiana al calor de Facebook

"De esto vive toda la familia", dice Toni González. Con su mujer, ha montado una empresa de artesanía que ha encontrado en Facebook su mejor escaparate

placeholder Foto:

"Ojo, que de esto vive toda una familia", la voz de Toni suena decidida al otro lado del hilo. Había oído hablar de El Rincón Artesano, pero son tantos los negocios y tiendas en la red que uno siempre desconfía. ¿Aquello era realmente un negocio que daba dinero o un proyecto con más voluntarismo que sustancia?

Encomendado a san Google pronto descubrí que aquello tenía su peso, pero fue realmente cuando las sospechas fueron borradas de un plumazo al descubrir que su página en Facebook superaba los 90.000 me gusta. Fue conocer este dato y contactar de inmediato con esta pequeña familia ubicada en la localidad asturiana de Vega de Poja, que apenas supera los mil habitantes. Y sí, no es un garaje ni evidentemente están bañados por el sol y la brisa de Silicon Valley, pero Toni González y Amalia Méndez han logrado crear un negocio muy rentable en torno, precisamente, a Facebook.

Toni no conduce un Tesla ni su empresa se centra en ningún gadget revolucionario: este matrimonio ha forjado de la nada un negocio dedicado a la artesanía cuya principal protagonista son las fofuchas y las mariolas, unas muñecas hechas a mano que están causando furor en la red, precisamente por eso, por lo exclusivo. Son muñecas a la carta: uno envía una foto a esta pareja de artesanos con el motivo que les inspire para fabricar la muñeca y la recibe en su domicilio, aunque como explica Toni a Teknautas, "tenemos tres líneas de negocio básicas".

placeholder

La primera de ellas la comentada: fabricar muñecas a la carta; una segunda se centra en la venta de accesorios a otros artesanos del sector ("las creaciones son nuestras y todo lo fabricamos a mano", aclara) y una última, una plataforma de elearning de formación a distancia para artesanos de todo el globo. Es la grandeza de internet.

"Mi mujer es quien lo lleva todo"

"Tengo que dejarte claro que Amalia, mi mujer, es la que lleva todo esto. Yo sólo le echo una mano", explica Toni dejando clara la implicación de toda la familia en el negocio que da de comer a todos, incluido su hijo de nueve años. ¿Cómo acaba una familia del concejo de Siero viviendo de internet? "El negocio surgió de repente y sin esperarlo", confiesa Toni.

Los vaivenes laborales de ambos precipitaron de alguna manera las cosas. Amalia contaba con un innegable talento para la artesanía y entre el "y si probamos" y el "no hay nada que perder", echaron a andar con una mano delante y otra detrás. "La rentabilidad fue inmediata", explica, y básicamente porque la inversión es mínima y trabajan desde casa. Toni se aparta voluntariamente del mérito pero habla con propiedad del asunto cuando se refiere a Facebook, su gran aliado en esta aventura.

La red social de Zuckerberg ha sido en parte la gran responsable del despunte de este matrimonio asturiano: "un euro en Facebook rentabiliza mucho más debido a que te permite segmentar tu target". El controvertido cambio del algoritmo tampoco parece preocupar mucho a esta startup rodeada del verde de los montes, y es que ahora llegan a "seguidores más purosque antes", en clara alusión a la creciente burbuja de me gustade cartón piedra que lo único que hacen es número.

Los emprendedores, solos ante el peligro

Pero Toni se pone serio cuando se le pregunta por la experiencia del matrimonio como emprendedores: "el emprendedor está solo ante el peligro", sentencia. "¿Ayuda institucional? Cuando escuchas todas las ayudas que promueven desde el gobierno, y las comunidades autónomas, te ilusionas. Pero la realidad es diferente. Siempre hay un apartado que uno no cumple para recibir las ayudas. Es todo propaganda". Palabras claras de quien se gana el pan cada mañana y que no sonarán lejanas a los que se hayan embarcado en la aventura.

¿Ayuda institucional? Cuando escuchas todas las ayudas que promueven desde el gobierno, y las comunidades autónomas, te ilusionas. Pero la realidad es diferente. Siempre hay un apartado que uno no cumple para recibir las ayudas. Es todo propaganda

La vida sigue en casa de los González convertidos a emprendedores de éxito. Pregunto intrigado a Amalia por la diferencia entre Fofucha y Mariola. Un mundo nuevo para uno. Contesta divertida: "¡hay muchas!", explica, pero el verdadero motivo era que no le encajaba el nombre. El producto de la casa son las Mariolas. "Están talladas y utilizamos infinidad de materiales además de la goma EVA y el Porex", apunta, "la idea es conseguir una muñeca más real".

Y caray, parece que lo consiguen. La alegre emprendedora ha colgado en el muro de Facebook el cartel de "completo" para abril y mayo. "Me es imposible coger más encargos". Ya se sabe, todo a mano y con cariño.

Pero el negocio, en sus dimensiones, va viento en popa. "Si todo va bien, contrataremos más gente", explica Toni, que nos avanza novedades en el negocio. Pedimos consejo para todos aquellos que estén en el paro y estén considerando la aventura de ser emprendedores. El de Vega de Poja contesta con contundencia: "esto no es un trabajo con un sueldo fijo", explica serio, "pero las redes sociales permiten aventurarte en cualquier cosa".

Y por último, una crítica. "Los medios no se fijan en los artesanos. Sólo hay que poner la palabra artesanía o manualidades en Google y uno se da cuenta. No olvidemos que un artesano también es un artista...".

Emprendedores Facebook Redes Sociales
El redactor recomienda