Biotecnología que se diluye en el cuerpo
  1. Tecnología
chips y baterías 'comestibles'

Biotecnología que se diluye en el cuerpo

Después de los primeros chips de silicio capaces de ser absorbidos por el cuerpo humano, científicos han desarrollado una batería biodegradable y no dañina

Foto:

Los dispositivos capaces de implantarse en el cuerpo humano se están convirtiendo en una realidad cada vez más habitual. Después de que se crearan los primeros chips de silicio capaces de ser absorbidos, investigadores de la Universidad de Illinois han desarrollado una batería biodegradable que el cuerpo puede disolver y eliminar por completo.

Para funcionar, la pila utiliza ánodos de papel de aluminio de magnesio y cátodos de hierro, molibdeno o wolframio,que se deshacen en el cuerpo hasta configurarse en iones fundamentales no perjudicialesen bajas concentraciones. Esteavance científicopodría ayudar en el desarrollo de dispositivos biomédicos capaces de monitoreartejido u ofrecertratamientos antes de ser reabsorbidos por el cuerpo después de su uso. Reduciendo riesgos de infecciones, tiempos de recuperación y demás factores asociados a ciertas intervenciones.

Como apuntamos, ya existían chips capaces de implantarse en una persona temporalmente, pero la mayoría necesitaba una fuente de energía. Según ha explicado a Teknautas Neus Sabaté, investigadora del Instituto de Microelectrónica de Barcelona "estas baterías generan una corriente gracias a unos materiales que son biocompatibles. Esto significa que su presencia en bajas proporciones no es nociva para el cuerpo humano, como por ejemplo sí podría pasar con el plomo".

"La cantidad de material que incluyenestá relacionadacon laenergía que generan. El hecho de que una cantidad demasiado alta de estos elementos pudiese ser perjudicial hace quetengan sus limitaciones".

placeholder

Según ha explicado la revista Nature, el tiempo que tarda el cuerpo en eliminar por si solo estos componentes es dedos atres semanas.

La pregunta que se hacen muchos ahora es sí realmente son seguros. Eduardo García Junceda, director del Instituto de Química Orgánica General del CSIC, ha explicado que "en las proporciones que incluye la pila no tendrían por quéser dañinos. Lo mismo sucede con el polímero biodegradable que los recubre. Por lo que en un principio parece algo bastante factible".

Baterías que liberan medicamentos de forma remota

Este no es el único proyecto de investigación que está trabajando en esta dirección. Existen otrosen los que tambiénse están desarrollando baterías pero con otros materiales como por ejemplo de iones de sodio. "El sodio es un ion necesario en la vida y no es dañino. Para que te hiciera algún mal las pilastendrían que tener concentraciones altísimas", ha concluido Junceda.

Una batería biodegradable implantable podría ayudar en el desarrollo de dispositivos biomédicos que monitorean tejido

Actualmente ya existe una píldora inteligente que tras ser ingerida logra monitorear distintos parámetros del cuerpo. El principal inconveniente es quetieneque defecarse porque incorporabaterías de litio. Endoasic es una empresa catalana dedicada a esto mismo: fabricar pastillas que circulan por el aparato digestivo, toman datos, imágenes y hasta liberan medicamentos. La Universidad de Carnegie Mellon también está trabajando en otro tipo de electrónica comestible. Olympus fabrica cápsulas que contienen cámaras para sacar imágenes del sistema digestivo. Y Proteus Digital Health de Palo Alto, California,produce un sistema personal de seguimiento de la salud que incluye pastillas que permiten a los profesionales sanitarios vigilar cuándo se toman sus pacientes los medicamentos.

Jeffrey Borenstein, ingeniero biomédico del centro de investigación Draper, en Massachusetts, ha explicado aNatureque el siguiente paso seráproducir dispositivos que liberen fármacos y que esténcontrolados por señales de radio, o que respondan de forma autónoma ante un problema específicocomo por ejemplo un ataque epiléptico.

Los atletas también podrían aprovecharse de esta electrónica comestible para hacer un seguimiento de su temperatura corporal y otros parámetros.

Reduciendo el impacto medioambiental

Pero esta tecnología no solo tiene futuro dentro del cuerpo humano, sino también fuera. Y es que, según Neus Sabaté"en el momento en el que le pones una pila de este tipo a cualquier aparato se está reduciendo el impacto medioambiental".

"Los test de embarazo son un buen ejemplo de esto. Se utilizan tan solo un instante y después se tiran a la basura. Sin embargo, en su interior hay dos pilas de botón", ha concluido Sabaté.

No anda desencaminada la investigadora. En 2012 se produjeron casi 49 millones de toneladas métricas de basura electrónica en el mundo. El equivalente a 7 kilogramos por cada habitante del planeta. Para 2017 la cifra aumentará un 33%, según un estudio dado a conocer por la Universidad de las Naciones Unidas (UNU).

De momento, el prototipo desarrollado en Illinois está pensado para dar energía durante un día. Aunque los investigadores prometen mejorar su potencia. ¿Llegará el día en que las baterías biodegradables permitan a los dispositivos que entran en el cuerpo vigilar la curación de las heridas, administrar las terapias necesarias y desaparecer naturalmente después de curado?

Energía Tecnología
El redactor recomienda