DISPONE DE UN ENORME panel DE 6 PULGADAS

Probamos el G Flex, el primer 'phablet' con pantalla curva en España

Grande, muy grande, con carcasa de plástico y curvado. Sin lugar a dudas, el LG G Flex es uno de los móviles más peculiares que hay ahora en las tiendas

Foto: Probamos el G Flex, el primer 'phablet' con pantalla curva en España

Grande, muy grande, con carcasa de plástico y curvado. Sin lugar a dudas, el LG G Flex es uno de los dispositivos más peculiares que hay ahora mismo en las tiendas. Y es que, además de sus 6 pulgadas de pantalla dispone de un cuerpo combado que lo diferencia de la mayoría de teléfonos. Pero estas no son las únicas novedades tecnológicas que incorpora.

En Teknautas hemos probado a fondo el nuevo gigante de la surcoreana, que por sus características técnicas y precio se ha metido de lleno en el sector de los terminales de gama alta.

El G Flex cuenta con una pantalla HD POLED y una resolución de 1.280 x 720. La compañía sacrificó la tecnología full HD en este phablet por la del Plastic OLED. Esto les ha hecho perder un poco de calidad de imagen respecto de sus competidores, pero por contra les ha permitido construir la famosa pantalla curva que tanto ha dado de qué hablar y que según la compañía "ofrece un visionado de contenidos audiovisuales más envolvente".

¿Realmente lo consigue? Pues esto es algo que solo se puede saber comparándolo con otros phablets de sus dimensiones. En Teknautas lo hemos puesto al lado del Nokia 1320. Otro dispositivo de grandes prestaciones.

Tras probarlos conjuntamente, hemos llegado a la conclusión de que los dos ofrecen una excelente experiencia de uso en cuanto a calidad de imagen y sonido se refiere ya que disponen de dos pantallas gigantes. Sin embargo, el Nokia está un escalón por encima al ofrecer una imagen más real, nítida y luminosa. Por contra, el hecho de que el LG sea curvo permite que el agarre sea más ergonómico y transmita una sensación visual más agradable (siempre y cuando esté en horizontal ya que en vertical podría resultar incluso molesto), pero de ahí a que ofrezca una imagen envolvente, hay un abismo.

A este respecto, el director de la revista especializada en imagen y sonido On Off, Aitor Urraca, ha explicado a Teknautas que "las pantallas curvas en este tipo de dispositivos no mejoran prácticamente nada en cuanto a la calidad de imagen se refiere. En tamaños más grandes como en los televisores de 65 pulgadas tienen sentido ya que la distancia focal entre el centro de la pantalla y los extremos es distinta. Pero esto no ocurre en un phablet de 6 pulgadas".

Además de curva, hay que destacar que la pantalla y el resto del teléfono están fabricados con un material que es capaz de doblarse. Si por ejemplo se coloca boca abajo sobre una superficie lisa y se ejerce presión, el dispositivo se dobla hasta colocarse recto. En el momento en el que se libera vuelve a su posición curvada. Según la compañía, aguanta hasta 45 kilos de peso.

DISEÑO Y MANEJABILIDAD

El hecho de que sea curvo y flexible no significa que sea más cómodo de manejar que otros phablets. Es decir, todos estos dispositivos son incómodos para llamar por teléfono, pero por contra aportan otras ventajas. Y en esto el LG G Flex no se diferencia en nada. Lo que sí lo distingue es el hecho de contar con dos botones en su parte posterior llamados Rear Key, que permiten desbloquearlo o bloquear el teléfono. La compañía ha situado ahí las teclas principales porque cree que es donde generalmente se coloca el dedo índice. Algo que ya hizo con otros modelos anteriores.

Destaca la carcasa de plástico trasera, que está cubierta por una película autorreparable similar a la pintura que incorporan muchos coches. Esto es útil para corregir los típicos arañazos producidos por objetos metálicos como las llaves o monedas

Para evitar que los usuarios que no estén acostumbrados no se vuelvan locos con los botones, el teléfono incluye la funcionalidad Knock ON, que permite encender y apagar la pantalla con sólo tocarla dos veces.

En cuanto a su peso (177 gramos), hay que señalar que se encuentra dentro de los márgenes en los que se mueven los teléfonos de la competencia. Por seguir con el Nokia 1320. El de la finlandesa pesa un poco más. En concreto, 220 gramos. Sin embargo, otro de sus grandes rivales, el Note 3 que ya probamos en Teknautas junto con el Galaxy Gear, pesa menos. 168 gramos.

Pero lo que sin lugar a dudas más destaca es la carcasa de plástico trasera, que está cubierta por una película autorreparable similar a la pintura que incorporan muchos coches. Esto es útil por ejemplo para corregir los típicos arañazos producidos por objetos metálicos como las llaves o monedas. En cuestión de minutos, lo cierto es que el arañazo desaparece. Obviamente, no sirve si se araña profundamente y se atraviesa la capa protectora.

BATERÍA Y CÁMARA DE FOTOS

Otro de los componentes a tener en cuenta es la batería. El fabricante ha creado una pila curva con una capacidad de 3500mAh que soporta a la perfección todas las exigencias de su gran pantalla. Si se preguntan por su aguante a lo largo del día, el phablet aguanta perfectamente 24 horas con un uso normal tanto de llamadas como de navegación. E incluso se despierta al día siguiente con un poco de energía.

La cámara de fotos es otro de sus puntos fuertes. La trasera es de 13 megapíxeles y la frontal de 2,1 megapíxeles. Cuenta con dos sistemas de zoom: de súper resolución para una imagen más clara y nítida, y Smart Zoom para un zoom selectivo en una imagen en movimiento.

En cambio, no tiene estabilizador de imagen, por lo que las instantáneas no salen muy bien enfocadas si existe un mínimo movimiento. Algo que suele ocurrir frecuentemente en situaciones con poca luz ya que el obturador necesita más tiempo para trabajar.

En Teknautas hemos querido comparar la cámara del G Flex con la del iPhone 5S en situaciones normales. La primera instantánea corresponde al teléfono de la surcoreana. Como apuntamos, está tomada en interior, en situaciones normales de luz y en parado. Donde se comporta bastante bien.

En exteriores también ofrece unos resultados de bastante calidad. Algo que no sucede con poca luz, donde muestra demasiado grano y ruido.

La foto de abajo corresponde a la tomada con el smartphone de Apple. Se puede apreciar que la imagen sale mejor enfocada y más nítida, aunque por contra no realiza el mismo tratamiento del color.

PRESTACIONES Y RENDIMIENTO

Los móviles de LG siempre se han caracterizado por incluir en su sistema operativo Android modificado multitud de prestaciones. El G Flex no es una excepción. Además de las funciones Rear Key y Knock On que ya hemos mencionado, el dispositivo incluye una notificación de llamadas urgentes gracias a un LED que incorpora entre las teclas ubicadas en su carcasa posterior. Si el usuario añade a una lista una serie de teléfonos, cuando llamen la luz se iluminará en rojo y no en verde, como lo hará el resto.

Además, dispone de un modo invitado que pone a disposición del usuario dos contraseñas distintas: una de uso personal y otra para invitados. De esta forma se puede controlar por ejemplo a qué aplicaciones tiene acceso un menor creando un patrón de desbloqueo específico.

El teléfono se mueve con total soltura y sin estancarse incluso abriendo distintas aplicaciones al mismo tiempo y realizando multitud de tareasPor su parte, la función Answer Me facilita la tarea de llamar o responder a una llamada. Sólo hay que acercarse el teléfono a la oreja para llamar o cuando están llamando para iniciar una conversación. La función Quick Remote también resulta muy interesante. Con ella se puede convertir el dispositivo en un mando a distancia universal. La forma de hacerlo es conectándose a la televisión o DVD a través de los infrarrojos.

Por último, el G Flex cuenta con la función de Pantalla Dual, que parte la pantalla en dos ventanas para manejar dos tipos de contenidos distintos a la vez. Una función que comparte con otros phablets como el Note 3 de Samsung.

En cuanto al rendimiento, hay que señalar que el procesador que mueve esta bestia es digno de todo un gama alta. Estamos hablando de un Qualcomm Snapdragon 800 a 2,26 GHz. La memoria RAM es de 2 GB. Esto en la práctica se traduce en una experiencia de uso bastante buena. El teléfono se mueve con total soltura y sin estancarse incluso abriendo distintas aplicaciones al mismo tiempo y realizando multitud de tareas.

PRECIO Y CONCLUSIONES

Uno de los grandes inconvenientes del último dispositivo de LG es su precio. El phablet cuesta libre 799 euros. Lo que se antoja caro si lo comparamos con sus rivales directos, el Note 3, que cuesta libre 669 euros, o el Nokia 1320 que vale libre alrededor de 340 euros. ¿Es mejor el G Flex que el Note 3? No. Es más, en muchos sentidos el dispositivo de Samsung es mejor. Pero el G Flex incluye unas novedades tecnológicas que suponemos habrán encarecido su precio.

El terminal de LG se sustenta en cuatro puntos fuertes: una potente batería, gran pantalla, diseño innovador y carcasa trasera resistente.

El hecho de disponer de una pantalla de 6 pulgadas, además de las múltiples funcionalidades y su pila de larga duración, lo convierte en una herramienta ideal para aquellos usuarios que exijan lo máximo a los teléfonos móviles, exploten su contenido audiovisual y necesiten estar conectados muchas horas del día, ya sea por trabajo o por ocio.

Sin embargo, como puntos negativos los que se lo quieran comprar tendrán que tener en cuenta que la imagen que ofrece su pantalla es mejorable, al igual que su cámara de fotos en condiciones de poca luminosidad, además de su excesivo precio.
Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios