Un sensor capaz de 'oír' averías en motores antes de que sucedan
  1. Tecnología
creado por científicos españoles de la upc

Un sensor capaz de 'oír' averías en motores antes de que sucedan

Un grupo de científicos de la Universidad Politécnica de Cataluña, ha creado un sensor capaz de detectar averías en motores antes de que se produzcan

Foto:

Ser capaz de predecir si un motor se va a estropear a partir tan solo del ruido que emite. ¿Podrían imaginarse una máquina capaz de escuchar a otra máquina para, de esta forma, anticiparse a una posible rotura?Es lo que han conseguido unoscientíficos de la Universidad Politécnica de Cataluña.

Elgrupo de investigación MCIA perteneciente a la UPCha desarrollado un sensor capaz dedetectar averías en motores antes de que se produzcan y que puede adaptarse a los vehículos.Según ha explicado a Teknautas, Luis Romeral,director del equipo y profesor de esta universidad, "la idea consiste en utilizar un sensor de emisiones acústicas para detectar los estados previos de rotura de una pieza mecánica".

"Actualmente, cuando los equipos entran en situación de averíaya seapor desgaste, por rotura de alguna pieza interna o por desalineación de algún eje, aparecen algunas vibraciones características que se pueden detectar con un acelerómetro. Éste genera una señal eléctrica que depende de las vibraciones y despuéslalee. Esta lectura electrónica va a un ordenadory allí se hace el procesado de datos. De esta forma se pueden discernir las vibraciones de la operación normal de una máquina de las debidas a un mal funcionamiento".

El problema es que se lee las vibraciones cuando las hay, y las hay cuando ya está roto el sistema. Es decir, que se detecta el problema muy cerca de la rotura completa. Pero, ¿y si pudiésenos anticiparnos?

En busca de las "microgrietas"

"Todo lo que se rompe empieza primero con unas microgrietas en el propio seno del material, que son microscópicas y van creciendo poco a poco hasta que se produce una grieta más grande. Lo que hemos hecho es utilizar las emisiones acústicas antes de que se produzca la rotura física del material", ha explicado Romeral.

De esta forma, el grupo de investigación que dirige ha creado un equipo específico para localizar esos minúsculos fallos que aparecen en sistemas rotativos como motores, compresores, etc., antes de romperse. "El sistema se basa en unos sensores que se colocan directamente sobre la pieza y envían una señal que es recogida por un ordenador, que envía una alerta en caso de riesgo de rotura. Este aparatose alimenta de la propia energía del entorno como por ejemplo la diferencia de temperatura o incluso de la propia vibración del equipo, ya que lo hacen incluso en situaciones sanas", ha añadido.

Luis Romeral (a la derecha), junto con el resto del equipo de investigadores.

Según ha asegurado Romeral, el sensor podría colocarse por ejemplo en un motoro generador de una subestación de producción de energía."Imagínate que una máquina del tamaño de una habitación se queda parada por la rotura de una pieza importante. En muchas ocasiones tardan en lograr algún repuesto. Este sensor lo remediaría".

Pero también serviría para los motores de los coches. Incluyendo los eléctricos."Para la siguiente generación de vehículos eléctricos, incorporarun sistema similar podría ser muy interesante ya que ahorraría muchas averías", ha concluido.

Todo lo que se rompe empieza primero con unas microgrietas en el propio seno del material, que son microscópicas y van creciendo poco a poco hasta que se produce una grieta más grande

Lo cierto es que este no es el primer avance tecnológico que se podría aplicar o ya se está aplicando a la automoción.Algunas marcas han desarrollado sistemas inteligentesque leen la cara del conductor y detectan si éste está distraído odemasiado cansado. Lo hacen gracias a una cámara infrarrojos situada sobre el volante y enfocada hacia el conductor. También los hay que controlan el entorno y son capaces de anticiparse a accidentes, e inclusogadgetscapaces de monitorizar un coche antiguo.

La forma que tiene este sensor fabricado por el MCIAde comunicarse con el ordenador es mediante ZigBee. La máquina solo necesita un módulo de esta comunicación inalámbrica y el software específico que también han creado.

El objetivo de este sensor es prever las averías y ahorrar costes, como apuntamos, ya sea tanto en motores de particulares como de grandes empresas. De momento, ya hay compañías españolas y extranjeras que están interesadas en adaptarloen sus máquinas.

La investigación se desarrolla en el marco del proyecto Mosycousis, financiado a través del VII Programa Marco de Investigación y Desarrollo de la Unión Europea.

Tecnología Psicología
El redactor recomienda