"Necesitamos una constitución global para defender los derechos en internet"
  1. Tecnología
La 'World wide web' cumple 25 años

"Necesitamos una constitución global para defender los derechos en internet"

Hace justo 25 años nacía la 'World Wide Web'. Hoy, su creador pide que se defienda su neutralidad para que internet esté al servicio de la democracia

placeholder Foto:

"Sin una red abierta y neutral en la que podamos confiar sin tener que preocuparnos de qué está pasando en la puerta trasera, no podemos tener un gobierno abierto, buena democracia, buena sanidad, comunidades interconectadas y diversidad cultural. No es ingenuo pensar que podemos conseguir todo eso, pero sí lo es pensar que podemos conseguirlo sentándonos tranquilamente a esperar".

El autor de esas palabras es Tim Berners-Lee, el físico que hace hoy justo 25 años redactó el primer informe sobre un proyecto que terminó dando como resultado el nacimiento del protocolo WWW o, como todos lo llamamos, la Web.

En el aniversario de aquella fecha clave para el desarrollo de internet, Berners-Lee ha aprovechado para reclamar una red neutral, libre y protegida de interferencias políticas o empresariales.

El británico Berners-Leeha defendido en The Guardian la creación de una "carta magna" de internet, una "constitución global" de derechos y deberes digitales que recoja especialmente las problemáticas de la privacidad, la libertad de expresión y el anonimato responsable, pero también cuestiones como la propiedad intelectual y la ética de la tecnología.

"¿Qué tipo de red queremos tener en el futuro?"

"Estas cuestiones han ido apareciendo ante nosotros. Nuestos derechos son infringidos cada vez más por distintos bandos, y el peligro es que nos lleguemos a acostumbrar a ello. Por eso quiero aprovechar este 25 aniversario para que entretodos hagamos eso, recuperemos la Web en nuestras manos y decidamos qué tipo de red queremos tener los próximos 25 años".

Berners-Lee denuncia que muchas de las leyes y normas enfocadas a regular internet no se hicieron pensando en los ciudadanos y la comunicación entre ellos en los que se cimenta la democracia, como debería ser en su opinión, sino respondiendo a intereses de gobiernos y empresas.

"La clave es conseguir que la gente pelee por la Web y que vean el daño que una red fracturada podría causar. Como cualquier sistema humano, la Web necesita políticas y claro que necesitamos leyes nacionales, pero no debemos convertir internet en una sucesión de silos aislados por países".

Berners-Lee ha sido muy crítico en varias ocasiones con los sistemas de vigilancia digital que desveló Edward Snowden por parte de Estados Unidos y de su propio país. Asegura que a la luz de esas revelaciones, la ciudadanía debería exigir una revisión de cómo se manejan esos sistemas de vigilancia, algo que coincide con las demandas de más transparencia y reglas más claras que han demandado también las grandes empresas tecnológicas.

Una aplicación para internet que cambió el mundo

Hace hoy justo 25 años,Tim Berners-Lee no sabía que su idea iba a cambiar por completo la forma en que nos comunicamos entre nosotros, nos informamos y, en definitiva, la forma en que entendemos el mundo. Como parte de su trabajo en el CERN, en el que se encargaba de coordinar los sistemas informáticos con los que trabajaban los investigadores del centro ylos visitantes, redactó un informe en el que esbozaba una aplicación por la que ordenadores con sistemas incompatibles entre sí pudiesen intercambiar información y mantener esa información actualizada.

“Internet en sí mismo solo es un conjunto de cables y un protocolo para enviar información a través de esos cables. La Web sería una aplicación que funcionaría en internet. Lo que ocurrió fue que se convirtió en la aplicación principal”, cuenta Mark Mischetti, editor de Scientific American y coautor junto al propio Berners-Lee de un análisis de su invento publicado en su décimo aniversario, añadiendo que otras ya existían previamente, como el correo electrónico o el FTP.

Pantallazo del primer navegador web (Foto: CERN)Las innovaciones que Berners-Lee desarrolló para dar forma a su idea fueron tres: el HTTP (hypertext transfer protocol), que permite que al pinchar sobre un enlace lleguemos a otro documento; las URL (uniform resource location), que son las direcciones por las que encontrar el documento, y el HTML (hypertext markup language), que son las instrucciones por las que se vinculan las páginas y los archivos que contienen.

La idea de Berners-Lee era, de alguna forma, replicar el funcionamiento de los mercados económicos, en losque todo el mundo puede participar sin tener que acudir a un sitio físico siempre que conozca las reglas del juego. Era importante, por lo tanto, dar a conocer esas normas.

Un invento libre y para todos

El científico pasó meses viajando y presentando sus desarrollos en universidades y ante entusiastas de internet. La comunidad educativa fue la primera en aprovechar el potencial de la Web, pero la posibilidad de que las empresas acotasen su invento con intenciones comerciales inquietaba a Berners-Lee.

Para evitar que esto ocurriese, convenció a los responsables del CERN de que le permitiesen publicar todo su código original. Con esta maniobra eliminaba la que podría haber sido para él una fuente de riqueza económica incalculable. A cambio, nadie podría reclamar los derechos sobre su invento. Ahí estaba y era de todos.

“Pensó que si todo el mundo desarrollaba conjuntamente la Web, ninguna compañía podría controlarla”, asegura Mischetti.Y tenía razón. La web se convirtió en un instrumento más social que técnico, cuyo uso se generalizó cuando las compañías de internet comenzaron a proporcionar de manera gratuita navegadores web en sus equipos.

Aunque quizá no haya obtenido todo el beneficio económico que de otra forma habría conseguido, su obra le valió el reconocimiento no solo de la comunidad científica y tecnológica, sino también de la sociedad en su conjunto. La revista Time le incluyó entre las cien personas más influyentes del siglo XX, y la Internet Society le hizo en 2012 miembro del Salón de la Fama de Internet.

Internet Democracia Tecnología Constitución
El redactor recomienda