SE HA IMPLEMENTADO EN FRANCIA, ITALIA Y BÉLGICA

Hispasat ofrece banda ancha a los trenes de media Europa, pero no al AVE

Hispasat ha instalado en casi 70 trenes de Italia, Francia o Bélgica un sistema de comunicación vía satélite que permite conectividad wifi todo el trayecto

Foto: Hispasat ofrece banda ancha a los trenes de media Europa, pero no al AVE

Ave Madrid-Barcelona. Viaje de negocios. Una llamada importante y la señal se corta o no hay wifi para seguir trabajando en condiciones. O has tenido la mala suerte de tener que viajar el día que España juega la final del Mundial, otra vez. Este tipo de problemas de comunicación en los trenes de alta velocidad que aún existen en España ya no se producen en varios países de Europa gracias, precisamente, a una compañía española.

Hispasat ha instalado en casi 70 trenes de Italia, Francia o Bélgica un sistema de comunicación vía satélite que permite conectividad wifi en banda ancha durante todo el trayecto. Este sistema se podría adaptar para permitir hablar por teléfono sin interrupciones, hacer videollamadas o ver programas de televisión en directo y con alta definición. Una antena de solo 75 centímetros instalada en el techo del tren permite mantener la conexión a más de 350 kilómetros por hora como si se estuviese en la oficina de una ciudad.

Para lograrlo, un preciso giroscopio permite que, pese a la velocidad, la antena siga siempre orientada hacia el satélite que le proporciona la señal a través de la que viajan la voz y la imagen de un cliente o los goles de Fernando Torres. El diseño de la antena y de su aislamiento permite que resista la vibración y los cambios de presión a los que se ve sometida en este tipo de trenes y evita que la radiación electromagnética de los cables de altísima tensión que requieren estas máquinas eche a perder la señal. Como explica Inés Sanz, gerente de ingeniería de clientes de Hispasat, la tecnología necesaria para proporcionar este tipo de servicios en trenes que no son de alta velocidad es menos sofisticada y está presente en varios países de Asia. Sin embargo, “en trenes de alta velocidad, de momento, solo está disponible en Europa”.


“El problema para tener una buena conexión de internet en un tren a través de 3G o una buena cobertura telefónica, como en las ciudades, es que tienes a mucha gente concentrada en un espacio reducido”, apunta Sanz. “Hace poco, por ejemplo, fui a Barcelona en un AVE de más de 20 vagones con 40 personas cada uno, más de ochocientas personas que utilizan mucho el móvil”, añade.

En sus trayectos, los trenes pasan por muchas zonas con poca población. Por ese motivo, el gran número de torres necesarias para mantener una buena cobertura 3G en todo el trayecto no se podrían rentabilizar porque los pasajeros serían prácticamente los únicos usuarios. La comunicación vía satélite, con una inversión mucho menor, proporcionaría un ancho de banda de más de 100Mb/s, muy superior al ofrecido por el 3G, que además podría personalizarse dependiendo de las necesidades de cada tren.

El AVE no tiene competencia

Este sistema de comunicación ya está presente en los trenes de alta velocidad de Thalys, que contectan Amsterdam, Bruselas, París y Colonia, o en los Italo de la empresa italiana privada de transporte NTV. “En el caso italiano, les puede servir para tener un servicio que les diferencia de la línea pública, y en el caso de Thalys, se ofrece el servicio de forma gratuita a los viajeros de primera clase”, señala Sanz.

El problema para tener una buena conexión de internet en un tren a través de 3G o una buena cobertura telefónica, como en las ciudades, es que tienes a mucha gente concentrada en un espacio reducidoSobre el caso de España, Sanz considera que la ausencia de competencia en el transporte ferroviario puede ser uno de los motivos por los que, pese a tratarse de un servicio ofrecido por una compañía española, la alta velocidad nacional aún no lo haya incorporado. El coste del servicio no sería muy elevado. “Para el trayecto Madrid-Valencia hemos calculado que incrementaría un euro o incluso menos el precio del billete por pasajero y trayecto”, dice la ejecutiva de Hispasat. Además de tratar de introducirse en los AVE españoles, se está planteando incorporar esta tecnología en los nuevos trenes de alta velocidad que conectarán La Meca con Medina en Arabia Saudí. Más al este, en la India, se encuentra otro mercado en el que las posibilidades de expansión son inmensas. Indian Railways, la compañía de transporte ferroviario del país asiático, transporta todos los días a 25 millones de personas. Allí, Hispasat ya ha instalado un sistema que permite conectarse a internet en tres trenes que conectan Delhi con Calcuta.

La aplicación de las comunicaciones por vía satélite para proveer de conexión a internet no se queda en los trenes. Los barcos o los aviones también pueden mejorar sus comunicaciones con este sistema. Algo similar a lo que sucede en las zonas rurales. En pueblos aislados, donde llevar la conexión de internet a través de cable sería demasiado caro, se puede facilitar la conexión mediante vía satélite. La instalación, que cuesta alrededor de 500 euros, puede ser incluso facilitada por la operadora de telecomunicaciones, como sucede en la actualidad con los teléfonos móviles, a cambio de un compromiso de permanencia.

Este aspecto también es interesante según Sanz porque, dadas las mejoras en las comunicaciones que se han introducido en las ciudades, cuando se viaje a zonas rurales, al estar acostumbrados a una conexión de mejor calidad, se notarán más las deficiencias de la conexión en estos lugares. Los satélites, desde su soledad en el espacio, parece que van a acabar con los resquicios de incomunicación que pudiesen quedar en nuestra vida cotidiana, desde los trenes hasta el último pueblo perdido.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios