El reloj atómico que pone en hora al mundo
  1. Tecnología
"La hora de tu móvil viene de aquí"

El reloj atómico que pone en hora al mundo

El Observatorio Naval de Estados Unidos cuenta con el reloj más preciso del mundo, del que dependen las comunicaciones digitales globales, incluido internet

Foto:

“Es lo que evita que todo ocurra a la vez”. Esta cita, atribuida al escritor Ray Cummings,es un buen intento por definir algo tan fundamental en nuestra vida pero difícil de aprehender intelectualmente como es el tiempo.

¿Qué hora es? En el momento en el que lea este artículo seguramente pueda responder a la pregunta sin desviar mucho la vista. Todos los ordenadores, smartphones o tabletas van marcando el paso sin piedad, minuto a minuto.

¿Quién les da la hora? ¿Cómo saben ellos qué hora es y a qué velocidad pasa el tiempo? La respuesta está en la Avenida Massachussets, en la ciudad de Washington. Allí se encuentra el Observatorio Naval de Estados Unidos, y es en este centro científico y su Servicio del Tiempo donde se encuentra el reloj que pone en hora al mundo.

Quizá parezca una afirmación exagerada, pero no lo es tanto si tenemos en cuenta que muchas formas de comunicación digital, operaciones militares, sistemas bancarios, internet y redes móviles dependen de las precisas medidas temporales de este observatorio. “La hora de tu iPhone viene indirectamente de aquí”, cuenta Demetrios Matsakis, científico jefe del Servicio del Tiempo del USNO en estecorto documental grabado para The Atlantic.

Master Clock, el reloj más preciso

Él dirige el laboratorio en el que se encuentra el reloj maestro o Máster Clock, un sistema compuesto en realidad por una decena de relojes basados en hidrógeno y decenas de relojes atómicos de cesio.

“Utilizamos un láser para lanzar hacia arriba un átomo, y registramos la frecuencia de caída para medir correctamente el tiempo”.

placeholder

Cada uno de estos dispositivos se encuentra en una cámara independiente y aislada para asegurar su estabilidad, y todos juntos aseguran una medición del tiempo con una precisión apabullante. “Este mecanismo no perdería ni ganaría un solo segundo en trescientos millones de años. Eso lo convierte en el mecanismo más preciso creado jamás por el hombre para medir nada”.

La hora por GPS, internet y por teléfono

Matsakis explica que además de la precisión, su relación con el tiempo pasa por la difusión. La forma más masiva de difundir la medición del tiempo se hace a través del sistema GPS, el sistema de geolocalización más utilizado. Los satélites de esta red reciben las mediciones temporales directamente del observatorio, y luego las transmiten a las antenas en tierra que las comunican a móviles y dispositivos en todo el mundo, con sus correspondientes adaptaciones geográficas según los husos horarios.

También existen protocolos para internet que consultan cada pocos segundos la hora con este servicio, manteniéndose siempre sincronizados. Se utilizan en la banca, el sector militar, las redes móviles... Miles de operaciones cada día se realizan con normalidad gracias al servicio que da el Observatorio.

Pero si a título personalquiere consultar el reloj más exacto del mundo, tiene otras vías para hacerlo. En su página web, por ejemplo, o llamando por teléfono. “Cada año recibimos cuatro millones de llamadas”.

El teléfono es el siguiente: 202-762-1401, con un 001 delante. Al llamar, una grabación con la voz del actor Fred Covington da la hora (en Washinton, claro) con precisión al segundo. Matsakis anima al que quiera a probarlo, y en Teknautas lo hemos hecho.

¿Por qué la precisión es importante?

¿Por qué esa obsesión con la precisión? El científico explica por qué es importante saber qué hora es exactamente todo el rato. “Si un satélite GPS estuviese desacompasado en una milmillonésima de segundo (un nanosegundo), el receptor de su señal creería que está un pie (30,5 centímetros) más cerca o más lejos de ese satélite. Para cuando hubiese llevado a cabo todos los cálculos, su posición real podría estar mucho más desviada”. No parece mucho, pero el error podría multiplicarse y causar disfunciones importantes en el sistema de geolocalización más utilizado. Imagínense: centenares de conductores perdidos por un (en apariencia insignificante) nanosegundo.

Humildemente reconoce que no tiene respuestas para las grandes preguntas que envuelven al tiempo, como los viajes temporales o si se puede detener el tiempo. 'Es como ser un médico y mantener a alguien con vida, pero sin saber definir qué es la vida'

La precisión, por tanto, es importante, pero excederse de preciso puede tener algunos inconvenientes. Matsakis está seguro de que en el futuro los relojes serán aún más exactos, “entre 10 y 100 veces más precisos”. Cuando alcancemos esos niveles, sin embargo, comenzarán a plantearse nuevas problemáticas. Se refiere en concreto a la ley de la relatividad, que recoge que en campos de gravedad distintos el tiempo pasa a velocidades distintas.

Eso quiere decir que si tienes un reloj muy, muy preciso, que sea muy grande, el tiempo en la parte de arriba del reloj pasaría más rápido que en la parte de abajo. “Calculo que eso podría empezar a ser un problema a partir de los 18 decimales de precisión”.

Pero el conocimiento de este señor del tiempo se mantiene solo en el campo práctico. Humildemente reconoce que no tiene respuestas para las grandes preguntas que envuelven al tiempo, como los viajes temporales o si se puede detener el tiempo. “Es como ser un médico y mantener a alguien con vida, pero sin saber definir qué es la vida”.

Móviles Internet
El redactor recomienda