Es noticia
Menú
"Los 'trolls' de internet son, en realidad, unos sádicos"
  1. Tecnología
un estudio analiza su comportamiento

"Los 'trolls' de internet son, en realidad, unos sádicos"

Según un estudio el impacto de los 'trolls' puede ser devastador entre algunos internautas que no comprenden o asimilan una agresión tan gratuita

Foto:

Da igual el contenido. Da igual el contexto. Los habituales de la red conocen bien el fenómeno: se publicaun artículo, una entrada en el foro o incluso un comentario en YouTube, y en cuestión de minutos llega unataque totalmente gratuito e injustificado contra el autor. En muchas ocasiones se reviste con datos o ciertoaire intelectual, pero la explosiva carga va por debajo y viene a decir, "tú eres un idiota y no tienes ni ideade lo que hablas, pero yo sí".

Esa es la idea, pero cargada de desprecio, ira y una frustración subyacenteque suelen pillar por sorpresa al incauto autor del texto. Pero ¿qué ha sucedido? ¿por qué a mí?

El análisisminucioso a lo publicado tampoco arroja ningún dato clarificador: uno ha expresado lo que piensa y sigueopinando lo mismo tras la lectura ¿Qué hay de malo en expresarlo? Pues lo hay, o al menos eso es lo quees lo que opina el troll, un personaje cada vez más frecuente y que está planteando serios problemas enalgunos medios.

Que nadie piense en el insulto directo o una entrada llena de exabruptos que son fácilmente susceptiblesde ser borrados por el moderador: los trollsse han sofisticado y maquillan su visceral ataque evitandopalabras malsonantes de forma que el medio tenga pocas opciones de intervenir. Sin embargo, el mensajelleva munición pesada con la que ataca al autor de la entrada. No hacen falta los calificativos: se ridiculizael contenido, la forma y por supuesto la autoridad de la persona que ha escrito esas líneas.

En realidad, elautor de las mismas, salvo que sea un recién llegado, conoce el fenómeno e ignora el contenido del misil,pero... ¿y los lectores? Es aquí donde esta conducta puede generar un problema en la comunidadya queenrarece el ambiente y condiciona al resto de lectores hasta el punto de coartar su conducta y renuncien aescribir.

Psicópatas que actúan por diversión

A este respecto, el primer estudio serio relativo a este creciente fenómeno en la red lo llevó a cabo MarkGriffiths de la universidad de Nottingham Trent y concluyó que el impacto de los trollspuede "serdevastador" entre algunos internautas que no comprenden o asimilan una agresión tan gratuita. Sinembargo, tres universidades canadienses acaban de publicar los resultados de un exhaustivo trabajo enconjunto intentando averiguar qué pasa por la cabeza de este tipo de personajes cuando la lían en la red.

Y los resultados son tan sorprendentes como descorazonadores. El equipo de investigación de las universidades de Winnipeg, Manitoba y Columbia Británica han encontrado una alta correlación entre elcomportamiento de estos usuarios con perfiles sádicos, psicópatas y maquiavélicos. "El comportamientotroll en internet no es más que una manifestación del sadismo más cotidiano", concluyen.

Se obtienen dos conclusiones devastadoras de este informe: el que es sádico no lo es únicamente eninternet, sino que la red sirve como vía de salida de este comportamiento, y por otro lado, el espíritu quemotiva esta actitud es simplemente la diversión.

La red, por otro lado, proporciona el anonimato perfecto yla sensación de impunidad para dar vía libre a todos los demonios que estos usuarios llevan dentro. En elmomento en el que se sientan frente a las pantallas buscan su objetivo y afilan los cuchillos, sin importarrealmente las excusas buscadas para el ataque, y lo que es peor, sin conocer a la víctima.

¿Qué hacerante este fenómeno?

Algunos medios han optado por eliminar los comentarios, ya se sabe, muerto elperro... pero el problema de esta medida es que se pierden las valiosas opiniones de otros lectores queaportan su opinión sobre lo expuesto, sin atacar al autor de lo escrito.

Pese a que algunos prefieren contraatacar hasta derribar con argumentos a los trolls, la medida másextendida y más lógica consiste en ignorar su comentario, o mejor aún, su existencia.

Se asume que estaspersonas son unos habitantes más de la red que desean saciar sus impulsos con la inmediatez yanonimato que proporciona Internet, y que son incendios que se consumen solos, pero más rápido cuandotanto el autor como el resto de los lectores les ignoran.

Da igual el contenido. Da igual el contexto. Los habituales de la red conocen bien el fenómeno: se publicaun artículo, una entrada en el foro o incluso un comentario en YouTube, y en cuestión de minutos llega unataque totalmente gratuito e injustificado contra el autor. En muchas ocasiones se reviste con datos o ciertoaire intelectual, pero la explosiva carga va por debajo y viene a decir, "tú eres un idiota y no tienes ni ideade lo que hablas, pero yo sí".

Investigación
El redactor recomienda