eliminó el juego por "razones altruistas"

Dong Nguyen, el hombre que 'mató' Flappy Bird y dejó de ganar 50.000 dólares al día

Ha sido una historia de éxito con muerte prematura, por parte de su propio autor. Flappy Bird desapareció hace unos días por "razones altruistas"

Foto: Dong Nguyen, el hombre que 'mató' Flappy Bird y dejó de ganar 50.000 dólares al día

Fue creado en dos o tres días y publicado el 24 de mayo del año pasado. Durante meses, el juego Flappy Bird pasó desapercibido entre la cantidad de aplicaciones disponibles. Hasta que de pronto, un día cualquiera se convirtió en uno de los fenómenos virales más fulgurantes del año.

Hace una semana acumulaba más de 50 millones de descargas y según los cálculos de The Verge, su creador estaba ganando más de 50.000 dólares al día en concepto de publicidad. Un éxito que, en el fondo, nadie se termina de explicar. El juego en sí mismo es tan sencillo que raya el absurdo, pero endiabladamente difícil y adictivo. Solo hay que darse un paseo por la red para ver que sus usuarios lo aman y lo odian a partes iguales. Y para comprobar que se cuentan a miles.

El sueño de cualquier desarrollador, dar con la gallina de los huevos de oro, un producto de éxito a partir de una idea inspirada. O de casi cualquiera, porque a Dong Nguyen, el programador vietnamita creador de Flappy Bird lo cierto es que esto no le ha hecho ninguna gracia.

Después de dejar claro su profundo descontento y estrés que le estaba causando su repentina fama en varias ocasiones, a principios de esta semana decidió matar el juego. Se acabó la gallina de los huevos de oro con todos sus beneficios.

"Era un producto demasiado adictivo"

Pero, ¿qué es lo que ha pasado por la mente de Nguyen para acabar así con una fuente de ingresos a la que aún le quedaba bastante recorrido? No está muy claro, porque el propio personaje ha resultado ser un hombre bastante escurridizo. No se prodiga mucho con la prensa, y solo Forbes ha podido entrevistarle, bajo la estricta condición de que no se le tomara ninguna fotografía.

Lan Anh Nguyen, la periodista que ha podido hablar con él, describe a un joven de 29 años, con el pelo moreno muy corto, extremadamente nervioso y que no paró de fumar durante los 45 minutos que pudo hablar con él.

Flappy Bird fue diseñado para jugar en unos pocos minutos cuando estás relajado, pero resultó ser un producto adictivoEn esa entrevista, Nguyen asegura para sorpresa de todos que ha eliminado el juego por razones altruistas. “Flappy Bird fue diseñado para jugar en unos pocos minutos cuando estás relajado, pero resultó ser un producto adictivo. Creo que se había convertido en un problema. Para resolverlo, lo mejor era eliminarlo. Se ha ido para siempre”.

El vietnamita asegura que ha sido el sentimiento de culpa el que le ha llevado a terminar con los detestados y adictivos pájaros, además de que su vida “ya no era tan tranquila como era antes”. “No podía ni dormir”, comenta, y confirma que no se arrepiente de su decisión.

"Tras el éxito de Flappy Bird me siento más seguro"

Algunas voces llevan días apuntando a que Flappy Birds habría despertado las suspicacias de Nintendo (el escenario en el que ocurre el juego se parece sospechosamente a los que recorre Super Mario Bros), y que la compañía japonesa podría haber tomado medidas legales al respecto. Sin embargo, Nguyen asegura en esta entrevista que no ha recibido ninguna comunicación por parte de Nintendo y que esto no tiene nada que ver con el fin de la aplicación.

También Nintendo ha desmentido esta supuesta trifulca legal a través de un comunicado, en el que asegura que nunca se ha quejado de las similitudes entre ambos juegos.

En cuanto a sus planes, su idea es seguir desarrollando juegos. De hecho, otras dos de sus creaciones están entre los juegos más descargados de la App Store: Super Ball Jugglin y Shuriken Block. No hay planes de eliminar estos otros dos productos, asegura Nguyen, ya que son "inofensivos", pero sí que lo considerará si sospecha que sus usuarios se están empezando a enganchar.

“Tras el éxito de Flappy Bird, me siento más seguro y tengo libertad para hacer lo que quiera”, comenta. En cuanto a los desolados usuarios de su ya desaparecida criatura, solo siente agradecimiento: “muchas gracias por jugar a mi juego”.

De cualquier forma, la noticia no ha sentado nada bien a los usuarios enganchados al juego, que han usado las redes sociales para expresar su disgusto: lamentos, quejas e incluso algunas amenazas de muerte para Nguyen llevan días publicándose. Pero ante los problemas, soluciones, y algunos han encontrado la forma de hacer negocio. En Ebay se pujan miles de dólares por iPhones con el juego instalado. Otros desarrolladores están corriendo a cubrir la demanda con juegos parecidos.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios